C´s Zaragoza alerta de posibles vulneraciones del Código Ético por parte de su líder en Aragón

  • Ha elevado una queja por acaparación de contratos y cargos en organismos o entidades públicas dependientes del Gobierno de Aragón en unas pocas personas
  • La secretaria general del Grupo de C´s en las Cortes de Aragón asegura que la designación de esas personas fue suscrita por el líder del partido, Daniel Pérez Calvo
  • La guerra interna en Ciudadanos en Aragón no es ningún secreto: por un lado, Pérez Calvo y las personas de su máxima confianza; por otro, el resto

0

ZARAGOZA.-Las sonoras discrepancias en Ciudadanos Aragón son ya difícilmente ocultables. Vienen de atrás las disputas, pero el fichaje –por mandato nacional– de Daniel Pérez Calvo como candidato de los naranjas en las pasadas elecciones autonómicas ha redefinido las ‘familias’. La última trifulca se desata después de que el Comité Territorial del partido en la ciudad de Zaragoza haya elevado una queja ante el Gabinete de Cumplimiento de Ciudadanos (ente de ámbito nacional) por posibles vulneraciones del Código Ético, que apuntan, directamente, a su líder en Aragón.

En la actualidad, Pérez Calvo es el portavoz del Grupo Parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de la comunidad y secretario autonómico de Comunicación (puesto al que acaba de acceder en sustitución de Carlos Aparicio –coordinador general del Grupo Parlamentario–).

Las dudas sobre el presunto incumplimiento del Código Ético surgen –tal y como se explica en un documento interno enviado a los afiliados de la formación en Aragón y firmado por la Asamblea del Comité Territorial de Zaragoza– cuando diversas agrupaciones del partido en la capital aragonesa solicitaron, a través de la Secretaría de Organización, información sobre las “personas, miembros o no del partido, que trabajaban como asesores, con igualas o participación en diferentes entidades o empresas públicas” tanto del Grupo Municipal en el Ayuntamiento de Zaragoza como del Grupo en las Cortes de Aragón y del de la Diputación de Zaragoza (DPZ).

Con los documentos requeridos ya presentados, se eximió de cualquier conducta errónea al grupo consistorial y al de la DPZ. Sin embargo, en el Comité Territorial del 22 de enero de 2020 se decidió llevar el asunto, en lo referente al Grupo de las Cortes de Aragón, ante el Gabinete de Cumplimiento de Ciudadanos.

Los artículos del Código Ético que podrían haber sido conculcados son el 5.9, que dice, textualmente: “Cualquier cargo orgánico o colaborador, contratado laboralmente o liberado por el partido, sólo podrá acceder a un puesto de libre designación en la administración pública o en empresa pública dependiente, previa renuncia voluntaria a su puesto de trabajo en el partido, salvo que el Comité Ejecutivo considere razonadamente que ambos cargos son compatibles y habilite la excepción”. De igual forma, se pone en cuestión el cumplimiento del 5.4, que se refiere a igualdad y no discriminación.

Tres personas con más de un cargo

Las dudas se ciernen sobre los nombramientos de personas que, como se apunta en el propio documento elaborado desde el Grupo Parlamentario autonómico de Ciudadanos, acumulan más de un cargo. Uno de ellos es Carlos Aparicio, trabajador del grupo como coordinador general del Grupo Parlamentario, que está en el Consejo de Administración de la Sociedad de Promoción y Gestión del Turismo Aragonés y en el de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión (CARTV).

En tres consejos aparece Juanma Castell –que es personal eventual, con una iguala, y colabora como asesor externo–: el Consejo de Protección de la Naturaleza, en Aragonesa de Gestión de Residuos y en la Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental. El último caso es el de José Ramón Barriga –también personal eventual– que aparece en el Consejo de Administración de Aragón Exterior, S. A. U. y (junto a Aparicio) en el de la CARTV.

Nombramientos a dedo y sin previo aviso

Si las sospechas se focalizan en Daniel Pérez Calvo es porque los nombramientos antedichos fueron una decisión únicamente suya. Al menos, eso es lo que se desprende de otro de los documentos anejados al comunicado interno enviado a los afiliados, y en el que la secretaria general del Grupo Parlamentario en las Cortes de Aragón y diputada (compañera, por tanto, de bancada de Pérez Calvo), Beatriz García González, apunta que la designación de estas personas “fue suscrita por el presidente del Grupo Parlamentario, y posteriormente comunicada a la nueva Dirección del Grupo y al Grupo Parlamentario, previa petición de los mismos”.

Va más allá cuando se refiere a varias modificaciones contractuales del personal del Grupo, las cuales, dice García, “al igual que en el punto anterior, la actual Dirección del Grupo y el Grupo Parlamentario fue conocedora de dichos particulares con posterioridad”.

En declaraciones a cuartopoder, Pérez Calvo ha señalado que, “por respeto al procedimiento”, prefiere no entrar más al detalle en su valoración, aunque sí ha querido dejar claro que tiene “la conciencia muy tranquila”. Cree, ha dicho, que todo se ha hecho bien, “y si hay algo mal, por supuesto, estoy dispuesto a corregirlo”.

Una guerra con dos bandos

Aseguran fuentes de la formación que Daniel Pérez Calvo ha logrado algo que se antojaba muy complicado: juntar a aquellos que parecían irreconciliables. Si antes había una familia encabezada por el actual secretario de Organización del partido en Aragón, Ramiro Domínguez, y otra por Susana Gaspar (portavoz del partido en la comunidad y excandidata), Sara Fernández (vicealcaldesa de Zaragoza) y Alberto Casañal (jefe de Gabinete de esta última), entre otros, ahora el enemigo común parece haberlos unido.

Sigue habiendo dos bandos, uno es el que emana de esa fusión de los otrora antagonistas. El otro está formada por Pérez Calvo y algunas personas de su máxima confianza, como el propio Carlos Aparicio, o los también diputados Carlos Trullén y José Luis Saz.

Leave A Reply

Your email address will not be published.