Violencia intrafamiliar o recortes en igualdad y cooperación: PP y C´s ceden ante Vox en Zaragoza

  • El PSOE propuso al PP negociar los presupuestos, siempre y cuando se excluyera a Vox: “Una y mil veces no”, dijo la portavoz popular en el Consistorio, María Navarro
  • Los colectivos sociales presentaron 1.400 alegaciones al proyecto, muchas relacionadas con la lucha contra el cambio climático, que vuelve a sufrir un tijeretazo

0

ZARAGOZA.- El pin parental fue el peaje en la Región de Murcia y amenaza con serlo en Andalucía y Madrid. Allá donde Vox sostiene gobiernos de PP y Ciudadanos influye de manera directa en las políticas, bajo amenaza de retirar el soporte. Esa es la situación en el Ayuntamiento de Zaragoza, en el que PP (ocho concejales) y Ciudadanos (seis ediles) precisaron de los dos de Vox para superar los 15 que sumaban entre PSOE (10), Zaragoza en Común –ZeC– (tres) y Podemos-Equo (dos).

Miraron más a la derecha para lograr la investidura y lo han vuelto a hacer con el objetivo de sacar adelante los presupuestos municipales. Para ello, PP y Ciudadanos han transigido con alguna de las enmiendas presentadas por Vox, que han generado altas dosis de rechazo, no sólo entre la oposición, sino también entre los colectivos sociales.

Las cuentas dieron ayer, 23 de enero, el paso definitivo con el debate de estas enmiendas en la Comisión de Hacienda, y pasarán el trámite de la votación el próximo 30 de enero en sesión plenaria. En global, apuntaron desde el Gobierno, el presupuesto crece un 6,4 %, hasta alcanzar los 801.229.166 euros, y el área de Acción Social aumenta un 8 %.

Violencia machista e igualdad

Entre las cesiones, dos tienen que ver con la lucha encarnizada que Vox mantiene contra eso que llaman “ideología de género”. Pedían sacar 225.000 euros del “Plan de igualdad y programas de formación” y 350.000 de la “Atención a mujeres víctimas de la violencia de género”, para llevarlo todo a una única partida denominada “Atención a las víctimas de la violencia contra la mujer e intrafamiliar”. Finalmente, el Gobierno municipal se ha quedado en un punto medio: mueve 450.000 euros y acepta el término “intrafamiliar”, pero sin eliminar el componente de género. Quedando, por tanto, como “Atención a víctimas de violencia de género e intrafamiliar”.

Proponían también detraer 312.000 euros del Programa de Maternaje (un proyecto de acompañamiento en el embarazo y la crianza, puesto en marcha por ZeC en la anterior legislatura), de la Oficina de Transversalidad de Género (otra iniciativa de los comunes) y, de nuevo, de los planes de igualdad. Todo ello para llevarlo a la Oficina de Atención y Ayuda a la Mujer Embarazada (de nueva creación). A la postre, PP y Ciudadanos han aceptado el trasvase monetario, pero lo han dejado en 212.000 euros.

El nacimiento de esta oficina –gracias a una moción presentada por Vox y apoyada por populares y naranjas– levantó mucha polvareda, debido a que es un servicio (el de apoyo a mujeres embarazadas) que ya se ofrece desde la Casa de la Mujer de Zaragoza. El objetivo de consagrar esta duplicidad era, como se apuntaba en el propio texto de la propuesta, permitir la entrada de asociaciones privadas que ofrecieran este asesoramiento. “Un chiringuito antiabortista”, como se definió entonces desde la oposición y reiteró en la Comisión de Hacienda el socialista Horacio Royo. El debate de la moción se vio interrumpido por un Bella Ciao feminista que se hizo viral.

Entre la ironía y la indignación se movió uno de los enfrentamientos vividos en el Salón de Plenos del Ayuntamiento zaragozano: el portavoz de Vox, Julio Calvo (exPP), aseguró que el dinero de los programas de igualdad se dedicaba a “cursos de masajes y de exploración de la sexualidad”. Alberto Cubero (ZeC) le recomendó que se explorara un poco más a él mismo, después de “explicarle” que “las mujeres disfrutan de su sexualidad exactamente igual que los hombres”.

500.000 euros menos para cooperación al desarrollo

La tijera entregada por Vox y asida por PP y Ciudadanos también afecta a las subvenciones para cooperación al desarrollo. Solicitaban sacar más de 1,2 millones de euros de esta materia para emplearlos en el mantenimiento y funcionamiento del albergue y la Casa de Amparo (una residencia municipal para personas mayores en situación de dependencia). También ansiaban (sin éxito) reducir, entre otras, la partida para acogida de refugiados (en 150.000 euros).

