OBITUARIO

El coronavirus también se lleva a la ‘Princesa Roja’

  • Muere en París por coronavirus María Teresa de Borbón-Parma, que jugó un papel clave en la evolución del carlismo durante la dictadura franquista
  • Tenía 86 años pero conservaba una gran lucidez mental y seguía participando en actos públicos
  • Tenía el doctorado en Ciencias Política por La Sorbona y estaba especializada en las estructuras políticas de los países musulmanes del Magreb

0

Conocí personalmente a María Teresa de Borbón-Parma realizando mi tesis doctoral sobre “la continuidad ideológica del carlismo tras la Guerra Civil”, corriente política sin la cual resulta difícil comprender la historia contemporánea de la región vasco-navarra, la Cataluña interior y muchas zonas del Levante y Aragón.

Ella me ayudó a comprender por qué su familia y sobre todo su padre, Javier de Borbón-Parma, expulsado de España por Franco en plena Guerra Civil por oponerse al Decreto de Unificación, habían impulsado el llamado “periodo colaboracionista”, una década, entre mediados de los 50 y mediados de los 60 del pasado siglo, en la que la entonces Comunión Tradicionalista se acercó al régimen franquista y gozó de cierta tolerancia para organizar actividades políticas.

En resumidas cuentas y según sus explicaciones, la dictadura estaba contando, debido a la Guerra Fría, con una creciente aceptación internacional por parte no solo de EEUU sino también de las principales potencias europeas, por lo que el régimen franquista no hacía más que consolidarse.

Por lo tanto, el carlismo no podía seguir con la estrategia de oposición frontal que Manuel Fal Conde mantenía desde la Guerra Civil y era necesario adaptarse a la nueva realidad, aprovechando las posibilidades legales que permitía la apertura a Europa de los gobiernos tecnócratas. Esta era la razón, afirmaba, por la que Fal Conde había sido sustituido al frente del carlismo por José María Valiente.

Durante su intervención en el acto de Montejurra de 1969.

En su opinión y a diferencia de Valiente, convencido partidario del ese acercamiento a Franco, para ella se trataba de una “colaboración táctica” porque su familia, heredera de los derechos al trono de acuerdo con este movimiento legitimista, no podía olvidar el trato recibido por Franco, comenzando por la expulsión de su padre en plena Guerra Civil por oponerse al Decreto de Unificación.

Tampoco podían olvidar su consentimiento a los nazis cuando "Don Javier" fue detenido por la Gestapo y enviado al campo de exterminio de Dachau acusado de colaborar con los maquis que actuaban en la región de Allier. Estuvo a punto de morir por una grave infección y fue liberado por tropas norteamericanas en 1945 cuando las SS se disponían ya a ejecutarle junto a otras destacadas personalidades religiosas y políticas europeas.

María Teresa, también conocida como la “Princesa Roja”, había nacido en París el año 1933 y, cuando el coronavirus se la llevó el pasado 26 de marzo a los 86 años de edad, conservaba un buen aspecto físico y una mente lúcida que todavía le permitían participar en actos públicos.

Entre los últimos, destacan el celebrado en Irache (Navarra) el año 2016 con motivo del 40 aniversario de los “sucesos de Montejurra”, en los que fueron asesinados por comandos de extrema derecha  Aniano Jiménez Santos y Ricardo García Pellejero, o el homenaje que se hizo un año más tarde en Puente la Reina a Feliciano Vélez, alcalde de esta localidad navarra durante tres legislaturas.

María Teresa era una persona de trato encantador y con un elevado nivel intelectual. Se había doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad de la Sorbona y estaba vinculada a la Complutense de Madrid por sus estudios sobre la organización política de los países musulmanes, especialmente en la región del Magreb, tema sobre el que había publicado El Magreb, nuestro Poniente Próximo (1994) y Desde Tánger, la transición que viene (1999).

Mucho antes, había escrito El momento político español, cargado de utopías, editado por Cuadernos para el Diálogo y prologado por José Luís López Aranguren el año 1977 y La clarificación ideológica del Partido Carlista, el año 1979.

La "Princesa Roja" colocando el año 2016 un ramo de flores donde fueron asesinados Aniano y Ricardo el año 1976. / M. M.

Pero, sobre todo, la “Princesa Roja” era conocida por haber prestado un decidido apoyo a su hermano Carlos Hugo en el giro político que la línea mayoritaria del carlismo dio durante los años sesenta, pasando de posiciones conservadoras e integristas a otras progresistas y claramente de izquierdas, que, según reconocía, tenían mucho que ver con la apertura de la Iglesia liderada por Pablo VI con el Concilio Vaticano II.

Fueron años de gran actividad pública en las regiones donde el movimiento legitimista todavía conservaba una significativa presencia y apoyo popular, de forma muy especial en Navarra, hasta que, junto con el resto de su familia, fue de nuevo expulsada de España por orden de Franco en diciembre de 1968.

Al año siguiente, burlaba a la Policía y cruzaba clandestinamente la frontera para participar en la concentración de Montejurra, que todos los años se celebra en las proximidades de Estella conmemorando la batalla homónima de 1873, en la que varios miles de voluntarios derrotaron a un Ejército muy superior dirigido y armado por militares profesionales.

En ese acto se dirigió a una multitud integrada por miles de seguidores que habían subido a la cumbre de la montaña  (1.042 metros), proclamando que era la hora del compromiso y la responsabilidad política, de una “fuerza constructiva al servicio de un gran ideal”, que allí estaba “la España que no quiere resignarse al futuro sino hacerlo” y, dirigiéndose al régimen, le recordaba que “contra esta hora no pueden hacer nada” porque “mañana engendrará un futuro libre, de justicia, fraternidad y paz”.

También en el exilio participó en congresos internacionales de la oposición democrática, como el de Bruselas en abril de 1973, al que también acudía el profesor y después alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván, con quien abandonó la sala en protesta por unas palabras de Willy Brandt condescendientes con el régimen, o el Congreso Mundial de la Paz celebrado en Moscú durante el mes de octubre. Un año más tarde representaría en la Junta Democrática al Partido Carlista, uno de los grupos fundadores el año 1986, igualmente de la mano del Partido Comunista, de la coalición Izquierda Unida.

Leave A Reply

Your email address will not be published.