El Senado argentino rechaza la aprobación de la Ley del Aborto

Hacia la medianoche argentina, primeras horas en España, ha llegado la decisión esperada. Finalmente, el Senado argentino ha rechazado aprobar la Ley del Aborto, tras unos duros debates y unas intervenciones polémicas por parte de algunos senadores antiabortistas que han indignado a las feministas.El resultado de la votación ha quedado en 38 votos por el NO, 31 por el sí y 2 abstenciones. Este resultado implica también que no podrá volver a ser votado durante este año, por lo que habrá que esperar a sucesivos para volver a llevarlo a debate.

Los datos encima de la mesa pedían la legalización del aborto para evitar las más de entre 47.000 y 52.000 hospitalizaciones al año que se producen en el país a causa de abortos clandestinos. Las cifras de mujeres fallecidas por la práctica de abortos clandestinos se acerca al medio centenar al año (43 en el año 2016, último año con cifras).

Publicidad

16 horas de votación y debate

Publicidad

El resultado final ha tardado más de 16 horas en llegar, algo que también ocurrió en el Congreso argentino hace unos meses, donde finalmente sí salió aprobada la medida, aunque necesitaba del beneplácito del Senado para poder ser aprobada definitivamente y convertirse en Ley.

Uno de los momentos más tensos se ha vivido cuando el senador Rodolfo Uturbey, quien afirmó en la Cámara que “hay que ver en algunos casos porque la violación no tiene un componente de violencia sobre la mujer. Por ejemplo, en los casos de abuso intrafamiliar donde no hay violencia pero no se puede hablar de consentimiento. No es la violación clásica.”

Entre los antiabortistas también destacaron las palabras de Federico Pinedo, senador macrista, quien afirmó en sesión que “Tanto la propuesta de Diputados como las modificaciones que se proponen son increíblemente exageradas: se pasa de convertir algo que es un delito en algo que es una obligación, lo cual es un poco exagerado”.

La sesión se ha seguido por miles de personas que han hecho vigilia en la calle a la espera de una decisión definitiva para los derechos reproductivos de las mujeres argentinas.