PARTIDOS

Vox alaba la gestión de la covid-19 de Hungría, el país que “echó a patadas a los comunistas”

  • Santiago Abascal, líder de Vox, ha alabado las medidas tomadas por Hungría en comparación con las del Gobierno español  
  • "Cuando Abascal habla de Orban siempre subraya dos palabras: 'valentía' y, por otro lado, 'gobierno'. Es un perfil de gestión", explica Guillermo Fernández  
 

3

La Unión Europea mira con preocupación hacia Hungría desde hace tiempo. Su gestión del crisis del coronavirus ha profundizado en la línea autoritaria que seguía su primer ministro, Víktor Orban, que se ha otorgado ahora la capacidad de extender el estado de alarma (y las restricciones a las libertades) de manera indefinida, incluso suspendiendo el Parlamento. En plena pandemia, al presidente húngaro le ha salido un defensor de su gestión en el Congreso español: Santiago Abascal, líder de Vox, que ha alabado las medidas tomadas por el Ejecutivo húngaro frente a las del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

En la sesión de control al Gobierno de este miércoles, el presidente pedía a la cámara su luz verde para una nueva prórroga del Estado de alarma. Al final, el Congreso avaló la acción del Ejecutivo, pero no le libró de las críticas en casi todos los frentes, incluido el del ultraderechista Vox. Para reprochar al Ejecutivo la escasez de mascarillas y el control de precios, Abascal utilizó la gestión de Víktor Orban como ejemplo: "En Hungría, ese país que echó a patadas a los comunistas, no ha hecho falta controlar el precio porque el Gobierno ha enviado mascarillas a todos los hogares".

La postura del líder de Vox puede parecer contradictoria, después de que haya acusado al presidente del Gobierno de maniobrar contra la libertad de expresión en España. Sin embargo, la comparación está llena de significado político: "Vox reconoce y sitúa a la Hungría de Orban como su modelo ideológico", explica rotundo Guillermo Fernández, autor del libro Qué hacer con la extrema derecha en Europa, sobre por qué Vox no escoge referentes más cercanos para la opinión pública española como la francesa Marine Le Pen o el estadounidense Donald Trump.

Hay diferencias ideológicas entre la derecha de Le Pen y la de Orban, pero además, el húngaro le sirve a Vox como espejo en el que mirarse: "Cuando Abascal habla de Orban siempre subraya dos palabras: "valentía" y, por otro lado, "gobierno". Es un perfil de gestión. Le Pen está en la oposición", explica Fernández.

La ultraderecha se ha extendido por la Unión Europea y Vox tendría muchos otros ejemplos que destacar, pero los intereses nacionales podrían colisionar, como en el caso de la derecha radical holandesa y alemana. "No hablan de esto", afirma Fernández.

La exaltación de Orban no es nueva en Abascal. El pasado 1 de abril también le felicitaba en su Twitter frente a los ataques de "toda la progresía europea".

Mientras Le Pen es percibida como una interlocutora incómoda, la propia posición de Orbán le convierte en una pieza influyente a la fuerza: es primer ministro de un país europeo y le ha dado varios dolores de cabeza al Partido Popular Europeo, que le ha suspendido. Hasta que se produzca la expulsión, pertenece a uno de los grandes grupos parlamentarios, donde también hay partidos como el PP español, mientras la francesa está orillada en el grupo radical Identidad y Democracia. "En la UE a Le Pen no se le escucha", simplifica Fernández. Vox se sienta en el grupo Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), que comparte con los polacos de Ley y Justicia.

Admiración política

La cercanía entre Vox y el partido de Hungría Fidesz es conocida y manifiesta. El pasado febrero, Abascal se reunió en Roma con el propio Orban, mientras que la formación húngara fue invitada al acto que el pasado octubre organizaron en Vistalegre. "La sintonía y la colaboración entre ambos es buena. Para la derecha radical europea, Orbán es un punto estratégico. Ideológicamente es muy afín, pero además está en el PPE y en el Gobierno. Es clave para presionar al PPE e ir acercándolo a sus posturas". Orban, opina el experto, tiene capacidad para tensionar la UE.

Pero además, comparten propuestas ideológicas claras, como el cierre de fronteras y el coto a la inmigración o la guerra cultural contra el feminismo y las ONG a las que "acusa de promover una cultura extranjera en nuestro país"., tal y como recuerda Fernández. El pasado miércoles, Abascal no perdió la ocasión de asegurar al Gobierno que "no necesitamos mensajes de la niña Greta". "Quiere diseñar un ecologismo a lo Vox para contraponerlo al que representa Greta, imagino que se basaría en la defensa de los agricultores y de la caza. Quiere lanzar el mensaje de que el mejor ecologismo se hace desde el proteccionismo frente a Greta, que habla de problemas mundiales y a la que considera una cosa frívola", se aventura Fernández.

3 Comments
  1. Miguel says

    Además de ser una banda de peligros@s delincuentes , son loc@s exaltad@s y neci@s hasta lo impredecible ; lo que los hace aún más peligros@s.Y por supuesto reclaman la parte que consideran que les pertenece de España ,o lo que es decir ; absolutamente todo.
    Más que » cara al sol» sin duda alguna es un claro » cara al culo» ;. otra forma de vivir la vida.
    Salud y próxima República de Repúblicas de España-

  2. lucas says

    ¿Ahhh, esto no es libertad de expresión, como la de la noticia del fantoche de Iglesias, Garzón y sus mariachis, como figura en otra noticia?.
    Será que la libertad de expresión solo vale para Vds. y sus fanáticos seguidores…

  3. lucas says

    Bueno, disculpen: la verdad es que no se que hago aquí. me he perdido en el estercolero de internet y he pisado la caca.

Leave A Reply

Your email address will not be published.