Montserrat Muñoz: “El objetivo es que Llamazares no pueda presentarse en Asturias”

  • Entrevista a la co-portavoz de Izquierda Abierta y una de las personas promotoras de Actúa
  • Este domingo la Coordinadora de IU decidirá qué hace con los militanes que competirán contra la propia IU en Actúa

La tensión vuelve a la calle Olimpo, a la sede federal de IU. Este domingo se reúne la Coordinadora federal y, entre otros temas, el secretario de Organización, Ismael González, presentará un informe, al que tuvo acceso cuartopoder.es, en el que se detalla cómo militantes de Actúa, la organización en la que participan Gaspar Llamazares y otros militantes de IU, planea concurrir a las elecciones europeas, autonómicas y municipales frente a la propia IU. Este hecho está catalogado en los estatutos de la coalición izquierdista, según a dirección, como “falta grave o muy grave”. Este domingo se tomará una decisión sobre qué medidas adoptar.

La dirección federal encabezada por Alberto Garzón había solicitado a los militantes de Izquierda Abierta por burofax información acerca de si forman parte de este nuevo partido, Actúa, y de si saben que no pueden competir electoralmente contra IU. Ante esta situación, hablamos con la co-portavoz de Izquierda Abierta y una de las personas promotoras de Actúa, Montserrat Muñoz (Cantalejo, Segovia, 1962). Esta histórica dirigente de IU dejó la coalición en 2015, cuando la antigua federación madrileña, el partido IUCM, fue expulsada de la organización por contravenir las decisiones de Olimpo. La militancia madrileña que quisiera integrarse de nuevo en IU tendría que solicitarlo a la dirección federal para formar parte de la nueva federación, IU Madrid. Muchos de estos militantes, entre ellos Muñoz, no volvieron.

Publicidad

— Desde la dirección federal advierten de que impulsar candidaturas de otros partidos que compitan electoralmente contra IU es una falta “grave o muy grave”. Este domingo se decidirá, en la Coordinadora, el destino de sus compañeros de Actúa que también lo son de IU. 

“Garzón ha construido un relato en base a presunciones”

— El informe estaba escrito ayer por la tarde y los compañeros de Izquierda Abierta podían presentar alegaciones hasta ayer a las 12 de la noche. Además, a algunos de ellos ni siquiera les había llegado el burofax. Es un ejemplo más de que la decisión es eliminar la disidencia. Su objetivo es sancionar a Llamazares y que no pueda presentarse a las elecciones en Asturias.

Izquierda Abierta ha mantenido una posición contraria a la estrategia de Garzón en materias sensibles como el tema catalán o el Régimen del 78 y el modelo de confluencia con Podemos, y la dirección no quiere pluralidad. Esto es un paso más en este sentido, lo demás son construcciones. Garzón es un experto en construir relatos, convierte a la gente en delincuentes y, después, les juzga. Es una práctica de tribunal de orden público, pero no es nueva.

— Ha dicho algunos temas en los que no está de acuerdo Izquierda Abierta con la actual dirección. Entre ellos, el modelo de confluencia con Podemos.

— Siempre hemos defendido un modelo de confluencia que no fuera la absorción de IU. Siempre hemos defendido la convergencia con otros, antes o después de elecciones, pero nunca los procesos de absorción. La posición de IU con respecto a Podemos es de entregar la organización. Una organización política que se ha construido durante muchos años con el esfuerzo de mucha gente ha sido llevada a la insignificancia política.

No somos los únicos que opinamos esto, en IU hay mucha gente de otros sectores que tiene la misma percepción que nosotros aunque no lo haya dicho con la misma lealtad que nosotros. Han hecho desaparecer una organización para empotrarse en otra. Han limitado la convergencia de la izquierda a lo que era Podemos y no han hablado con otros actores, también de la izquierda. No hemos compartido esta estrategia, pues creemos que es un error político.

— Usted se refiere a que IU ha sido absorbida por Podemos, pero, sin embargo, tal y como argumenta la dirección, en el grupo parlamentario de Unidos Podemos hay más diputados pertenecientes a IU de los que hubo en el grupo de la Izquierda Plural que surgió de las elecciones de 2011 con la dirección de Cayo Lara. Con Llamazares al frente, antes, solo estaba él de diputado por IU.

