“No os olvidéis de la igualdad”, última lección de Marcelino Camacho en su centenario

Imagen de archivo del primer secretario general de CCOO, Marcelino Camacho, sujetando la pancarta en una protesta junto a otros compañeros como el exdirigente de CCOO Agustín Moreno (izquierda).
Imagen de archivo del primer secretario general de CCOO, Marcelino Camacho, sujetando la pancarta en una protesta junto a otros compañeros como el exdirigente de CCOO Agustín Moreno (izquierda)./ @MorenoG_Agustin (Twitter)

El primer secretario general de Comisiones Obreras, ejemplo de la lucha de los trabajadores y opositor a la dictadura franquista, Marcelino Camacho, habría cumplido 100 años este domingo. Un sentido homenaje organizado por las formaciones en las que militó –PCE, IU y CCOO– ha reunido a cientos de personas en el auditorio que lleva su nombre, en la calle madrileña Lope de Vega. Su hija Yenia ha querido rescatar también el ejemplo de resistencia de su madre, Josefina Samper (90 años), y ha recordado la última frase pronunciada en público por su padre: “Hay que seguir luchando por la paz y la libertad, pero no os olvidéis de la igualdad”. Unas palabras de hace ocho años, pero de tremenda actualidad, que han servido para reivindicar también hoy la figura de aquellas mujeres que tuvieron un papel fundamental para combatir el régimen.

La palabra más repetida este domingo para resumir la trayectoria vital de Camacho ha sido “coherencia”. Así definían al líder sindical las decenas de representantes políticos, sindicales y amigos que se han acercado a recordarle. “Ni nos domaron, ni nos doblegaron, ni nos van a domesticar”, es el lema que ha acompañado el acto para recordar al obrero metalúrgico que se afilió al PCE con solo 17 años, que combatió el avance de las tropas franquistas y que pasó catorce años de su vida entre campos de trabajos forzados y cárcel para después impulsar en la clandestinidad el sindicato de CCOO y llegar a ser diputado en el Congreso. Aunque siempre defendió el acceso a la educación superior para la clase obrera, todo lo aprendió de manera autodidacta.

Publicidad

Desde la firmeza de sus convicciones políticas, Camacho siempre dialogó con sus adversarios políticos y se convirtió en una de las figuras clave de la Transición. Así ha sido recordado por asistentes de múltiples tendencias políticas y procedencias como el secretario general de CCCO, Unai Sordo; la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena; el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo; el secretario general del Ciudadanos en el Congreso, Miguel Gutiérrez, la responsable de Políticas de IU Federal, Sira Rego; y el secretario general del PCE, Enrique Santiago. También han estado presentes miembros de Podemos como Ramón Espinar, Alberto Rodríguez y Julio Rodríguez; dirigentes de IU como Carlos Sánchez Mato; el excoordinador federal de IU Cayo Lara; periodistas y escritores como Luis María Ansón, Almudena Grandes o Luis García Montero y los compañeros de cautiverio por el Proceso 1001 Enrique Sartorius y Miguel Ángel Zamora.

Sartorius, en declaraciones a cuartopoder.es, incide en la necesidad de recordar una figura como la de Camacho, capaz de “mantener a lo largo de todos los años la coherencia” para poder enfrentar “las situaciones profundamente cambiantes” a las que nos enfrentamos hoy en día. A los ojos del cofundador de CCOO, histórico militante antifranquista, que actualmente tiene 80 años, la izquierda en España “lamentablemente no está en su mejor momento” y necesita “menos declaraciones” para llevar a cabo “más acciones”.

Quien trabajó codo a codo con Camacho durante 18 años como secretario de Acción Sindical, el exdirigente de CCOO Agustín Moreno, colaborador de este medio, le recuerda como una persona “extremadamente afable”, sin rencor, que intentaba convencer a sus adversarios políticos, “con tremenda confianza en sus propias ideas” y con “una ética a prueba de halagos”. Sin embargo, ha echado en falta que CCOO realizara autocrítica este domingo por “el trato que se le ofreció en el 6º Congreso”, cuando se le desplazó de la presidencia “de una manera bastante fea” simplemente por que tenía “un criterio propio y un desacuerdo con la estrategia que se debía seguir”. Por encima de todo, se queda con dos lecciones del sindicalista: su confianza en los jóvenes incluso para dejarles las riendas del sindicato, como experimentó en carne propia, y su capacidad de mantener la esperanza, sin interiorizar jamás la derrota, a diferencia de “lo que parece que han hecho algunos sectores de la izquierda”.

Cayo Lara le reconoce como «una figura imprescindible», uno de sus referentes, y el concejal del Ayuntamiento de Madrid y dirigente de IU Carlos Sánchez Mato, que ha explicado como conoció a Camacho en los años 90, recuerda que el histórico líder sindical no paraba de repetir que “no había que perder la esperanza por pelear por un mundo mejor”. Para él su lección más valiosa es que ha demostrado como “la lucha es el único camino”.

Participantes en el homenaje a Marcelino Camacho.
Participantes en el homenaje a Marcelino Camacho./ CCOO (Twitter)

Una calle y una estatua para Marcelino Camacho

Al escenario ha subido Carmena, quien se ha considerado “admiradora y discípula” de las enseñanzas de Camacho, pero ha resaltado la necesidad de que cualquier alcalde o alcaldesa de Madrid rinda homenaje a quienes, como él, han sabido “dar ejemplo”. Por eso, ha recordado que el Ayuntamiento tiene “preparada una calle para Camacho” que reemplazará el nombre del militar franquista Agustín Muñoz Grandes, como parte del plan del Consistorio para arrebatar las calles a los “traidores” a la “legítima ley” de la República. La alcaldesa, que ha recibido el calor de los aplausos de los asistentes, también ha anunciado que colocará una estatua y una placa conmemorativa en el colegio de La Paz para recordar que allí comenzó “el camino sindicalista”.

Sordo se ha referido también a Transición, con la que Camacho siempre fue crítico, pero que no se entiende sin su figura o la de las CCOO. Así, ha mencionado sus papel clave en presionar para que “o todos entraban en la democracia o no entraba ni dios”. En este sentido, ha reseñado que, a pesar de que fue una época violenta, la lucha de los sindicalistas fue positiva para la mayoría social. También ha incidido en “el reconocimiento de Josefina, como expresión de muchas mujeres que en el último medio siglo han hecho tanto por la democracia” y ha señalado que se está organizando para el Día 8 de Marzo, día de la Mujer, una “huelga masiva por la igualdad”.

A sus palabras se unían las de Rego, quien ha incidido en que la democracia “no se la debemos a los borbones, los botines o los varones cuyos retratos cuelgan en el Congreso de los Diputados”, sino a Camacho, a los abogados laboralistas de Atocha y a quienes lucharon por la libertad. El secretario general del PCE ha apuntado que “el mejor homenaje” que el partido puede hacerle es “continuar con las luchas con las CCOO e IU” porque el histórico comunista demostró que “divididos, pereceremos”. Una actuación final de flamenco y la música de la Internacional Socialista, coreada por los asistentes, ha puesto el broche final al acto de homenaje, el primero de un año colmado de actividades para recordar la figura del dirigente sindical y diputado comunista.