IU reclama la citación como imputado del empresario que dijo haber pagado al PP en su sede

1

Además de esta petición, la acusación popular que ejerce Izquierda Unida en el caso ha solicitado una batería de diligencias. También solicitan que se llame a declarar como testigo a Álvaro Pérez Alonso, más conocido como ‘el bigotes’, entre otras razones por su manifestado “amplio conocimiento de lo que ocurría en la sede nacional del PP, en Génova 13, donde se movía con total libertad”.

Este empresario señaló en sede judicial que en el año 2007, una vez que le habían adjudicado obras en el Metro, en la Comunidad de Madrid, el exconsejero de los gobiernos de Esperanza Aguirre Francisco Franados --también imputado en el 'caso Púnica'-- le dijo que había que tener "un gesto" y que hiciera "una donación en Génova --sede del PP--". También apuntó que llegó a la recepción a través de José Fernández Bonet, exconcejal del Ayuntamiento de Madrid y que, una vez allí, pasó directamente "a la quinta o a la sexta planta", donde estuvo con los extesoreros del PP Lapuerta y Bárcenas, y 'donó' "60.000 euros en efectivo".

IU considera necesario que el empresario admita esta diligencia sobre la entrega de dinero en la sede nacional del PP para dejar constancia de "cómo los actos de cohecho se estaban realizando en la Comunidad de Madrid a la vez se verían apoyados para su perfecta cristalización sin interferencias políticas" que pudieran distorsionar "el proceso ilícito de adjudicación de contratos públicos de manera fraudulenta".

Para la acusación popular que ejerce IU junto a otras formaciones y asociaciones, “puestos de manifiesto los anteriores hechos, se puede convenir que nos encontramos ante nuevos elementos probatorios conducentes a razonar que los pagos realizados a los tesoreros nacionales de Génova 13 tenían por objeto abrir el camino a fraudulentas adjudicaciones que se perfeccionaban en el amplio y descentralizado territorio español, de tal forma que entre el partido y el pagador ya se establecía un concierto o conspiración para llevar a cabo operaciones fraudulentas en beneficio del partido y de la empresa vinculada al pagador”.

Además, entre las solicitudes para llamar a declarar a nuevas personas como testigos en la causa de los ‘Papeles de Bárcenas’ se encuentra Álvaro Pérez Alonso, más conocido como ‘el bigotes’. De él se recuerda que “en el juicio oral seguido ante el Juzgado Central de lo Penal nº 1 de la Audiencia Nacional, manifestó su amplio conocimiento de lo que ocurría en la sede nacional del Partido Popular en Génova 13, donde se movía con total libertad, siendo que por su parte ya ha reconocido su participación en diferentes hechos relacionados con la actividad ilícita del Partido Popular y sus dirigentes”.

IU apunta también que ‘el bigotes’ pueda “ser citado en el centro penitenciario en el que se encuentra privado de libertad”A su vez, Izquierda Unida reclama que el magistrado instructor José de la Mata llame también como testigos a José Fernández Bonet (Pepe Bonet), ex concejal del PP del Ayuntamiento de Madrid, que abrió a Marjaliza las puertas de Génova 13 y le acompañó en la reunión con Bárcenas y Lapuerta y a Cristina Ibáñez Vidal, ex gerente del PP de Valencia.

Se propone también que vuelva a citar en calidad de testigo al ex alcalde del PP de la localidad madrileña de Boadilla del Monte Arturo González Panero, también conocido como ‘el albondiguilla’, ya que "la declaración para la que voluntariamente solicitó acudir fue finalmente suspendida el día 25 de julio de 2018”.

1 Comment
  1. ninja45 says

    El Partido Podrido que hasta ahora gobernaba, se lucró ostentosamente durante décadas gracias a desviar hacia su tesorería, la sobrecarga de coste en la obra pública. Decenas de los suyos acumulan sentencias de más de 300 años de cárcel,
    pero desgraciadamente casi todos se van de rositas y siguen robando impunemente. Todos esos diputados que aplaudieron febrilmente a su líder, intentan salvar su estatus político, perdida toda honra, con un nulo sentido de responsablidad pública y falta de criterio individual. En las democracias consolidadas, nada de esto sería normal. No lo sería que un presidente se aferrara al cargo, después de nadar en un auténtico pantanal de m. No lo sería que, en pleno proceso judicial, se alterara la composición del tribunal para evitar la prisión a la mujer de Bárcenas. No lo sería el silencio anestesiado de todos los líderes del partido, ese aplauso de vergüenza, ese aval a la impunidad, ese desprecio a todos los que no comulgan con sus ruedas de molino. Esto es puro
    franquismo, con un nulo sentido del deber cívico que representa un cargo público. La política entendida como un lucro, un aval a la corrupción sistémica, una disculpa sin complejos al tráfico de influencias. De ahí la degradación de todo el sistema. Lástima que la mayor parte se han ido de rositas con una penas e indemnizaciones irrisorias. Intolerable y vergonzoso. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.