Alternativas al ‘pensionazo’

2

Isabel Eguidazu (Bilbao)

El pasado sábado 27 de febrero, miles de personas nos manifestamos por la Gran Vía de Bilbao, siguiendo la convocatoria de los sindicatos CCOO y UGT, para protestar, de momento airadamente  (si fuera necesario nuestra protesta puede ser huracanada), por las medidas que está barajando últimamente el Gobierno de Zapatero, como la de retrasar obligatoriamente la edad de jubilación hasta los 67 años, con la amenaza, no tan velada, de que si no accedemos, se recortarán significativamente nuestras pensiones en el futuro.

Queremos decir NO. No nos apetece que nos estrujen un par de años más, sin razón, si hemos estado activos y cotizando suficientes años ( ¿veinticinco, treinta, treinta y tantos? Ya veremos cuántos).

Tampoco nos da la gana vernos obligados a abrir un plan de pensiones privado en algún banco o caja, que bastante nos chupan ya.

Como gran concesión y, en vista del follón organizado que va a más, se nos dice que  algunos trabajos con riesgo físico o especial penosidad quedarían exentos del plus de los dos años. Piensan en los que se tienen que subir al andamio o manipulan tóxicos o sustancias peligrosas o cosas de ese estilo. Se olvidan del desgaste psíquico y de otros riesgos y dificultades que desaconsejan seguir ejerciendo ciertas profesiones. ¿Qué pinta, por ejemplo, un profesor/a de 66 años en un aula de  Educación Infantil (menores de seis años)?

No nos creemos que el sistema público de pensiones se vaya a debilitar tanto en los próximos años. A no ser, claro, que se siga perdiendo empleo y que se haga un uso indebido de la caja de las pensiones.

Aprovecho para solicitar que alguno de los periodistas expertos en economía de cuartopoder, nos explique en un artículo inteligible cuáles son los capítulos que actualmente se sufragan con el dinero de nuestras cotizaciones.

En todo caso caben otro tipo de ajustes y de medidas correctoras para llenar las arcas del sistema público de pensiones. Tendrían que ver con generar empleo y tener más trabajadores y trabajadoras que contribuyan a la Seguridad Social, pero nunca con trabajar más años unos pocos. Me refiero a medidas tales como las de conciliación de la vida familiar y laboral, que permitirían dar de alta a ciertos trabajadores para suplir a otros dedicados parcial o totalmente a su familia ciertos periodos; los contratos de relevos, por los que se sustituye parcialmente a trabajadores en los últimos años de su vida activa, o bien otras como inyectar dinero de los impuestos generales, subir los porcentajes de cotización de las rentas más altas....

Tampoco queremos que las y los jóvenes  miren con odio  a los mayores de 60 y les deseen lo peor porque acaparan unos puestos a los que ellos  no pueden acceder.

Se habla poco, muy poco todavía en los medios y en la calle del impacto de género que tendría el pretendido retraso en la edad de jubilación. Es decir, sobre las mujeres asalariadas, que en su mayoría soportamos una larga y dura doble jornada de trabajo. Hartas estábamos ya de tanto currar dentro y fuera de casa, de cuidar casi en exclusiva de las personas dependientes y ¿qué nos dice ahora el Gobierno? que en lugar de disfrutar de una merecida y buena jubilación a partir de los 60 ó 65 y dedicarnos a cuidar de nosotras mismas como mejor nos parezca, tenemos que seguir dos años más de trabajos forzados. No estamos dispuestas.

Mi postura es la de contemplar un periodo más flexible, de 60 a 70 años por ejemplo, dentro del cual jubilarse. El momento de la jubilación, que podría ser parcial o gradual, lo decidiría la persona trabajadora en función de numerosas variables: tipo de puesto de trabajo y características del mismo, estado general de salud, derechos adquiridos según años de cotización, cuantía de ingresos necesaria para vivir dignamente, bienes o patrimonio disponible.

2 Comments
  1. samolao says

    No, Isabel, si tienes razón, pero lo que el Gobierno parece hacer es escarbar donde puede para sacar unos luros con que tapar vengüenzas. Y así salen todas las impudicias que te imagines. Pero, oye, el personal de esta plaza llamada España, tan pancho, ¿no? Pues eso. A ver si nos lo explican.

  2. Marcos says

    ¿Para que tenemos que trabajar hasta los 67 los españoles? ¿para que los millones de inmigrantes que no trabajan puedan vivir de nosotros?

Leave A Reply

Your email address will not be published.