Las piezas que no encajan en el juicio contra Clemente Bernad y Carolina Martínez

2

En abril, los documentalistas Bernad y Martínez recibieron sendas decisiones del juzgado: una, absolutoria para Martínez, tras no hallar evidencias de que la periodista y documentalista había estado detrás de la colocación de la cámara y grabadora en la cripta del Monumento a los Caídos de Pamplona. La otra, para Bernad, condenatoria a un año de prisión, inhabilitación para el sufragio pasivo y al pago de más de 3.000 euros en concepto de revelación de secretos. También al pago de otros 1.200 euros por daños morales a Pedro Juan Urroz Colarte.

La juez que estudió el caso estimó que el derecho a la información, recogido en la Constitución, no está por encima de otros como el derecho a la intimidad. El Fiscal del caso, de hecho, estipuló que la cripta es "como el cuarto de estar de una casa". Clemente Bernad ha admitido frente a la prensa que sí fue él quien colocó los dos dispositivos de vídeo y de audio en la cripta del monumento para grabar las misas franquistas. También, que renuncia a seguir el proceso y a recurrir la sentencia. "No vine a este juicio voluntariamente, y no quiero entrar en su juego de acoso y castigo", ha apuntado.

Para evitar la entrada en prisión, por los daños morales a un miembro de los Hermanos Voluntarios de la Santa Cruz, se ve "obligado a reparar los daños causados" y afecta a su "libertad de expresión", admite. "La sentencia me impide poder opinar sobre sus actividades, como he estado haciendo hasta ahora, y los requisitos de la sentencia callan mi voz", apunta.

Publicidad

Está limitado, por haber sido condenado también por atentado contra el honor a uno de los miembros de la Hermandad de los Hermanos Voluntarios de la Santa Cruz, a revelar sus opiniones del caso y de cómo considera la sentencia y lo que ahí se expuso. Sin embargo, el documentalista y el grupo memorialista ZER han querido ahondar en detalles del caso que se han pasado por alto por estamentos judiciales y también por el Ayuntamiento de Pamplona, propietario del edificio, cedido en usufructo a la citada Hermandad.

Las misas franquistas son "libertad de culto"

Sin embargo, apuntan a que durante el juicio presentaron sobradas pruebas de que en esos actos celebrados en la cripta se podía "estar cometiendo delitos de odio, según el Código Penal, la Ley de Memoria Histórica y convenciones internacionales", contra los represaliados del Franquismo. Este escrito fue presentado al Fiscal, que respondió "con una rapidez inusitada a los 5 días" en un documento en que decía que esas misas se amparan en la "libertad religiosa y libertad de expresión y resolvió que esas misas no son constitutivas de delito ni incitan al odio". Así comenzó el juicio.

La operación policial y el aviso de la Hermandad

Los audios grabados por los documentalistas revelan que la operación policial de retirada de los dispositivos comenzó a las 21 horas de saberse que había objetos grabando. Los audios, puestos a disposición de los periodistas, muestran que la policía actuó pasado casi un día, a pesar de que el aviso se había dado, según se dijo en el juicio "por la presencia de dispositivos explosivos"."¿Por qué no denunciaron antes y se esperaron 20 horas a pesar de que pensaban que eran artefactos explosivos?", se pregunta.

Además, no se tiene constancia de cómo accedió la policía a la cripta, puesto que existe un acceso, tapiado y de muy difícil entrada, y otro, desde la puerta principal del edificio, cuya llave tienen solo unas 3 personas.

Durante el juicio, denuncian, no se visualizaron las imágenes que grabó la cámara de vídeo instalada puesto que, creen, "podrían revelar cómo se llevó a cabo el operativo". Un operativo que, como contó cuartopoder.es, estuvo comandado por Daniel Rodríguez López, el exjefe de Policía Nacional que fue cesado por publicar mensajes en una cuenta de Twitter con insultos a políticos de izquierda y ensalzando a Abascal.

Cripta de los Caídos de Pamplona y la puerta tapiada, por donde supuestamente accedieron los agentes de la Policía. / Cedida

La carta ignorada por la jueza

Durante el juicio, Bernad y Martínez presentaron a la jueza encargada del caso una carta firmada por miles de familiares de represaliados y asesinados. En el documento afirmaban que "eran represaliados por golpistas como los de la susodicha Hermandad [de los Hermanos Voluntarios de la Santa Cruz], muchos de ellos todavía desaparecidos, queremos manifestar que durante años no solo sufrimos la desaparición de nuestros seres queridos, sino la humillación de que en la cripta de esa sede se celebren misas". Al mismo tiempo, la jueza afirmaba que se trata de libertad de culto.

2 Comments
  1. Florentino del amo antolin says

    Que las misas franquistas sean tenidas por: » Libertad de culto «… Contraviniendo la ley de Memoria Histórica por delitos de odio, contra las víctimas; que un Fiscal express diga lo que dicen los profanadores sin verdad, justicia y reparación… Ayudados por el exjefe de la Policía Nacional, ese que mandaba twitter contra la ideología de izquierda progresista y ensalzando los subvencionados por Irán como Abascal. ¿ Pero cuando toca limpieza integral ?. Hay cuerpos que han ido para atrás, que confirman que en la mayoría de los casos pasados han jugado con la impunidad como ley… ¿ Hasta cuando ?. Sus compañeros demócratas, sufren los desprecios que fabrican otros uniformados, visten igual pero la militancia paramilitar está ahí Ana. Urge por decencia humana !. https://uploads.disquscdn.com/images/441f18b36f0c9346601b724f4ae502ca5f89e8df1da01578c36bf5cdb547d011.jpg

  2. ninja45 says

    Dijo Rajoy: «Es esencial que el nuevo «Govern», acate el Estado de Derecho». Quiso decir, el Estado de Desecho. Uno de los problemas fundamentales a los que nos enfrentamos los catalanes desde siempre (y me atrevería a extenderlo a toda la gente demócrata y de izquierdas en general), es nuestra incapacidad para comprender los mecanismos mentales de esta gentuza. Quien dice gentuza dice franquista», «fascista», «ultranacionalista español» o cualquier «totalitario de derechas», aunque hay que esclarecer que ser fascista es tanto una opción política, como una determinada actitud vital, que generalmente deriva en la adopción de determinadas posturas ideológicas que la refuercen o justifiquen. El hecho es que a la mayoría de catalanes y personas que creemos en el diálogo y las soluciones democráticas, cuando vemos actuar a los fascistas, los neonazis o los totalitarios en general, se nos hace difícil entender lo que les pasa por la cabeza, cuales son sus motivaciones profundas y con que códigos internos funcionan sus cerebros. Los catalanes, siempre investidos con nuestros valores éticos y morales que tan ingenuos nos hacen, tendemos a creernos que nuestros adversarios también tienen principios éticos y morales, y esto nos lleva perpetuamente a cometer el error de tratar de entendernos, a través del diálogo y la negociación con los fascistas y ultranacionalistas cuando siempre ha sido, es y será, totalmente imposible. La reiteración de este error, nos ha llevado a topar una y otra vez con un muro granítico de incompresión y represión salvaje, mientras nos quejamos entre lloros y nos preguntamos, mirándonos desconcertados los unos a los otros: «Pero que les hemos hecho para que nos traten así? Cómo pueden ser de esta manera, estos impresentables?». A la m. con la Injusticia Española prevaricadora, títere de fascistas y corruptos, vergüenza de Europa. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.