Morera: “Hay espacio para un traje constitucional en el que todos estemos a gusto”

  • Entrevista al president de las Corts Valencianes, co-portavoz de Compromís y secretario general del Bloc Nacionalista Valencià
  • Especial Nou d'Octubre en cuartopoder.es

Hoy, 9 de octubre, se celebra, desde el año 1976, el Día de la Comunidad Valenciana. La fecha reconoce el día en el que el rey Jaume I entró en la ciudad de València en el año 1238. En un primer lugar, se denominó a esta efeméride como Día Nacional del País Valencià para, finalmente, adoptar el nombre actual. Se celebra desde la Edad Media, aunque el rango institucional que adquiere hoy se adoptó con la llegada de la democracia tras la dictadura franquista. La reivindicación es muy variada, dependiendo del grupo social que la lleve a cabo: desde resaltar los elementos más folklóricos, hasta las reivindicaciones con aspiraciones nacionales y valencianistas tienen lugar. La defensa de la lengua y culturas propias y la siempre controvertida relación del País Valencià con Catalunya y Països Catalans, es una constante.

Entrevistamos en cuartopoder.es a Enric Morera (Oliva, València, 1964), actual president de las Corts Valencianes, el legislativo autonómico. Morera es, junto a Mónica Oltra, coportavoz de Compromís y, dentro de la coalición izquierdista valenciana, es el secretario general del principal partido, el Bloc Nacionalista Valencià. Tratamos con él distintos aspectos de la actualidad política. La cuestión valenciana, la infrafinanciación crónica que sufre esta comunidad autónoma copa buena parte de la conversación. Además, el Estatuto valenciano se empezará a debatir en comisión parlamentaria a partir de mañana, tras varios años de espera desde que la reforma fuera aprobada e impulsada en el parlamento autonómico. Catalunya, los posibles acuerdos de las izquierdas que simboliza el Govern del Botànic y el auge de la extrema derecha en Europa, con sus repercusiones locales, también tiene hueco en la entrevista.

Publicidad

— Hoy es un día de reivindicación y celebración para los valencianos. ¿Cómo lo vive el presidente de las Corts?

— Lo vivo con orgullo, pues es la fecha del nacimiento del pueblo valenciano. Se interpela a la reflexión de hacia dónde queremos caminar. En estos últimos años, hemos desarrollado un camino de mucha mejora en muchos campos, desde la autoestima y la decencia, a la recomposición en asuntos sociales, ambientales y económicos. Un camino que nos permite mirar al futuro con mucha confianza.

Publicidad

— La semana pasada se reunían los presidentes del Gobierno y de la Generalitat Valenciana, Pedro Sánchez y Ximo Puig. El primero anunció que estaría presente en las celebraciones de hoy en València. ¿Cómo lo valora?

“El Botánico marca el camino de cómo gobernar en positivo”

— Valoro positivamente que Sánchez venga a la celebración, es un acto muy sentido aquí. El futuro de la política es cooperación. No se puede querer lo que no se reconoce y que el presidente del Gobierno venga al acto institucional es un acto de reconocimiento. En clave política, entiendo que es un reconocimiento de que las políticas del Botánico marcan el camino de cómo se puede gobernar en positivo para las personas, con valores, solucionando problemas. En los últimos 20 años no recuerdo este gesto, era todo cartón piedra, con el PP a los valencianos se nos ha empobrecido y es el momento de cambiar esta tendencia.

— En la misma reunión, conocíamos el anuncio de que en los presupuestos del año que viene el Gobierno pretende incluir una partida de 1.000 millones de euros para la Comunitat Valenciana. ¿Suficiente?

— Es un dato objetivo que a los valencianos no se nos ha aplicado el principio de igualdad constitucional. La inversión pública territorializada ha sido más que escasa, muy insuficiente. Eso está cuantificado, lo que el Estado ha dejado de invertir desde el año 2000 son más de 7.500 millones de euros. Si somos el 10% de la población del Estado, la inversión de un año puede ser inferior a ese 10% del total, dos años también, pero siempre ha sido muy inferior, en líneas del 3 o 4% de inversión real.

