Carolina Bescansa: “Comparto que Podemos Galicia tenga un CIF propio”

  • Primarias Podemos Galicia
  • Entrevista a la diputada de Unidos Podemos y candidata a secretaria general

Entramos en la recta final del periodo de votaciones para elegir al Consejo Ciudadano y la Secretaría General de Podemos Galicia, en sustitución de la saliente Carmen Santos. Mañana, 24 de octubre, termina el plazo de votaciones y pasado, 25, se harán públicos los resultados. El domingo se celebraba un debate entre los principales candidatos a liderar la formación morada gallega, Carolina Bescansa y Antón Gómez-Reino, y los distintos equipos pudieron explicar sus propuestas éticas, políticas y organizativas.

Bescansa (Santiago de Compostela, 1971) atiende a cuartopoder.es telefónicamente desde Galicia, desde donde llama a las personas inscritas a la participación en estas primarias. Es profesora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid y fue una de las personas clave en la fundación de Podemos. Formó parte del primer Consejo Ciudadano Estatal y fue secretaria de Análisis Político y Social, cargo que abandonó poco antes de Vistalegre II, en febrero de 2017, asamblea en la que no concurrió en ninguna candidatura. Es diputada en el Congreso desde diciembre de 2015. Tras haber entrevistado al otro candidato, Antón Gómez-Reino, hoy es el turno de Bescansa.

Publicidad

— ¿Cuáles son los principales problemas sociales que tienen lugar hoy en Galicia?

Publicidad

— El desempleo, la precariedad, las reclamaciones de la Marea Granate, el paro estructural de mayores de 45, el despoblamiento y el machismo. La principal solución es la transformación del modelo productivo gallego hacia productos con mayor valor añadido, que nos permitan competir por las gamas altas. Para eso, tenemos que poner fin al caciquismo y la corrupción.

— ¿Cuáles son los elementos diferenciales de su candidatura con respecto a la que encabeza Gómez-Reino, programática y organizativamente?

 

“Las diez primeras personas de mi lista son mujeres” 

 

— Nuestra candidatura tiene dos ámbitos de fortaleza. El primero, nuestra propuesta de transformación productiva, transición energética y el cambio de modelo de mercado de trabajo. Es una propuesta para la que contamos con expertos de distintos ámbitos en nuestro equipo y queremos organizar una gran conferencia política en Galicia en el mes de enero vinculando a toda la sociedad civil, la construcción del punto de salida. Vamos a invitar a las universidades, a los centros de I+D+I, a las empresas, a los sindicatos, al tercer sector… Que formen parte de esa mesa de encuentro. Para nosotros es un punto muy fuerte, nuestra propuesta capacidad de proponer un modelo de productivo gallego de competencia por abajo para convertirlo en un modelo productivo de competencia por arriba.

Nuestro segundo punto fuerte es el compromiso con la transformación feminista de nuestro país y la lucha contra el machismo. Tengo el honor de encabezar una candidatura en la que las diez primeras personas de la lista son mujeres valientes, eficaces, con trayectorias profesionales y políticas muy distintas, que creo que representan muy bien los valores del feminismo que queremos para nuestro país.

—  Galicia fue uno de los territorios donde antes se construyeron las confluencias entre las izquierdas. ¿Por qué relación apuesta, si fuera escogida secretaria general, con EU, ANOVA y las mareas?

— Nuestra relación es extremadamente cordial, tengo el placer de conocer y compartir camino con muchas de las personas que pertenecen a espacios hermanos, creo que va a resultar muy sencillo seguir ese camino conjunto. Lo difícil no es sumar con nuestros aliados, es llevar a las instituciones una fuerza de cambio para poner fin a Feijóo.

— ¿Cómo se debe estructurar esta relación? En Catalunya, Catalunya En Comú se intentó estructurar como un sujeto político propio, en otros lugares, como coaliciones con acuerdos puntuales de cara a comicios…

— El debate sobre la fórmula jurídica es un debate que debemos abandonar, debemos poner en el centro del debate de manera urgente nuestras propuestas municipales, para Europa y para transformar el modelo productivo e incrementar el valor añadido, revertir el machismo… Esas deben ser las prioridades ahora para ponerlas en el centro del debate político gallego. 

