Para qué, hasta cuándo, hasta dónde

4

Antonio Ordóñez *

En toda guerra, la primera víctima es la verdad, todo parece irreal. ¿La crisis  ha sido provocada? Si es así, por quién y por qué. Los llamados “mercados” ¿son el gobierno mundial en la sombra del que hablan algunos analistas? Dónde está el liderazgo de nuestros mandatarios, que parecen marionetas sin criterio. ¿Por qué no se habla más del gobierno mundial en la sombra?, ¿quiénes son?,  ¿hasta dónde piensan llegar aumentando los niveles de pobreza y sometiéndonos a la esclavitud moderna? ¿Con qué armas nos podemos defender de este terrorismo económico del que somos víctimas?

¿Por qué los gobiernos y oposiciones le rinden  obediencia ciega si no los votó nadie?, ¿por qué los demócratas nos regimos por sus órdenes y tomamos medidas que hace dos años nos repugnaban? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a obedecer?. En España ya hemos tocado la Constitución y recortado la garantía de derechos sociales a corto plazo, ¿pero hasta dónde avanzaremos por esa vía?, ¿hasta recortar los derechos de huelga, manifestación, negociación colectiva, derechos sindicales, coberturas sociales con el Estado al margen y los mercados regulándolas previo pago convenido? ¿ Y los pobres, que van a ser muchos, como pagarán estos derechos que ahora tienen y que son sufragados por todos los que pagamos cotizaciones sociales e impuestos?

Otro paso importante en esta macabra operación fue la crisis de las hipotecas basura. ¿Fue inevitable o provocada? A todos, sobre todo a los jóvenes, se les embarcó en la bonita aventura de ser propietario de su casa, dándoles  facilidades y, casi sin avales, dinero por encima de su valor, luego se hizo caer el mercado de la vivienda, que previa y convenientemente se había inflado. Se arruinaron algunos bancos, que oportunamente fueron reflotados con dinero público, se pagaron multimillonarias primas a sus responsables, en lugar de condenarles social y penalmente (por tanto nadie fue culpable), el dinero se esfumó y los damnificados, muchos de ellos en paro, hipotecados de por vida, sin casa, sin trabajo y a dos pasos de perder la dignidad necesaria para rechazar ser un esclavo de nuevo cuño.

Todo el mundo se llevó las manos a la cabeza gritando en todos los foros, incluidos los Parlamentos “¿qué ha pasado? ¡esto es el fin de una etapa,  terminó el comunismo y ahora el capitalismo!, ¡que horror ! habrá que inventar  otro sistema.  Pero  primero que se haga justicia, que los culpables no puedan estar cerca del nuevo gobierno de la economía, ¡no hay mal que por bien no venga!”. ¡Qué ilusos!,  Los culpables siguen marcándonos el camino económico, y lo peor es que  no sabemos ni  para qué, hasta cuándo ni hasta dónde.

(*) Antonio Ordóñez fue secretario de Comunicación de UGT desde 1994 hasta 1998.
4 Comments
  1. johnnyzuri says

    Antonio, que razón tienes y que pena me dá que este análisis muchos lo nieguen por seguidismo hipócrita de sus «partidos» y otros muchos no tengan la inteligencia indispensable para comprender, mejor deducir, algo tan obvio.
    Lamento que tu tampoco tengas las respuestas. Si me permites dejo mi web http://www.zurired.es

  2. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    ¿Cuánta mierda existe entre esa escoria que nos ataca con las peores armas posibles, las armas de la destrucción del indicíduo lentamente? Porque, cuando el ataque es directo a puntos vulnerables, bueno, mueres, morimos en el instante. Pero esta otra forma de ataque es mucho más perversa, es la de una muerte lenta.
    No se entiende nada y, menos, que salgan elegidos de las urnas unos Gobiernos -ahí está Portugal- de extrema derecha, eso sí, elegido, digo, por la más baja clase social…, esa clase a la que le echarán al cuello sus asquerosas y ensangrentadas botas. Ensangrentadas por los cadáveres que han ido dejando atrás…

  3. johnnyzuri says

    Como lo comparto amigo Francisco. Yo también ( a mis 47 años ) estoy cada vez más asqueado del genero humano, que cada vezz más me parece el «genero idiota». A lo mejor es que los del gobierno en la sombra saben de la estupidez de la humanidad y pretenden diezmarla. Es un poquito de agrio sentido del humor.
    Por cierto, enhorabuena a esta web, es una de las mejores que he visto en mi vida en cuanto a información.

  4. Pilar Toledo says

    Sería estupendo que la «etapa» nueva en la que vayamos a entrar, sea la del sentido común, la solidaridad, hacer el bien a los demás y entre todos hacer un mundo más justo… Pero para conseguir ésto, quizás tendría que haber un INFARTO general caído del cielo, o del infierno para muchos banqueros y políticos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.