Los barones del PSOE, alarmados por el resultado en Andalucía

  • “Abstención” o “desmovilización” son palabras que murmuran para tratar de explicarse un resultado tan malo como inesperado
  • Susana Díaz anuncia que no piensa dimitir y que presentará su candidatura a presidir la Junta para intentar frenar a Vox

El batacazo del PSOE en Andalucía ha hecho saltar las alarmas a todos los dirigentes territoriales del PSOE que, en tan solo seis meses, concurren a sus propios comicios. “Abstención” o “desmovilización” son palabras que murmuran para tratar de explicarse un resultado tan malo como inesperado. Sin embargo, a toro pasado, varios dirigentes socialistas han asegurado a Cuartopoder.es que la división dentro de la familia socialista que se ha mantenido en Andalucía tras la celebración de las elecciones primarias que ganó Pedro Sánchez frente a Susana Díaz, ha sido “letal” para la organización y el primer motivo por el que se ha registrado tal desmovilización entre los suyos.

“Es complejo- apunta un líder territorial-, pero las heridas no se cerraron en Andalucía… Susana siguió gobernando con los suyos y el sanchismo se replegó. Ella se ha querido hacer una campaña con su gente y los sanchistas tampoco tenían mucho interés en pegar sus carteles ni movilizar a los suyos. El resultado, al final, es un desastre… y más desastre aún si tenemos en cuenta que la baja participación ha potenciado el resultado de la extrema derecha, de VOX”.

Publicidad

Mientras, Susana Díaz anuncia que no piensa dimitir y que presentará su candidatura a presidir la Junta para intentar frenar a Vox, apelando a acuerdos poco ortodoxos y, seguramente a la desesperada, desde la dirección federal del PSOE y del entorno más cercano a Sánchez, susurran que la líder del PSOE de Andalucía debe asumir la derrota y hablan de “regeneración” en el PSOE andaluz. Los barones contemplan con horror la batalla que nunca cesó, sino que más bien “se ha mantenido soterrada durante todo este tiempo” admite otro dirigente territorial.

Publicidad

En general, a todos les preocupa que esas disputas dentro de la familia socialista les estalle a ellos en sus propios comicios, pero también hay quienes opinan que a Susana Díaz “también le ha pasado factura la alianza con los independentistas, que permitió a Sánchez convertirse en presidente del gobierno”. Con sus elecciones a la vuelta de la esquina todos los consultados por este diario coinciden, en primer lugar, en que este resultado tan malo (el peor cosechado por el PSOE en Andalucía en la historia de la democracia) acompañado de una nueva bronca interna entre Sánchez y Díaz puede complicarles a ellos las cosas más de lo preciso.

Por último, el batacazo andaluz parece confirmarles la impresión de que el presidente del Gobierno va a tratar de alargar la legislatura todo lo posible, en un intento por recuperarse en materia electoral. Ese “alargar la legislatura todo lo posible” significa, en opinión de los consultados, que si el Gobierno no logra aprobar los Presupuestos, que ayer volvían a activarse en la Mesa del Congreso de los Diputados, alargará la legislatura hasta el mes de octubre, probablemente. Si consiguiera aprobarlos, entonces se alargaría unos meses más, hasta 2020, hasta agotar la legislatura.