Añade el agravante de género por las parejas de los guardias civiles, “agredidas por ser novias de...”

Alsasua: el fiscal mantiene penas de entre 12 y 62 años para quienes considera “herederos” de ETA

2

Penas de entre 12 y 62 años de cárcel para los ocho acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua. Estos son los castigos por terrorismo que pide el fiscal de la Audiencia Nacional encargado del caso, José Perals, quien considera que los ocho investigados son “herederos” del ideario que dictó la banda terrorista ETA y que llevó a “las peores atrocidades” cometidas durante 50 años del siglo pasado. El magistrado sigue el argumentario de “todo es ETA” y cree que aunque la banda terrorista cesase su actividad en 2011, esto no quiere decir que sus ideas no hayan “calado” en las poblaciones del País Vasco y Navarra.

Si sumamos las penas que pide el fiscal, hay una solicitud de casi 375 años de prisión para los acusados. Para Ohian Arnanz solicita 62 años y medio de cárcel por cuatro delitos de lesiones terroristas y uno de amenazas terroristas. Para Jokin Unamuno, Adur Ramírez, Jon Ander Cob, Julen Goicoechea, Aratz Urrizola e Iñaki Abad, pide 50 años de prisión por cuatro delitos de lesiones terroristas, mientras que para Ainara Urquijo se solicitan 12 años y medio de cárcel por un delito de amenazas terroristas.

En el caso de que el tribunal, presidido por la magistrada Concepción Espejel, no aprecie estos delitos al considerar que las lesiones no fueron tan graves, el fiscal propone condenas por desórdenes públicos terroristas, atentado contra agentes de la autoridad, tres delitos de lesiones, dos delitos de amenazas así como un agravante de género en el caso de las lesiones de las mujeres, ya que, según considera, se las agredió por “ser novias de”, según informa Europa Press.

Publicidad

“Fascismo en estado puro”

Perals descarta “la pelea de bar”, cree que existió una agresión “planificada y organizada” con la finalidad “terrorista” de expulsar a dicho cuerpo policial de la localidad. También querían “inferir temor a los que no piensan como ellos”, opina el magistrado. En este sentido, dedica fuertes términos a los acusados, a quienes tilda de “supremacistas abertzales” y alude a su comportamiento como “fascismo en estado puro, xenofobia”, algo que representa “lo peor de la naturaleza humana”.

El fiscal directamente ha entrado en conflicto con el alcalde de Alsasua, Javier Ollo, cuando se ha referido al “miedo” que pretenden imponer “los abertzales con apoyo de muchos políticos melifluos” y de quien ha dicho que fue a visitar a las familias de los acusados y no de las víctimas. El magistrado considera que Jokin Unamuno y Adur Ramírez pertenecen al movimiento Alde Hemendik (Fuera de aquí) al quedar demostrado, según ha indicado, que fueron promotores de los actos de la fiesta de Ospa Eguna donde se defiende la expulsión de la Guardia Civil y de la Policía Foral del municipio. También asegura que participaron a favor de “una amnistía total” para los presos etarras.

2 Comments
  1. florentino del Amo Antolin says

    Que casualidad les inflan a hostias al teniente y al sargento, pero ellos ni se mueven; vamos que no se defendieron. Que alguno de los chavales no estaban, y otros grabaron con el movil, pudiendose apreciar que la camisa estaba limpia…
    Cuando llegan los Forales, los guardias dan los nombres de carretilla. Claro, están sacados de peticiones para organizar, carnavales y actos propios ( con permisos ). Llega el superior y aquí ya no cuenta la Foral, entra COVITE en el embrollo y la Audiencia Nacional Española. La Magistrada Concepción Espejel ( nuesta Concha para Cospedal ), casada con un alto cargo de la GC forma parte del juicio y de la resolución… Todo muy tenebroso. Pues estamos hablando en fastidiar la vida, por cosas de una noche de ferias y uno más bebido de lo normal. Que las asociaciones de victimas, si sufren dolor pues ya saben el que han creado. Que impere la cordura en algun estamento, porque esto huele a podrido. Llama la atención que sean dos mandos y no unos números recien llegados…
    Que Estrasburgo haga un seguimiento, pues ya llevan casi dos años lejos de sus casas sin vivir con sus familias y su pueblo.
    Los agnosticos rezaremos para que pueda terminar mejor que el comienzo…

  2. ninja45 says

    Pelearte con un guardia civil: 62 años. Que te viole un guardia civil: 9 años.
    Vista la sentencia de La Manada, a los jovenes de Altsasua, les habría salido
    más barato darle por c. al guardia civil que romperle el tobillo. En este
    caso los fiscales hablan de xenofóbia, racismo y fascismo. Que no se
    equivoquen. Las fuerzas armadas, la policia nacional y la guardia civil han
    sido históricamente refugio y criadero de xenófobos, racistas y fascistas que
    han encontrado en estas instituciones amparo y soporte incondicional a un
    tipo de gente, afiliada a la ultraderecha, intolerantes y neonazis. Quieren
    convertir con imputaciones y declaraciones falsas, una vulgar pelea de bar en
    un delito de «terrorismo» cuando, se mire como se mire, no hay por donde
    cogerlo. Se quiere dar ejemplo, escarmentar e inculpar a gente normal y
    corriente, sin antecedentes penales, con sentencias totalmente desorbitadas
    para dar la razón a los fascistas y corruptos que nos gobiernan y así
    intentar tapar su inmensa pobredumbre ética y moral. Cuando la Fiscalía que
    «afina», la Injusticia Española y el Tribunal Incostitucional comen de la
    mano del Partido Podrido y sus secuaces, esto es lo que ocurre. Un ejemplo
    claro de que seguimos viviendo, cincuenta años después, en una dictadura
    oligárquica muy alejada de cualquier democracia europea. Eso mismo está
    ocurriendo en Cataluña, donde se encarcela preventivamente a gente cívica y
    pacífica por el mero hecho de ser independentistas y se les quiere imputar de
    una «violencia» y un «terrorismo» que sólo existe en las mentes enfermas de
    la gente que los juzga. España se parece cada día más a Turquía.
    Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.