Podemos deja la puerta entreabierta a que Iglesias no esté en el Consejo de Ministros

  • Las declaraciones de Pedro Sánchez sobre Iglesias, "no defiende la democracia", enciende a la formación morada
  • Las bases de Podemos apuestan por un gobierno de coalición, "sin vetos", en la consulta

Mes de julio. Mes de festivales teatrales, Mérida, Almagro... La obra de teatro de la investidura va llegando a su final, abriendo la posibilidad de una secuela en septiembre, amenazando con alargarse durante las vacaciones veraniegas. El rey no tendría problemas en volver a designar a Pedro Sánchez candidato en septiembre, según ya publicó cuartopoder.es. Y la calculadora y los pactómetros hervirían a más de cien grados durante agosto. Todavía falta un fin de semana para el debate de investidura, todavía se desconoce si el final de la obra será feliz o lo contrario, si el protagonista, el héroe, consigue hacer cumplir su deseo e imponerse, o no. Si la obra de teatro es comedia o tragedia.

Ayer fue uno de esos días claves en los que el guion da un giro inesperado: Deus ex machina. El fenómeno tiempo, la urgencia, hizo que ayer la mayoría de las cartas quedaran dadas la vuelta sobre la mesa. Dos cuestiones: la consulta a las bases de Podemos, con una participación modesta, eligió por un 70% "un acuerdo integral, programático y de equipos sin vetos donde las fuerzas de coalición tengan una representación claramente proporcional a sus votos". En segundo lugar, Sánchez fijó la línea roja en una entrevista en La Sexta: gobierno de coalición sí, pero sin Iglesias, porque al hablar de "presos políticos" no "defiende la democracia".

El presidente en funciones se ha movido, es un hecho, desde el lunes, cuando fue entrevistado en la Cadena SER y dio por rotas las negociaciones con Unidas Podemos, hasta ahora, que está abierto a incluir en el Consejo de Ministros a integrantes de la formación morada siempre que no sea el secretario general. Por otro lado, el líder socialista, cargó contra Iglesias fuertemente, despreciándolo, diciendo de él que "no defiende la democracia". Esto supuso una reacción airada de los principales dirigentes de la formación morada. Si desprecia a Iglesias, Sánchez está despreciando a Podemos, vinieron a decir. "Debe rectificar", aseguró Irene Montero en redes sociales.

Publicidad

Fuentes próximas a Iglesias reconocían ayer en el Congreso algunas ideas: Iglesias no está ofendido por las declaraciones del presidente, pero es una ofensa a la propia democracia hablar así de un dirigente político; Sánchez ha evolucionado, a pesar de la dureza de la entrevista de ayer, desde el lunes, cuando la puerta estaba cerrada a seguir negociando con Unidas Podemos y hoy admite un gobierno de coalición; Iglesias se sentará con Sánchez siempre que este le llame, no acepta vetos por parte de los socialistas pero no descartan que sea el propio Iglesias el que dé un paso al lado en negociación con Sánchez; siguen apostando por un "acuerdo integral de gobierno" que incluya la negociación de un programa y de la composición del gobierno que lo lleve a cabo.

Iglesias podría dar un paso atrás, siempre y cuando sea una decisión propia, no una imposición socialista. Las bases han hablado, "sin vetos". Otros dirigentes de Podemos podrían entrar en el Consejo de Ministros, según el presidente en funciones. En palabras de Montero, Sánchez debería rectificar la durísima descalificación a Iglesias: "No defiende la democracia". Desde Unidas Podemos, tal y como explica Yolanda Díaz, la portavoz de Galicia En Común hoy en este periódico, afean que el PSOE no haya querido negociar, aún, un programa de izquierdas, mientras ha tanteado en numerosas ocasiones a las derechas. Un acuerdo programático es esencial. Iglesias, públicamente, no ha declarado que es imprescindible que él esté en el Gobierno para que haya acuerdo. Desde el PSOE han filtrado que sí lo ha pedido, incluso una vicepresidencia, pero Sánchez ha dicho una cosa y la contraria sobre esto dependiendo del momento, lo que le resta credibildad.

Podemos deja la puerta entreabierta a que Iglesias no esté en el Consejo de Ministros, nadie ha dicho lo contrario. Distintas fuentes han negado que sea una línea roja que el líder morado sea ministro. Pero sin vetos. El precipicio está cerca, dos coches se acercan a toda velocidad al abismo, podrían estrellarse los dos o frenar a tiempo. En uno, Pedro Sánchez e Iván Redondo. En el otro, Pablo Iglesias y Pablo Gentili. "Si se quiere, siempre es posible", asegura Díaz, la portavoz gallega, en cuartopoder.es. Tragedia o comedia, el tercer acto está a punto de comenzar.

Actualización a las 9:10 horas con las declaraciones de Irene Montero en la 'Cadena SER'

La portavoz de Podemos, Irene Montero, ha sido entrevistada en la Cadena SER y ha corroborado la información que adelantaba cuartopoder.es. Ha asegurado, preguntado sobre si que Iglesias esté en el Gobierno es imprescindible para la negociación: "No tenemos ninguna línea roja para negociar con el PSOE, pero entendemos que no podemos ir a una negociación en la que haya vetos. No parece muy sensato vetar al candidato de cuatro millones de españoles".

"El veto que el PSOE está planteando jamás lo aceptarían ellos", considera Montero, añadiendo: "No es sensato que la condición para entrar en un Gobierno sea no llamarse Pablo Iglesias". "Vamos in ninguna línea roja", ha reiterado, continuando: "Nunca habíamos pedido ninguna vicepresidencia ni cargos concretos". En la línea que adelantaba Yolanda Díaz en la entrevista publicada hoy en este periódico. Además, también ha dicho Montero que "el presidente debe rectificar con urgencia", las declaraciones de ayer de Sánchez sobre que Iglesias "no defiende la democracia".