Otro apartado es la infrafinanciación de nuestras competencias, hay un peritaje de todo lo que hemos dejado de recibir para atender nuestros servicios básicos. En ese sentido, el anuncio de esta semana es un paso en la buena dirección, se va a cumplir con el principio de igualdad, pero la negociación concreta para esos presupuestos la tendrá que hacer nuestro grupo parlamentario en Madrid, con Joan Baldoví y la ejecutiva de Compromís. Nuestro apoyo a los presupuestos serán sinceros, pero también seremos muy reivindicativos ante 20 años de incumplimiento del principio de igualdad.

— Por fin se empezará a tramitar la reforma del Estatut valenciano en el Congreso…

“Nos alegra que se empiece a tramitar la reforma del Estatut en el Congreso”

— He ido tres veces al Congreso para pedir la tramitación del inicio de la reforma. Estuve con el presidente Jesús Posada, con Patxi López y, últimamente, con Ana Pastor. Se ha demorado de una forma excesiva esta tramitación. Es una reforma sencilla y pactada para blindar, entre comillas, las inversiones públicas territorializadas. Era tanta la desaparición del Estado en inversiones en nuestra tierra, causa de nuestro empobrecimiento y falta de infraestructuras, de trenes, cercanías o corredor mediterráneo, que llegaba a rayar una falta grave de respeto institucional. Nos alegra que el próximo día 10 se empiece a tramitar esta reforma en comisión parlamentaria en el Congreso, por fin.

— Una reforma que pone de acuerdo a Compromís, al PSOE y, también, al PP valenciano.

— Desde Compromís avalamos la reforma, aunque considerábamos que era insuficiente. Creíamos que deberíamos haber aprovechado para mejorar el pacto de mínimos entre el Estado y nuestra comunidad. Pero apoyamos este punto en concreto, la reforma es del 2011. En su día considerábamos que era insuficiente. Llevamos siete años esperando a que se le hiciera caso en el Congreso.

— No da tiempo a que se aborde el asunto de la financiación autonómica antes de que se diseñen los Presupuestos Generales del Estado del 2019. Si perdura la legislatura, ¿debe Sánchez afrontar este tema?

— Sí, es esencial. Le podemos dar muchas ideas a Sánchez. Hemos de cambiar la perspectiva. No podemos entrar en la dinámica de enfrentar comunidades autónomas por el reparto de recursos escasos. Aquí el tema es cómo se recauda, a quién se recauda, cómo se ingresa… Por otra parte, el asunto del gasto, cómo se gasta. En este sentido, se tiene que aprovechar esta situación para mirar que donde está radicado el bienestar de nuestros pueblos, la sanidad, educación, políticas activas de empleo… es en las autonomías. Deberíamos mirar la tarta en su conjunto de los ingresos y gastos del Estado.

En ese sentido, hemos analizado y teorizado un modelo que es el concierto económico responsable, por el cual las comunidades autónomas no sólo deberían gestionar el gasto, sino también ser responsables de los ingresos. De esta manera, tendrían la responsabilidad de tener su propia economía en buenas condiciones. Es decir, en esta legislatura se puede llevar a cabo una reforma del modelo de financiación de las comunidades autónomas con una cierta plenitud. Podríamos ayudarles a modificar el sistema y que no existan las desigualdades actuales bajo un modelo que no se aguanta. Queremos ser corresponsables de la buena gestión del Gobierno central, aportando nuestras ideas y bagaje en este sentido.

— ¿Ha eclipsado el problema catalán otros problemas territoriales del Estado?

