GOBIERNO DE COALICIÓN

Los ministerios del “sí se puede“ y del “yo sí te creo”

  • Iglesias reclama a los movimientos sociales: "No dejéis de presionarnos"
  • Irene Montero, en su toma de posesión como ministra de Igualdad, hace un guiño a las mujeres trans

1

Hace frío en los ministerios. Y eso que hoy los edificios que albergan buena parte de la actividad burocrática del Estado estaban de trajín. "Nunca ha visto tanta gente este ministerio", comentaba, una mujer acreditada como funcionaria de Sanidad esta mañana. El salón de actos que toma el nombre de Ernest Lluch, exministro socialista asesinado por ETA, estaba a rebosar. Los periodistas escribían sentados en el suelo y los saludos y abrazos se repetían en un día de emociones manifiestas. Un par de horas más tardes, abrazos y besos en Alcalá 37, edificio, custodiado por el mítico Metrópolis de Madrid, que albergará el nuevo Ministerio de Igualdad.

En la sala Ernest Lluch, una despedida, la de la exministra de Sanidad María Luisa Carcedo, quien deja Sanidad, cartera que recibía Salvador Illa, del PSC, y Consumo, recogida por Alberto Garzón, de IU. Illa ha aprovechado para comprometerse a trabajar "por el derecho a la salud" por igual con "todas las comunidades autónomas". "Vengo a escuchar y resolver", ha especificado el secretario de organización de los socialistas catalanes, ante un muy emocionado Miquel Iceta, que se ha mostrado en los corrillos satisfecho de que su colega vaya a desempeñar esta función en el nuevo gobierno.

Publicidad

Garzón, por su parte, que portaba en la solapa el triángulo invertido rojo (también lo ha lucido Pablo Iglesias), símbolo de los republicanos víctimas de los campos de concentración nazis, escenificaba el regreso del "hilo rojo de la historia" al Gobierno de España. Regresan militantes del PCE al Consejo de Ministros, algo que no ocurría desde la II República. El coordinador federal de IU se estrenaba como ministro agradeciendo a "miles de hombres y mujeres que hicieron enormes sacrificios para que esto de hoy fuera posible", personas "con nombres y apellidos o anónimas" que lucharon por la democracia.

Publicidad

El compromiso de Garzón, "mejorar la vida de las familias trabajadoras" desde el Ministerio de Consumo, así como "la defensa de los servicios públicos, necesarios para los retos del futuro". "Vamos a dejarnos la piel para cumplir con el acuerdo establecido políticamente y para estar al servicio de que este país pueda tener un futuro brillante, y no regrese a las alternativas oscuras que nos quieren llevar quienes creen que el odio", ha añadido.

Previamente a Illa y Garzón, recibía la cartera el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Iglesias, de la mano de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. "Sí se puede", ha coreado el auditorio, grito transportado de las plazas al palacio ministerial. Un palacio, que, en realidad, no es tal, y así lo ha recordado el nuevo vicepresidente: "Este edificio fue la sede del Sindicato Vertical. Que hoy estemos aquí habla bien de nuestra historia". El líder de Podemos visualiza que este Gobierno será "fuerte" y que se guiará por el "compañerismo", agradeciendo a Pedro Sánchez que haya tenido "visión" para conformar "un Gobierno plural de enorme capacidad política y técnica".

“Para dialogar, preguntar primero, después escuchar”, parafraseaba Iglesias a Antonio Machado para terminar. Antes, agradecía la labor de los movimientos sociales, "que han peleado durante la última década por la justicia social" a los que les reclama: "No dejéis de presionarnos". Quiere inaugurar así, el líder morado, "la década del constitucionalismo democrático", con el objetivo de "garantizar, blindar y ampliar derechos sociales".

Montero hace un guiño a las mujeres trans

lrene Montero tomaba cerca de las 14 horas posesión como ministra de Igualdad, un ministerio de nueva creación que surge de la anterior Secretaría de Estado de Igualdad. Un paso adelante de este nuevo gobierno de coalición, al que Montero no ha dudado en calificar de "feminista". Ha recibido la cartera de Calvo, que en la legislatura pasada gestionaba esta competencia. La vicepresidenta primera se ha mostrado satisfecha por este traspaso, "algo deducible de la imagen" de cada una: Calvo, 62 años; Montero, 31 años. Ha destacado la socialista "la importancia para el feminismo de un relevo generacional".

Momento de rabia e indignación cuando la nueva ministra ha condenado un "nuevo asesinato machista", el cual ha tenido lugar en la localidad manchega de Puertollano. Un hombre mataba a su mujer y luego se suicidaba, suponiendo el segundo asesinato machista en lo poco que llevamos del 2020. Tras esto, en su discurso ha reivindicado las luchas anteriores feministas. Desde Concepción Arenal, Federica Montseny y Clara Campoamor, a las feministas de los 70 o a "las pioneras adúlteras, lesbianas y trans, que pelearon por su libertad en Madrid". También ha tenido palabras de agradecimiento para las socialistas Bibiana Aído, Soledad Murillo y María Teresa Fernández de la Vega.

"No nacimos mujeres, llegamos a serlo", ha parafraseado a Simone de Beavoir, y hay quien ha visto en esta frase un segundo guiño a las personas trans. "El feminismo es la primera línea en la lucha por la vida", ha asegurado Montero, nueva ministra de Igualdad.

1 Comment
  1. Paco Cherp says

    Si antes no se podía criticar al puto Coleta y a su partiducho sin ser automáticamente un «traidor a la patria» ahora no se va a poder criticar al gobierno.

    Bienvenidos al peronismo en el poder. A ver cuanto tardan los camisas moradas en justificar cualquier mamarrachada en cuanto se lo ordene el Amado Líder.

Leave A Reply

Your email address will not be published.