ELECCIONES 10N

La CUP en el Congreso: germen de una nueva alianza política anticapitalista

  • Anticapitalistas saluda la iniciativa de la izquierda independentista de concurrir a las generales
  • Pueden convertirse en el altavoz de una opción rupturista con el Régimen del 78

0

Con una marcada división interna respecto a este tema, la CUP concurrirá por primera vez a unas elecciones generales, después de que en abril asambleariamente decidiera no hacerlo. Mireia Vehí, exdiputada en el Parlament, será la cabeza de lista por Barcelona. En una reciente entrevista con cuartopoder, explicaba los motivos de este paso adelante que les involucra en la política institucional a nivel estatal. “Podemos ofrecer el proyecto de la izquierda independentista, claramente socialista, feminista, antirracista, ecologista y rupturista con el régimen, no solo a catalanes sino a muchísima gente del Estado español”, comentaba Vehí.

"Una opción rupturista con el régimen a muchísima gente del Estado español", en palabras de la candidata. Palabras que llaman la atención en un momento en el que buena parte de las izquierdas estatales basan su estrategia política en encontrar una correlación de fuerzas suficientemente favorable para forzar al PSOE a mirar a su izquierda y consolidar gobiernos progresistas de coalición. Mientras, el PSOE se escora a la derecha, tal y como pudimos ver el lunes en el debate electoral.

Una estrategia de las izquierdas centrada en buscar gobiernos con PSOE, tal y como vimos en las negociaciones fracasadas que llevaron a una repetición electoral entre los socialistas y Unidas Podemos, pero también se ve en Catalunya, donde En Comú Podem reitera esta estrategia y Barcelona En Comú cogobierna con el PSC en Ayuntamiento de Barcelona.

Publicidad

Otras izquierdas extraparlamentarias del Estado ven con buenos ojos el paso dado por la CUP y creen que se puede volver a escuchar en el Congreso un discurso anticapitalista y rupturista con el llamado Régimen del 78 que, a su juicio, Unidas Podemos ha abandonado. También ERC o, incluso EH Bildu, que en la última fallida legislatura basaban su discurso en un diálogo con el PSOE para facilitar un gobierno progresista en el Estado que cerrara el paso a las derechas y ultraderechas, habrían dejado de lado sus características más rupturistas. De este modo, Anticapitalistas saluda a la CUP y ya han celebrado distintos encuentros y actos conjuntos que hacen prever una posible alianza futura de organizaciones anticapitalistas del Estado.

Ayer, la formación anticapitalista sacaba un comunicado en el que destacaba, de la CUP: "Su presencia en el Congreso sería un avance muy positivo para las fuerzas del anticapitalismo, ayudaría a ampliar la audiencia de las legítimas reivindicaciones del pueblo catalán y contribuiría a construir una alianza confederal entre las clases populares de las distintas naciones del Estado y las catalanas, basada en la libertad de los pueblos, diferente a la opresión que propone el nacionalismo español reaccionario".

En esta línea de tender puentes entre distintas organizaciones anticapitalistas, el pasado 26 de octubre, en Barcelona, integrantes de la CUP y de Anticapitalistas, y su organización hermana en Catalunya Anticapitalistes, mantenían una reunión conjunta. El eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, la diputada gallega, Paula Quinteiro, y la exdiputada de En Comú Podem, Sònia Farré, formaban parte de la representación confederal. Por parte de la CUP, Aina Tella y la exdiputada en el Parlament y ex concejala en el Ayuntamiento de Barcelona, Eulàlia Reguant, quien concurre como número tres al Congreso en estas elecciones, estaban presentes.

En esta reunión, analizaban el escenario político posterior a la sentencia del Tribunal Supremo contra los dirigentes independentistas y censuraban las actuaciones policiales, haciendo un llamamiento a la movilización sostenida. También se comprometían a internacionalizar el conflicto catalán buscando alianzas más allá del Estado español y a buscar líneas de trabajo conjuntas con organizaciones que trabajen en favor de los derechos sociales y políticos de todo el Estado.

