La CUP hará presidente a Quim Torra con su abstención en la investidura

La CUP ha decidido finalmente abstenerse en la segunda ronda de la sesión de investidura de Quim Torra. De esta manera, la formación anticapitalista permite que Torra, quien ha sido designado por Carles Puigdemont, sea elegido este lunes el nuevo presidente de la Generalitat. La decisión la ha tomado a mediodía en Lleida el órgano político de la organización de izquierdas, máximo órgano decisiorio, tras recopilar las votaciones de sus asambleas locales y territoriales.

Había dudas en el seno de la formación anticapitalista sobre la conveniencia de permitir la investidura de Torra. El diputado de la CUP Carles Riera se mostró crítico con el discurso del candidato de Puigdemont en la primera sesión de investidura que tuvo lugar este sábado. Arremetió tanto con JxCat como con ERC por supuestamente querer entrar en “un ciclo autonómico” en lugar de apostar por “la desobediencia y la unitelidad” para construir una república.

Publicidad

En el discurso de ayer, Torra trató de contentar a la CUP y quizás su mensaje haya calado. Las bases de la formación anticapitalista podían votar hasta las 12 de hoy y la opción de la abstención se ha acabado imponiendo con una mayoría holgada. Según ha informado La Vanguardia, ha habido 40 votos favorables a la abstención, 24 para el no y una abstención, unos resultados que serían parecidos a los que se obtuvieron ante la investidura de Jordi Turull.

En un comunicado, la CUP ha remarcado que su abstención no significa apoyo a Torra. “En un momento complejo, marcado por la represión y la vulneración de derechos políticos y civiles por parte del Estado español, la CUP-CC no bloqueará la formación de un nuevo gobierno, manteniendo sus cuatros abstenciones, pero no garantizará la gobernabilidad y hará una oposición activa durante la actual legislatura”, han manifestado.

Publicidad

La oposición tacha a Torra de “ultranacionalista”

La decisión de la CUP permitirá que Torra se convierta en el relevo de Puigdemont. Previsiblemente, este lunes obtendrá la mayoría necesaria: 66 votos a favor de JxCat y ERC, cuatro abstenciones de la CUP, frente a 65 votos en contra que emitirán Ciudadanos, PSC, Catalunya en Comú y el PP. Las reacciones no se han hecho esperar.

El portavoz de Ciutadans en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha advertido que “se avecinan tiempos difíciles”. En su cuenta en Twitter, ha señalado que las abstenciones de la CUP y “el voto de dos fugados de la Justicia”, en alusión a Puigdemont y Toni Comín, “consentido por Rajoy”, harán presidente a un “ultranacionalista radical”. La estrategia de los naranjas, también la de Albert Rivera e Inés Arrimadas, pasa por arremeter contra la supuesta tibieza de Mariano Rajoy con Torra.

Por otra parte, la portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, ha considerado que Torra es un “ultranacionalista supremacista de derechas que odia a la mitad de la sociedad que quiere gobernar” y ha arremetido con la CUP y ERC por que a pesar de su ideología de izquierdas y republicanas quieren ayudar a un radical a la Presidencia de la Generalitat, según ha manifestado en su cuenta en Twitter. Catalunya en Comú no ha reaccionado por Twitter, pero sí lo ha hecho Podem calificando al candidato de Puigdemont como “un tipo que considera inferiores a los españoles y a la mitad de la población catalana”, mientras que la miembro de la Ejecutiva de Podem Conchi Abellán ha tildado también a Torra de “candidato de ultraderecha xenófobo”.