El decremento en cooperación se quedó en 500.000 euros y se aceptó el destino propuesto por Vox. Su portavoz se lamentó de que Zaragoza fuera la ciudad “que más aporta a cooperación al desarrollo”. “Para mí es un orgullo”, replicó de nuevo Royo.

1.400 alegaciones de colectivos sociales

El proyecto de presupuestos pergeñado por PP y Ciudadanos provocó la presentación de multitud de enmiendas por parte de la oposición, de las que fueron aprobadas (ya sea con modificaciones o no): ocho del PSOE, tres de ZeC, siete de Vox y una de Podemos.

Lo que más llama la atención, sin embargo, son las 1.400 alegaciones que se articularon desde los colectivos sociales. Muchas de ellas versaban sobre emergencia climática. De hecho, mientras en el Consistorio se debatía, representantes de la Alianza por la Emergencia Climática de Aragón se manifestaban en el exterior.

Zaragoza
Concentración a las puertas del Consistorio para protestar contra los recortes en cambio climático. / Óscar F. Civieta

Es la respuesta de la calle ante las significativas mermas en este aspecto contempladas en las cuentas: en comparación con lo propuesto por ZeC en 2019 (en unos presupuestos que no salieron adelante), la reducción en partidas relacionadas con la lucha contra el cambio climático supera el 50 %. Molesta especialmente entre la oposición y los activistas que sólo se dediquen 120.000 euros al desarrollo de la Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de Zaragoza, ECAZ 3.0. Este programa se aprobó en mayo de 2019 (con Gobierno de ZeC), tiene un horizonte temporal hasta 2030 y sustituyó a la primera ECAZ, elaborada en 2009.

En el proceso de enmiendas continuó el recorte, ya que, a petición de Vox, se extraerán 80.000 euros de “Actividades y sensibilización de alimentación sostenible y saludable” para cargarlos en “Mantenimiento y conservación de vías públicas” y “Conservación y reparación de la red de agua potable”.

No son estos los primeros hachazos que sufre la lucha contra el cambio climático desde que PP y Ciudadanos están al frente del Consistorio de la capital aragonesa. Sólo tres meses después de acceder al sillón de mando, el Gobierno realizó una modificación presupuestaria por valor de 40,7 millones de euros (en gran medida para pagar créditos bancarios), de los que 1,6 millones salieron de la Estrategia 20/20, desarrollada por ZeC con el propósito de reducir, en 2020, en un 20 % el consumo de energía generado por el Ayuntamiento.

Excluir a Vox: “Una y mil veces no”

En opinión de la portavoz y consejera de Presidencia, Hacienda e Interior del Gobierno de Zaragoza, María Navarro (PP), el pasado jueves fue un “día histórico” para Zaragoza, por la aprobación del presupuesto “con más gasto social de la historia” y porque así comienzan a “limpiar los desastres de gestión de 16 años de gobiernos de izquierdas” (la Alcaldía fue socialista de 2003 a 2015 y de ZeC entre 2015 y 2019).

Como “día fatídico” lo adjetivó Royo (PSOE), que echó en cara al PP su renuncia a negociar con ellos. Los socialistas se pusieron en contacto (por carta) con los populares para ofrecerles la opción de llegar a una entente entre ambas formaciones, siempre y cuando Vox saliera de la ecuación. La respuesta negativa del PP tardó dos horas en llegar. En la Comisión lo recordaba Navarro, que defendió hablar con todas las formaciones: “Nos pidieron excluir a Vox y no lo aceptamos. Una y mil veces no”.

Ciudadanos también ha sido receptor de las críticas del portavoz socialista, que ha rememorado los días previos a la investidura como alcalde de Jorge Azcón (PP), en los que los naranjas negociaron a dos bandas hasta que eligieron (o les hicieron elegir) la derecha. “Sara Fernández (Ciudadanos) podría ser también vicealcaldesa, como lo es ahora, pero con Pilar Alegría (PSOE) como alcaldesa”, señaló Royo.

Fue, según los socialistas, el mandato de la dirección nacional lo que hizo que Ciudadanos en Zaragoza se alineara con el PP, a pesar de que, como señalan diversas fuentes, la actual vicealcaldesa se sintiera más cómoda al lado del PSOE: “Sara Fernández se ha enterado de que gobernaría con el PP por los medios, y sólo unos minutos después de estar reunida conmigo y cerrar un documento programático”, aseguró entonces Alegría.

Pero eso ya es historia, y lo que cuenta ahora es que, el próximo 30 de enero, el Ayuntamiento de Zaragoza tendrá presupuestos, merced, de nuevo, al entendimiento entre PP, Ciudadanos y Vox.

Leave A Reply

Your email address will not be published.