“Garzón se negó a tener un grupo parlamentario y voz propia”

— No sé si hay más diputados, pero no actúan como IU. A Garzón solo le interesa cuántos sillones ocupa en el Parlamento y no qué influencia tienen esas posiciones. Garzón se negó a tener un grupo parlamentario como tiene Compromís y tener voz propia. Puedes estar en un proceso de confluencia y mantener tu autonomía. Decir que el resultado es mejor porque empotrado en otros has conseguido más sillones me parece que es tener una bisoñez política que no tiene nombre.

Deberían ser más autocríticos, haber escuchado más a los que honestamente les planteábamos unos modelos de confluencia que mantuvieran una mayor identidad, que tuvieran matices, que apelaran a más gentes de las izquierdas. Han optado por el camino fácil, el de los sillones, y no el de la autonomía política, la propuesta y la capacidad de intervención.

— Usted es co-portavoz de Izquierda Abierta y promotora de Actúa. ¿Qué vínculos hay entre estas dos organizaciones?

Publicidad

— Actúa es una organización de personas, no una organización de organizaciones. Algunas personas somos de Izquierda Abierta y otras no. En su momento optamos por constituir una plataforma que reclamara a los partidos de la izquierda que se pusieran de acuerdo para que no gobernara Rajoy, ante lo que estaban haciendo el PSOE y Podemos. Finalmente, Actúa se inscribió como partido político para preservar la marca. Por el devenir de la historia de este país, hemos decidido tener autonomía propia.

Hay gente de Izquierda Abierta que hemos decidido apostar por estar en Actúa como un espacio de colaboración, no de competencia, en la izquierda y otras personas que no. Por eso, todo el discurso de Garzón es mentiroso. Vienen cargando contra Izquierda Abierta desde el verano, cuando le quitaron la asignación económica. Deberían ser más honestos y decir lo que quieren: eliminar la disidencia interna, ir a un proceso monolítico y a una IU dominada por una parte del PCE, que no tiene nada que ver con el PCE al que muchos hemos admirado.

— Habla de que Actúa es un espacio de cooperación y no de competencia, pero, según hemos podido escuchar en unas grabaciones filtradas a la prensa, la intención de Actúa es precisamente competir contra IU en comicios.

“El camino de Garzón es la desaparición de IU en Podemos”

— Desde el nacimiento de Actúa, decíamos que éramos una organización que queríamos tener presencia en la política. Por carta, Actúa pidió una reunión con IU y Podemos hace meses y no nos han respondido. Una reunión para hablar de cómo veíamos el escenario político, de cómo pensábamos que se tenía que articular la izquierda en este proceso. Lo que no puede pretender Alberto Garzón es que él decida lo que tenemos que hacer los demás. Su camino es la desaparición de IU en Podemos, no lo ha ocultado nunca, es un camino legítimo, pero no puede imponernos a los demás el mismo camino.

No puede mentir, cuando sabe que la gente de Izquierda Abierta hemos sido extremadamente honestos y le hemos dado nuestra opinión siempre. Ahora, llega el momento de elegir candidatos y está haciendo una purga, no tiene nada que ver con la disidencia o la competencia electoral, tiene que ver con la construcción de una organización que, aunque sea muy pequeña, solo tenga una posición política.

— En la XI Asamblea Federal de IU, en verano del 2016, cuando Garzón resultó elegido coordinador federal de IU, obtuvo un apoyo de más del 70%. El proyecto que presentaba Izquierda Abierta se quedó en menos del 5% del apoyo de la militancia.   

— Ese porcentaje no respondía a la realidad, antes de eso Garzón ya había hecho procesos de expulsión masivos. El más llamativo fue el de Madrid, en el que se expulsó a 5.000 militantes por haber tenido una mala dirección, una dirección corrupta. Pero expulsaron a los militantes. Garzón lo dejó claro, con la organización de Madrid yo no puedo llevar a cabo mi proyecto, y se llegó a la Asamblea Federal con una purga previa importante. Ese 5% se obtuvo, además, en una asamblea con una participación bajísima.