— Hace unos meses, tras un documento colgado en su canal de Telegram, se generaba una ruptura entre Pablo Iglesias y usted. ¿Hasta qué punto, si sale elegida secretaria general, puede influir esto en las relaciones entre la organización gallega y la estatal?

“Las diferencias entre Iglesias y yo enriquecen a la organización”

— Las diferencias que tengamos el secretario general, Pablo Iglesias, y yo enriquecen a la organización y pluralidad dentro de Podemos. Cuando se trata de hablar de proyecto de país y de galicia, se rema en la misma dirección. Somos lo suficientemente responsables como para darnos cuenta de que el proceso de cambio político en Galicia y en España necesita que salvemos los resquemores. Por ambas partes es algo que tenemos claro.

— En las primarias para las listas de Podemos a las elecciones andaluzas, vimos una disputa entre una visión más centralizadora por parte de Podemos estatal y otra que da más autonomía a los territorios, la de Teresa Rodríguez, que apuesta por un CIF propio. ¿Cuál es su posición al respecto?

— En Podemos todo el mundo apuesta por la federalización de la organización. Esa es una reivindicación compartida por toda la organización. La forma en la que nació Podemos ha dificultado que sea una organización al ritmo deseable, pero creo que todo el mundo en Podemos, tanto la dirección estatal como las autonómicas, comparte la necesidad de que cada territorio tenga su CIF, que exista un funcionamiento interno federal entre los Podemos de cada uno de los territorios. Yo también comparto esto, que Podemos Galicia tenga un CIF propio, por supuesto. Creo que todos los espacios de dirección de Podemos a todos los niveles también.

— Es diputada en el Congreso, en este caso por Madrid. No forma parte de En Marea. ¿Qué relación mantiene con este grupo gallego dentro del confederal y qué mecanismos, si resulta ser la nueva líder de Podemos Galicia, creará para coordinarse en el Congreso?

— Tengo una relación de mucha cordialidad con todos ellos. Con la mayoría tengo relación desde hace muchos años. Corresponde buscar una fórmula de incorporación que nos permita trabajar en conjunto, algún mecanismo de agregación o de incorporación que nos permita acercar más nuestras agendas de trabajo.

— Galicia es una de las nacionalidades históricas del Estado. Estamos viviendo un fuerte debate territorial. ¿Qué aporta Galicia y su especificidad nacional a este debate?

— Vamos a aportar, si logramos la dirección de Podemos Galicia, la puesta sobre la mesa de un cambio constitucional, una nueva arquitectura de la estructura territorial de España y que genere un nuevo modelo de relaciones entre sus. naciones, regiones, comunidades y países. Es imprescindible que la financiación autonómica salga del Congreso y se resuelva en un espacio horizontal entre todos los territorios, con criterios análogos para todos ellos. Eso es lo que vamos a poner sobre la mesa, vamos a impulsar un cambio constitucional que permita otro tipo de relación.

— Y en esta nueva estructura que propone, en concreto Galicia, ¿qué reconocimiento debería tener?

“Hay que poner fin a negociaciones bilaterales entre algunos territorios y Gobierno” 

— Una relación de tú a tú con todas las naciones, comunidades, regiones y países que componen España, y tiene que asumir la corresponsabilidad y establecimiento de criterios homologables para la distribución de la financiación autonómica. Eso que no existe ahora, eso con lo que tenemos que convivir de situación asimétrica, porque existen negociaciones bilaterales entre algunos territorios del Estado y el Gobierno central, hay que ponerle fin a esas negociaciones bilaterales entre algunos territorios y el Gobierno estatal que han ayudado tan poco a la configuración de una estructura igualitaria. Tenemos que exigir que los criterios de financiación que se aplican a los demás se apliquen también a Galicia y que los espacios de negociación que existen para los demás, existan también para Galicia.

— Si sale elegida secretaria general, ¿se presentaría a candidata a presidir la Xunta de Galicia en las próximas elecciones gallegas?

