Espinar pide un Vistalegre III en un momento clave para Iglesias y su gobierno de coalición

  • La crisis de Podemos se agudiza cuando va a comenzar la ronda de consultas con el jefe del Estado
  • Anticapitalistas o Monereo, también contra el ejecutivo compartido con el PSOE

0

El que fuera la mano derecha de Pablo Iglesias en Podemos Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, apunta alto y reclama, una semana después de los malos resultados de Unidas Podemos del pasado 26 de mayo en las elecciones municipales, autonómicas y europeas, una nueva Asamblea Ciudadana. En un artículo publicado en eldiario.es este domingo, Espinar mira cara a cara a la dirección de Pablo Iglesias e Irene Montero y les reclama rendir cuentas y una reflexión profunda ante una crisis que describe en relación a cinco elementos y tilda de "fracaso". Vistalegre II ha muerto, tal y como publicaba cuartopoder.es la pasada semana, y el exdirigente madrileño enfoca ya hacia un Vistalegre III.

En una semana clave para las negociaciones para conformar gobierno en el Estado, precisamente hoy la presidenta del Congreso, Meritxell Batet se reúne con Felipe VI para indicarle qué partidos formarán parte de la ronda de consultas con el jefe del Estado de los próximos días, Espinar agudiza la crisis de Unidas Podemos y profundiza en la inestabilidad de un "espacio del cambio" que debería disimularse estable para que Pedro Sánchez confíe en él como pata sobre la que sostener un futuro gobierno. Iglesias sigue con su estrategia: Podemos debería formar parte de un gobierno de coalición con el PSOE que garantice políticas de izquierdas. Al mismo tiempo, la crítica interna sube el tono y Podemos es hoy una formación de futuro incierto que, más que dotar de estabilidad, podría establecer sobre arenas movedizas un futuro ejecutivo compartido, según observan algunos socialistas.

En este sentido, se expresaba, también, Anticapitalistas el pasado viernes, en un comunicado en el que aseguraban que "la fórmula subalterna de relación y negociación con el PSOE para un gobierno de coalición a escala estatal no parece la mejor para la construcción de un proyecto alternativo". En la misma línea, habla Espinar en su texto. Una quíntuple crisis detecta el exlíder de la formación morada en la Comunidad de Madrid. Entre ellas, destaca, en este sentido, una "crisis de proyecto" y considera que "la obsesión por el gobierno de coalición", "ha vuelto a situar el debate en quién y no en qué".

Publicidad

"Se entra al gobierno para garantizar cambios, pero se asume una correlación de fuerzas que impide discutir, por ejemplo, la derogación de la reforma laboral", considera, prosiguiendo: "Cuando eres parte del bloque, asumes la dinámica del bloque con lealtad". "Todo patas arriba: en lugar de configurar un programa de exigencias a favor de la ciudadanía y explicarle a Sánchez que solo va a gobernar si las incluye en su programa, se proponen negociaciones discretas para un gobierno de coalición sin una sola medida encima de la mesa", analiza. En la misma línea, se expresa el que fuera uno de los referentes de cabecera de Iglesias, Manolo Monereo, en un artículo publicado hoy en este periódico.

Espinar también habla de una "crisis de resultados". "Sin elecciones próximas en el horizonte, hay tiempo para analizar y abrir debates sobre las causas cualitativas del desastre cuantitativo, pero hay que hacerlo desde una relación honesta con la realidad: los resultados apuntan una tendencia a ocupar un papel testimonial de un partido de izquierda mucho más que a ser una fuerza popular llamada a refundar España", escribe.

La tercera crisis, "la orgánica", supone una fuerte crítica hacia el núcleo dirigente cercano a Iglesias. "La homogeneización de mensajes, perfiles y discursos ha empobrecido la capacidad de interlocutar con la sociedad, la ruptura del partido en varios espacios, ha transmitido un envejecimiento acelerado de la herramienta". Otra crisis, la de "alianzas": "Para una apuesta por un Podemos homogéneo hubiera sido inteligente mantener la pluralidad y la apuesta por interpelar desde diferentes perfiles con una política de alianzas electorales y confluencias más desarrollada".

La última, la subtitula Espinar como la "crisis de análisis": "Las explicaciones de la realidad que Podemos ofrece son una concatenación de excusas". "Hace tiempo que no aparecen análisis de lo que está sucediendo en la sociedad y cómo esto se traduce en apuestas políticas. Siempre hay un acierto que explica lo que ha pasado y, entre acierto y acierto, un millón de votos que se pierden", critica quien también fuera portavoz del grupo Unidos Podemos en el Senado la pasada legislatura.

Por todo ello, Espinar reclama un Vistalegre III. "No hay nadie hoy en Podemos que no piense que lo razonable sería encontrarnos en una Asamblea Ciudadana", con el objetivo de "recuperar el rumbo y a los compañeros que hemos perdido por el camino". Esto es, según él, "una premisa para reconstruir un proyecto de país pensando que somos un proyecto del pueblo en las instituciones y no una nueva élite política de izquierdas".

Leave A Reply

Your email address will not be published.