Jamás ha tenido en cuenta las opiniones de este sector de la organización porque en IU las cosas ya están discutidas en otro sitio. Esto es lo que hace Garzón. Nosotros somos lo que somos, no hemos pretendido ser más, pero sí decir lo que pensamos. Creemos que hoy hay muchos militantes de IU que piensan como nosotros, que están en diferentes posiciones políticas y no están de acuerdo con la estrategia de Garzón y que ven con vergüenza el linchamiento personal que se hace de algunas personas a las que hay que tener respeto por su dedicación y trabajo. Un ejemplo, Gaspar Llamazares, que es un trabajador nato que se ha dejado la piel en cada uno de los cargos públicos que ha estado. No sé si todos podrían decir lo mismo.

— Con respecto a la desfederación de IUCM, la militancia tuvo la oportunidad de inscribirse después en la nueva IU Madrid. ¿Cuáles fueron sus motivos para no integrarse en la nueva organización?

“Se expulsaron a 5.000 militantes y volvieron unos 1.000”

— Formando yo parte de la dirección federal, me encontré un día con que no me dejaban entrar en un órgano porque estaba expulsada, que ya no formaba parte de esa organización, sin un expediente previo, sin que me pudiera defender. Yo era militante de IU desde la fundación, me echaron de mi organización y me dijeron que, si quería volver, tenía que hacer una petición y que ya me contestarían. Hay militantes de Madrid que lo intentaron y les dijeron que no. Yo, como tantos otros, con una organización que te trata así y que no tiene en cuenta el esfuerzo realizado por la organización, como tantos otros, no tengo ganas de volver.

Además, si alguien tenía que decidir si era apta o no para volver… pues decidí no volver. Y no fui sola yo, se expulsaron a 5.000 militantes y volvieron unos 1.000. Hay otras 4.000 personas que no regresaron a IU, lo que se nos hizo fue injusto. La dirección podía ser responsable de muchas cosas, pero la militancia era responsable de pegar carteles y hacer campañas. Lo que se hizo fue demencial, solo responde al sectarismo y poca sensibilidad de la dirección federal y, desde entonces, todo lo que se hace tiene el mismo sesgo. Se irá echando a la gente que le moleste, IU será cada vez más pequeña y más insignificante.

— Ha criticado a la dirección federal de entonces, pero la dirección de IUCM era la que no cumplía las decisiones tomadas en los órganos federales.

— La irresponsabilidad de la dirección de la Comunidad de Madrid fue tremenda, lo digo yo que jamás apoyé a esa dirección y siempre estuve en listas alternativas. Claro que tuvo mucha responsabilidad la dirección de IUCM, pero, ¿eso significa que Cayo Lara pueda echar a 5.000 militantes? Que hubieran echado a la dirección, pero no a la militancia. La dirección madrileña cometía muchos errores en periodos anteriores también, cuando era apoyada por gente que ahora está con Alberto Garzón. Izquierda Abierta nunca apoyó a esa dirección. Las medidas contra la dirección se tendrían que haber tomado mucho antes.

— Hemos hablado del pasado. Hablemos del futuro. ¿Qué hoja de ruta tiene Actúa, pues sabemos que para las europeas tienen pensado concurrir en el proyecto de Varoufakis y que se referencian en Manuela Carmena en Madrid?

— Actúa es un proyecto nuevo, en algunos sitios iremos con compañeros y amigos con los que compartimos el discurso. En otros lugares, iremos solos. Efectivamente, iremos a las europeas. Estaremos en los lugares donde haya espacios políticos que otros hayan renunciado a ocupar, donde ese espacio político esté ocupado por alguien y se defiendan los postulados que creemos que se deben defender, no estaremos.

Tenemos mucha ilusión, ganas y el objetivo de que no haya ningún votante de izquierdas que no pueda votar porque no se sienta identificado. Queremos que el electorado de izquierdas esté movilizado, que vaya a votar y que las izquierdas tengan la capacidad para llegar a acuerdos. Eso es lo que defiende Actúa desde su fundación y lo seguiremos defendiendo. Habrán compañeros de Izquierda Abierta que estarán y otros que no, pero seguiremos siendo compañeros.