— Primero corresponde conseguir el apoyo de las personas inscritas. Quiero pedir la participación hasta el miércoles hasta las 23:59. Hay que demostrar otra vez más que Podemos es un ejemplo de participación en las organizaciones políticas. Pido participación. Resolvamos ahora la dirección política y cuando llegue el momento resolveremos la candidatura a abrir lesa nueva etapa que contemplo con tanta esperanza e ilusión que es la etapa post-Feijóo en Galicia.

— No se cierra a ser candidata a la Presidencia de la Xunta…

— Podemos rema en Galicia con otras fuerzas aliadas y la decisión de cuál puede ser la herramienta y la persona más adecuada tendremos que decidirla entre todas las partes cuando llegue ese momento.

— Desde la moción de censura a Rajoy, se ha producido un entendimiento entre Unidos Podemos y el PSOE. ¿Cómo valora este entendimiento con los socialistas?

“Para que el PSOE haga lo que dice en campaña, es imprescindible un Podemos fuerte”

— Hemos logrado que el PSOE suscriba una subida del SMI a 900 euros, una subida de las pensiones por ley al mismo nivel que el IPC, hemos logrado una dotación de más de 250 millones de euros para becas… Estamos respondiendo al mandato popular de la gente que nos trajo a las instituciones para llevar el sentido común de las calles al debate político. Queda que el Congreso apruebe esos presupuestos y que nuestro acuerdo se convierta en ley.

Estamos obedeciendo el mandato de la gente, nuestra responsabilidad es con la gente y la gente quiere que utilicemos nuestra fuerza en las instituciones para lograr cambios en la vida real de las personas. Lo que hemos hecho estos últimos tres meses es demostrar que es posible llevar a cabo políticas de cambio. Para que el PSOE haga lo que dice en campaña, es imprescindible que Podemos tenga fuerza en los ámbitos de decisión.

— ¿Cómo ve al PSdeG y por qué relación apuesta con este partido si lidera Podemos en Galicia?

— El PSdeG está en una situación extremadamente delicada, pero somos conscientes de que para abrir esa etapa post-Feijóo requiere del acuerdo y la necesidad de todas las partes.

— Otra izquierda es el BNG cuya suma podría ser necesaria para echar a la derecha. ¿Qué relaciones tiene con este partido?

— Es una relación extremadamente respetuosa y cordial, de mucho entendimiento y espacios compartidos. Espero y confío que será relativamente sencillo establecer una hoja de ruta conjunta por el alto sencillo de la responsabilidad que tanto Podemos Galicia como la dirección del BNG tienen.

— La próxima cita electoral en Galicia serán las municipales. ¿Cómo valora el trabajo de los alcaldes del cambio de Santiago, A Coruña y Ferrol?

“Los alcaldes del cambio han demostrado que se puede mejorar la vida de la gente”

— Lo valoro con admiración y con enorme respeto por el trabajo realizado. En los tres casos, los alcaldes han demostrado que es posible mejorar la vida de los vecinos a través de los consellos.

En gestión de lo municipal, de las administraciones más cercanas a la gente, han demostrado que es posible ayudas a las rentas más bajas, una renta mínima garantizada, una política en los barrios, presupuestos participativos, mantener actividades culturales permanentes… Nuestras ciudades han cambiado mucho en estos últimos tres años y el balance es muy positivo.

— Como especialista en la demoscopia, para terminar, le quería preguntar por Podemos y Unidos Podemos. Hace varios meses Podemos bajó en las encuestas y no ha vuelto a despegar. ¿Cuáles son los motivos? ¿Por qué no llega a lo niveles de las últimas elecciones generales o de las de diciembre de 2015?

— Para mí el titular de las encuestas de los últimos meses es que el escenario electoral español es extremadamente volátil. Todavía no ha cristalizado la formación de un sistema de partidos alternativos al del régimen del 78, una vez que este empieza a desmantelarse en el 2014. Estamos asistiendo a una etapa en la que una buena parte de la población española, en torno a dos y tres millones de personas, está dispuesta a cambiar permanentemente su opción electoral en función de lo que los partidos hagan.

Creo que esto es saludable, es bueno que los partidos nos acostumbremos a que nadie tiene un suelo electoral y nadie camina sobre seguro. Los resultados dependen de lo que hagamos en las instituciones, eso es una muy buena noticia para la democracia en general.