“El PP es el gran garante de la ruptura de España”

— El PP es el gran garante de la ruptura de España, por culpa de su demagogia y campañas de enfrentar territorios se ha llegado a esta situación, la falta de política es la que nos ha llevado a esta situación. Desde Compromís creemos que hay que destensionar la situación, incentivar líneas de diálogo y buscar soluciones políticas a realidades políticas. Hay camino para buscar soluciones frente al incendio que cada día vemos desde la derecha, de esa España tan uniformizadora que niega realidades existentes y diferentes en un Estado que es plurinacionalidad.

— ¿Qué solución propone para Catalunya?

— Ahora es muy difícil actuar políticamente, porque las posiciones están muy extremadas, hay que bajar la tensión. Hay caminos posibles. Hay que reformar el Título VIII de la Constitución, se ha de reformar el modelo de financiación autonómica para que no sea confiscatorio ni centralice tanto, hemos de buscar un nivel de competencias autonómicas, las autonomías tienen que tener algún poder de decisión en las instituciones europeas… Hay espacio para encontrar un nuevo traje constitucional para que estemos todos a gusto  Lo que me preocupa es que las derivas irracionales y centralizadoras y, en muchos casos, con discursos extremos de la derecha van a conseguir una ruptura definitiva.

— Como presidente de las Corts Valencianes, ¿cómo valora que la que fuera su homóloga, la ex presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, se encuentre en prisión preventiva desde hace meses?

“No es propicio que haya presos para solucionar el conflicto”

— He tenido contacto con ella y lo veo con mucha inquietud. Desde muchos ámbitos, también muchos constitucionalistas, se ha dicho que no tiene sentido que una persona esté en prisión por llevar un debate político a una asamblea legislativa. Puedes llegar a debatir lo que consideres oportuno, otra cosa es que se tomen decisiones que jurídicamente sean vinculantes en los parlamentos, pero por facilitar debates no se puede llevar a nadie a prisión. Cada vez son más las voces que se muestran en este sentido. Yo estuve con ella en el Parlament de Catalunya y me pronuncié en este sentido. No es en absoluto propicio que hayan presos para solucionar el conflicto y el caso de Forcadell es toda vía más penoso.

— Vemos el auge de la extrema derecha en Europa, también en España. Frente a esto, encontramos un gobierno de izquierdas en Portugal, que tiene paralelismos con el valenciano. ¿Cree que es un modelo exportable?

“La fórmula del Botànic puede funcionar en otras partes del Estado”

— Creo que, sin caer en ninguna pretensión aduladora, la capacidad de cooperar de fuerzas políticas diversas es un elemento importante. Compromís, en sí mismo, es una coalición en la que sabemos entendernos para ser un instrumento útil para quien nos ha votado y la ciudadanía en general. A nivel político, los gobiernos de Rajoy han incrementado la deuda pública en 450.000 millones de euros, la involución democrática ha sido terrible, también social y el incremento de las desigualdades.

Hemos de decir que la acción de este gobierno plural de la Comunitat Valenciana ha mejorado todas las ratios que teníamos en relación a la media española: exportaciones, ingresos por turismo, ocupación, calidad, mejora del diálogo social… Creo que marcamos un camino positivo y nos gusta decir que la fórmula del Botànic es una fórmula que puede funcionar en otras partes del Estado y de Europa.

— La extrema derecha. El año pasado vimos cómo grupos organizados ultras boicoteaban violentamente la manifestación del Nou d’Octubre…

— Somos un pueblo pacífico que nos gusta organizarnos de cara a la fiesta y convivencia. El caldo de cultivo han sido muchos años de impunidad, han sido muchos años en los que los violentos que atentan contra las libertades democráticas no han sido identificados y puestos ante la justicia. El año pasado fue tan evidente que tuvieron que actuar por fin. Hay que preguntarse dónde están estos violentos, en qué momento se encuentra su proceso judicial. Tengo garantías del delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, de que se van a garantizar los derechos democráticos de los ciudadanos valencianos y que estos grupos violentos organizados, que todos conocemos, no van a actuar con impunidad este año. Va a ser un día de fiesta, alegría y de reivindicación para todos los valencianos.