La diversidad corporal, de obligado cumplimiento

Maje Girona Magraner 

Miramos a nuestro alrededor y lo que vemos es una marea de personas enfermas. Enfermas por el capital. Enfermas por la moda. Enfermas por la sociedad de consumo. Enfermas por la opulencia alimentaria. Enfermas por las presiones sociales y culturales. Enfermas por no entrar en los modelos de belleza establecidos.

Enfermedades socio-culturales que afectan a la ciudadanía en general, pero a las mujeres en particular. En este caso hablamos de una de las explotaciones y violencias corporales menos tratadas, por ser tema tabú, los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), un problema social que afecta al 90% de las mujeres, y en particular a las más jóvenes.

Pero para hablar de los TCA, es necesario extirpar la visión biologicista que justifica la aparición de dicho problema, e incluir la mirada antropológica, es decir, reflexionar acerca de la responsabilidad que tiene la industria de la alimentación, de la cosmética, de la moda, de la cirugía estética o de los medios de comunicación, entre otros, que estructuran y modelan los cuerpos a merced del patriarcado. A merced de una sociedad que busca una perfección que bien podíamos denominar, enfermiza.

Es por ello que surge la necesidad de hablar de otro tipo de cuerpo donde el lenguaje, la sociedad, la cultura, la sexualidad, se tengan en cuenta a la hora de reivindicar las diversidades corporales, y aquí es donde Federación Mujeres Jóvenes (FMJ) trabaja con el proyecto “No Seas PRESA de la Talla”.

Un programa que lleva más de 15 años en funcionamiento y que reflexiona, sensibiliza y forma sobre los TCA teniendo en cuenta las identidades, las violencias corporales, y siguiendo la línea de Michel Foucault, la relación con las llamadas tradiciones culturales, estas son la subordinación, la dominación, el castigo o la sujeción para mantener el cuerpo en una permanente situación de vulnerabilidad.

Es por esa razón por la que cada año durante los meses de verano, cuando aprieta el calor y los cuerpos se exhiben, iniciamos la campaña #VeraneoConSalud, cuyo objetivo es visibilizar que todavía hoy sigue habiendo esclavitud de los cuerpos, y como apuntaba Bárbara Kruger, en su libro Tu cuerpo es un campo de batalla de 1989, poder hablar de la urgencia social de crear cuerpos como espacios de empoderamiento, como lugares para convertirse en el punto inicial de cualquier reivindicación político-ideológica y socio-cultural, ya que los TCA, también son ideología, política, cultura y sociedad.

Nuestra misión por tanto es la de que identidad, historia y activismo se mezclen, jueguen y vociferen su puesta en escena, generando discursos y creando arte que visibilicen el recorrido de los diferentes cuerpos, para liberar la imaginación y activar la autoestima. Pero este punto de arranque ha de hacerse desde la participacióny conseguir que cualquier recorrido corporal sea legítimo en sí mismo. Solo entoncesrespetando la pluralidad, el cuerpo vivirá libre de sometimientos, de subordinaciones patriarcales y capitalistas.

Os invitamos entonces a quienes leáis estas palabras a sumaros a nuestra acción en redes. A destapar vuestros cuerpos y a reivindicar que las diversidades corporales sean de obligado cumplimiento.

Maje Girona Magraner (@MajeGM_). Coordinadora Técnica Federación Mujeres Jóvenes (@MujeresJovenesF)

Publicidad