UP propone conceder la nacionalidad a los descendientes de españoles

El grupo confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha registrado en el Senado una Proposición de Ley para conceder la nacionalidad española a los descendientes de progenitores españoles nacidos en el extranjero. La iniciativa parlamentaria se ha elaborado conjuntamente con el Centro de Descendientes de Españoles Unidos (Ce.DEU), una agrupación que lleva años exigiendo una legislación acorde con esta cuestión que ya se recoge en la disposición séptima de la Ley de Memoria Histórica.

El portavoz del Ce.DEU Juan Manuel de Hoz ha indicado que la Proposición de Ley presentada puede ayudar a "devolver la identidad de aquellos que siendo españoles, se vieron injustamente privados de su nacionalidad". En la actualidad, hay descendientes de españoles que sí tienen la nacionalidad y otros no, en función de si eran o no mayores de edad cuando entró en vigor la disposición séptima de la Ley de Memoria Histórica. También hay casos como los nietos de españolas casadas con un no español antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978, fecha hasta la que no se pudo transmitir la nacionalidad.

Los nietos y nietas de las personas emigradas por causas económicas, que obtuvieron la nacionalidad del país de acogida, también perdieron la nacionalidad al no ratificar su deseo de conservarla al cumplir la mayoría de edad.  Algunos de ellos pudieron recuperar su nacionalidad y otros no debido a que no existe una instrucción específica para este supuesto.

Publicidad

La ley pretende reparar las situaciones de injusticia o de asimetría en los distintos casos de descendientes de españoles y españolas. La senadora de En Comú Podem que ha impulsado esta proposición, Sara Vilà, ha recordado que "el ministro (Rafael) Catalá se comprometió en el pleno del Senado a mirar con buenos ojos y colaborar con una ley como la que hemos presentado." La senadora espera que esta sea una buena ocasión para que todos los partidos se pongan de acuerdo en una cuestión que no responde a "ideologías", sino a hacer justicia con los descendientes de emigrantes exiliados por razones políticas o económicas.