Pocos días después, el 29 de octubre, Anticapitalistas organizaba un acto, ‘Catalunya y la crisis de régimen’, en la Plaza de los Comunes, en Madrid, en el que participaban, además de la diputada de Podemos en Andalucía, Ana Villaverde, y el portavoz de Anticapitalistas, Raúl Camargo, el ex letrado del Tribunal Constitucional, Joaquín Urías, y la propia Reguant. La candidata anunciaba la intención de la izquierda independentista de generar en el Congreso un espacio político que luche “contra el régimen”.

Reguant reconocía que el Congreso “no es el espacio para conquistar derechos”, pero sí que la institución puede funcionar como “una caja de resonancia de futuras alianzas”, para “profundizar en la crisis del Estado” y enfrentarse al mismo, al que considera “una estructura al servicio de una monarquía y unas élites corruptas”.

La ex diputada Farré, por su parte, reconoce a cuartopoder que desde Anticapitalistes “ven positivamente que la CUP se presente a las generales, que hayan cambiado su perspectiva y pasen a considerar que las alianzas con opciones políticas del resto del Estado también son necesarias”. “Puede suponer una apertura hacia un espacio político más amplio no necesario exclusivamente a nivel electoral”, añade. Además, en el Congreso se puede abrir un espacio, desde su visión, “que dé la batalla en el tema antirrepresivo o en otros temas sociales”.

Para Camargo, la posible llegada de la CUP al Congreso de los Diputados “puede ayudar a popularizar el anticapitalismo, que no se vea como algo que no tiene presencia o militancia”. “Estaría bien que pudieran tener presencia en el Congreso, los mensajes que lanzan no hablan solo de la cuestión nacional catalana, sino de luchar contra el régimen, de colaborar con otros pueblos del Estado para ello”, añade el portavoz de Anticapitalistas.

Camargo ve saludable que surjan opciones “que no se vaya a comprometer con el PSOE”. Y advierte: “Tras el 10N se va a abrir un debate sobre la reconfiguración de la izquierda, en nuestra opinión hay que saber si se conforma un grupo que vaya más allá de la intención gobernista con el PSOE y que tenga una voluntad constituyente e intente superar los estrechísimos marcos del 78”. “Ahí estaremos desde Anticapitalistas”, anuncia.

La CUP en el Congreso, posiblemente, las encuestas lo dan por hecho. Una novedad que puede reconfigurar el tablero político en el sentido nacional, arrastrando a ERC y a EH Bildu a posiciones más rupturistas que las que han defendido estos meses. También se espera al BNG, según algunos sondeos. Pero, además, una novedad que puede servir de elemento aglutinante de organizaciones anticapitalistas de todo el Estado.

La candidata Vehí, en la entrevista con este periódico, explicaba: “No solo nos relacionamos con la gente que piensa de forma muy parecida a nosotras, como Anticapitalistas, el SAT, la gente de la izquierda abertzale… Tratamos de relacionarnos y tejer alianzas con todas las izquierdas del Estado. Con Anticapitalistas compartimos una manera de entender el momento político y de estar en las instituciones. Con el SAT también hay línea directa”.

Voto crítico a Unidas Podemos

Desde la aparición de Podemos, la formación morada y sus confluencias y derivados han ido abandonando el discurso rupturista hasta apostar claramente por entrar a gobiernos compartidos con el PSOE como estrategia política. Esto, además de las constantes guerras internas de este espacio, hizo que Anticapitalistas saliera de Podemos hace unos meses en la mayoría de territorios, mientras que sigue siendo la facción dominante en Andalucía, con Teresa Rodríguez.

Hoy, Anticapitalistas pide el voto para Unidas Podemos de cara al 10N, pero de una forma crítica. "La derrota de Pedro Sánchez y la derecha es el escenario más favorable para afrontar la crisis que viene", consideran desde Anticapitalistas, que señalan "la necesidad de organización política y social para afrontar el reto de echar abajo un orden cada vez más agresivo e injusto". Apelan a una reconfiguración del espacio político y social después de estos comicios para "afrontar el reto de echar abajo un orden cada vez más agresivo e injusto y abordar sus propias insuficiencias y errores a la hora de construir una fuerza política y social organizada a escala estatal”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.