SUCESIÓN / Para suceder al fiscal general del Estado no suena en las quinielas ningún nombre de mujer

¿Por qué no una fiscal general? Más mujeres, pero pocas jefas en el Ministerio Público

SARA MONTERO | Publicado: - Actualizado: 10:46

José Manuel Maza
El fallecido Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, en una mesa redonda el Colegio de Abogados de Madrid el pasado febrero. / Fiscalía General del Estado (Flickr)

Actualizado a las 10.40 con el nombramiento del nuevo fiscal general

Este viernes se ha conocido el nombre del magistrado que está llamado a sustituir al fallecido José Manuel Maza al frente de la Fiscalía General del Estado. Finalmente, el Gobierno propondrá a Julián Sánchez Melgar, que proviene del Tribunal Supremo, para asumir el cargo. En los últimos días han circulado quinielas en las que no había ni un nombre femenino. A pesar de que el 63% de los 2.471 fiscales que hay en España son mujeres, ellas solo ocupan el 35 por ciento de los cuadros directivos del Ministerio Fiscal.

La antecesora de Maza, Consuelo Madrigal, fue una excepción en una profesión donde las juristas también tienen que litigar contra el techo de cristal. La incorporación tardía de la mujer a la judicatura, la falta de conciliación que resta competencia en los méritos y los estereotipos discriminatorios son algunas de las causas que hacen que haya una base amplia de fiscalas que se van perdiendo según se llega a la cúspide.

Gráfico de mujeres y hombres en la fiscalía
Distribución de mujeres y hombres en el Ministerio Público. / Fiscalía (Memoria 2017)

Hasta 1966 las mujeres no podían acceder a la carrera judicial, ya que esta prohibición suponía “una protección de sus sentimientos ante determinadas actuaciones que el cumplimiento del deber haría ineludibles”, según apunta la Ley 96/1966 que lo permitió. Hubo que esperar a 1972 para que María Jóver Carrión se convirtiera en la primera jueza de España y a 1974 para que hiciera lo mismo Belén del Valle Díaz en la carrera fiscal.  Sin embargo, una vez abierta la puerta, han entrado con fuerza. “En los últimos años han entrado muchas jóvenes y hay una amplia base femenina”, ratifica Ignacio González Vega, portavoz de Jueces para la Democracia.

Mujeres y hombres en puestos de dirección en la Fiscalía
Mujeres y hombres en puestos directivos de la carrera fiscal. / Fiscalía (Memoria 2017)

Según la Memoria de la Fiscalía de 2017, mientras en la franja de 61 a 70 años solo hay un 34%, entre los 20 y los 30 años el 80% son mujeres. “Partimos de una discriminación inicial que hace que los más veteranos sean hombres. Llevamos un retraso de muchos años”, explica Cristina Almeida, miembro de la plataforma Actúa, que se licenció en Derecho en el 66, cuando aún no existían jueces ni fiscalas. Sobre el sustituto de Maza, lo tiene claro: “Me gustaría que más allá de la aspiración política de ese cargo también se aspirase al sentido común y eso lo encarnaría mucho mejor una mujer”.

Mujeres fiscales por edades
Distribución de mujeres por edades / Fiscalía (Memoria 2017)

“Cuando hacemos pruebas objetivas como las oposiciones, las mujeres somos mayoría. En el acceso a la carrera judicial competimos en condiciones de igualdad porque aún no hay cargas familiares. Sin embargo, según pasan los años, ellas se encargan de los hijos o de las personas dependientes, mientras ellos hacen másteres, doctorados, ponencias o dan clases”, explica Gloria Poyatos, presidenta de la Asociación Mujeres Juezas de España

Pocas mujeres en el Constitucional y el Supremo

El resto de profesionales del resto del sistema de Justicia sigue una evolución similar. De los 5.367 jueces y magistrados en activo, 2.540 son hombres (el 47,3%) y 2.827 mujeres (el 52,7%), un equilibrio que se rompe según aumente la escala. Ellas son mayoría en los órganos unipersonales (como los juzgados) y los hombres en los colegiados, como las Audiencias Provinciales o los Tribunales Superiores de Justicia, según informa el C.G.P.J.

Las juezas tampoco son la excepción a la hora de cargar con las responsabilidades familias. De las 30 excedencias voluntarias por cuidado de hijos que se solicitaron en 2016, solo una fue a petición de un hombre, según el ‘Informe sobre la estructura de la carrera judicial’ publicado por el CGPJ.

Poyatos cree que también hay un estereotipo machista que extiende la creencia de que las mujeres “están menos capacitadas de los hombres”. Esos mensajes los refuerzan fotos como la de apertura de este año judicial, donde no había ni una sola magistrada. En el Tribunal Constitucional solo dos miembros de 12 son juezas. “Esta es la composición con la que se debatirá, por ejemplo, el recurso a la Ley del aborto”, recuerda. La proporción se repite en otro órgano fundamental como el Supremo, donde solo 11 de 77 miembros son mujeres.

Apertura del año judicial sin mujeres
Apertura del año judicial el pasado septiembre. En la instantánea no hay ni una sola mujer. / CGPJ

Feminizar la Justicia

La Justicia no refleja la diversidad de la sociedad, pero sí algunos de sus principales carencias “Tiene los mismos problemas que en el mercado laboral. Por una parte, la responsabilidad de los cuidados, que son los que sostienen el mundo, recae en ellas, pero por otro es un trabajo invisible, sin valoración y que hace que pierdan capacidad de competir en su carrera”, argumenta Poyatos, que recuerda su etapa como jueza decana, en la que tuvo que elegir entre su trabajo y su tiempo con su hija, algo que le generó “cierto sentimiento de culpabilidad, que nos han inculcado”.

Que haya paridad es crucial, pero no es sinónimo de feminización: “Aún hace falta una transformación. La presencia es importante, pero eso no significa que todas las mujeres estén concienciadas con la defensa de la igualdad. Se trata de un cambio en el sistema de valores”. Para ascender, algunas mujeres han tenido que adaptarse al estrecho traje masculino y hacer sacrificios personales.

El lenguaje también es sintomático. A pesar de que “fiscala” es una palabra aceptada por la Real Academia Española, se utiliza mucho menos que “fiscal”. El diccionario va más allá y en su acepción más coloquial define este término como “mujer del fiscal”. Hasta hace 50 años era la única posible.

 

Artículos Relacionados

  • florentino del Amo Antolin

    Sara, ni hay paridad ni ocho cuartos. Aquí, si has hecho alguna burrada, o eres mas cerrado que un cerrojo… ¡ Premio !. El designado en cuestión, desarrolló la : Doctrina Parot. Que Europa les pegó el tirón de orejas, por tal medida reaccionaria e in humana. Están cerrando filas, y alguna vuelta de tuerca nos darán. No has hablado del perfil del agraciado; pues creo que es lo más interesante. No tantos porcentajes,y más atención de lo que opina el personal…

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend