Ganar Madrid

8

Tania Sánchez Melero y Jorge García Castaño *

Hace quince días los autores de este escrito compartimos mesa de debate, por invitación de los jóvenes de IUCM a sus jornadas de formación. Reflexionamos sobre la situación política de la Comunidad de Madrid, sus gobiernos, y las alternativas sociales y políticas que intentan imponer un cambio de rumbo.

Coincidíamos en esa mesa, en dos reflexiones que nos llevan a escribir estas líneas.

Publicidad

La primera es consecuencia del análisis de la crisis. Al dogma liberal sobre el que se ha construido el modelo de región que hoy tenemos, encarnado en las políticas públicas de Aguirre-Gallardón, se le están  viendo las vergüenzas: ni ha sido democrático, ni ha sido liberal, ni ha distribuido de manera justa la riqueza generada por todos, ni tiene capacidad de regenerarse en un proyecto de futuro capaz de remontar la crisis y asegurar el bienestar. El diseño de región de las élites ha llevado a un callejón sin salida a las mayorías sociales.

El mes pasado se cumplían 30 años de la aprobación del Estatuto de autonomía de Madrid. En el acto institucional, el ahora presidente González, heredero directo de la dinastía Aguirre,  abandonaba el discurso triunfalista al que nos habían acostumbrado en los años de bonanza y llenaba minutos de intervención con retórica hueca sobre libertad y consenso, tratando de esconder la realidad de una región a la deriva.

Los datos de paro, pobreza y desigualdad de Madrid no soportarían hoy el triunfalismo con el que en tiempos mejores se presumía de las infraestructuras y proyectos regionales, pero nosotros no podemos dejarlos en el olvido. Hemos de hablar de ellos para identificar el fracaso de ese Madrid que se vendió como la suma de todos, y se ha descubierto como el expolio de lo común a mayor gloria de una minoría privilegiada.

Para la derecha ya es imposible vender esa imagen de región triunfante, locomotora económica de España. La realidad es que la Comunidad tiene a la venta la sanidad, la educación y hasta el agua. Tiene quebradas las universidades, las radiales, Bankia y la mayor parte del sector público municipal y además sufre la catástrofe moral de haber sido la capital nacional de la corrupción y el saqueo.

Las grandes infraestructuras de movilidad, deportivas, culturales y hospitalarias sobre las que han sustentado campañas electorales capaces de arrastrar a amplias mayorías a la fe en un capitalismo de amiguetes antidemocrático y antisocial, se revelan hoy como un proyecto de región incapaz de garantizar un futuro digno a sus habitantes, dejando ver lo que siempre fueron: una brutal inversión pública que en lugar de dirigirse a garantizar el bienestar colectivo han servido a la consolidación de un modelo productivo de bajo valor añadido. Servicios, especulación financiera y turismo de todo tipo es el papel reservado para España, con Madrid a la cabeza, en una Europa dominada por la lógica de los mercados por encima de las necesidades y el bienestar de sus gentes.

El Madrid del ladrillo y el hormigón ha sido un agujero negro que ha consumido ingentes cantidades de recursos públicos de todo tipo y ha producido enormes deudas públicas y privadas además de grandes beneficios para las élites que lo han diseñado.

A este modelo se ha consagrado la política madrileña y en ello sigue profundizando un gobierno regional que confía a un mafioso el futuro del desarrollo económico de la región. Eurovegas es el nuevo espacio de negocio del PP de la Comunidad, aunque el Presidente no lo mencionara. Es difícil explicar en un acto de conmemoración de la democracia madrileña que el futuro de la región exija la construcción de un espacio de excepcionalidad legal en su territorio.

Pero cuando hablamos de la política madrileña, no sería justo hablar sólo de sus gobiernos. Es cierto que ha sido necesaria la connivencia de la derecha con el poder financiero y empresarial para construir su proyecto de región. Pero no es menos cierto que el consentimiento social y la ausencia, no ya de proyecto alternativo, sino de una resistencia creíble por parte de la izquierda, han sido el caldo de cultivo imprescindible para que el proyecto ligara.

El próximo mes de junio se cumplirán 10 años del Tamayazo que aupó a Esperanza Aguirre a la presidencia de Madrid. Ese caso, del que aún quedan demasiados espacios en sombra, es un ejemplo de que la corrupción no es sólo un problema de ética personal, sino un ingrediente imprescindible en un sistema que tiene demasiados espacios de poder sobre los que la democracia  no puede actuar, un modelo en el que es imposible no percibir la inquietante presencia de poderes profundos, no electos, fuera de cualquier control. También el  poder (a veces transversal) en las empresas públicas, las cajas de ahorro, las universidades y un largo etcétera de instituciones ha sido imprescindible en el triunfo del modelo del ladrillo y la corrupción.

De estas relaciones surgió necesariamente el segundo elemento del problema; ese debate en el que está inmersa la izquierda y que empieza ser urgente resolver si no queremos, una vez más, perder el tranvía que nos saque de la calle melancolía.

Descubrirle las vergüenzas a tu enemigo es el primer paso para su derrota política y electoral pero abrir una brecha no es garantía de tirar un muro. Como bien nos dice el amigo Manolo Monereo, en momentos de crisis histórica, la revolución y la reacción compiten mano a mano hasta el último día, ambos proyectos pueden triunfar, depende de las fuerzas que acumulen antes de enfrentarse. El factor tiempo tampoco es neutral, desde luego. La crisis de régimen no es eterna, tiene una duración determinada y un resultado. Entramos en el tiempo en el que todo es posible y la historia no nos va a esperar.

Para acumular fuerzas, algunos creemos que son urgentes tres tareas:

La primera: limpiar el grano de la paja. Si entendemos  que el viejo Madrid del ladrillo, el hormigón y la especulación debe morir, hay que matarlo en todas sus expresiones, las del poder político que lo ha dirigido, y las de una forma de entender la política en la izquierda que por miedo, falta de fuerzas o por otros motivos, a veces ha dado la sensación de que ni siquiera ha batallado.

Pero reconocer los errores no sirve de mucho si no se elimina la posibilidad de volver a cometerlos. Ampliar los espacios de democracia con más transparencia y más participación, es imposibilitar a los poderosos –independientemente del ámbito donde operen-  para tomar decisiones que no tengan por objeto la consecución de objetivos comunes. Empezar por aplicarlo en casa, no sólo garantiza ampliar nuestros apoyos, nos debe permitir recuperar una credibilidad perdida por la política partidista consagrada en la sacrosanta Transición. Ofendernos cuando quienes no han participado de la democracia en los últimos 20 años ponen en duda la capacidad de los partidos para regenerarla, es alejarnos de una democracia capaz de involucrar a amplias mayorías.

La segunda: hacer realidad la política al servicio de los intereses de las mayorías. Para ello son necesarias alianzas inmediatas en el marco de las tareas que se han demostrado útiles en el objetivo central de la política: poner en contradicción a tu enemigo. Y no hacerlo con programas perfectos, discutidos entre minorías ilustradas que diseñan un futuro mejor. Formar parte de la organización de la resistencia y la solidaridad de las de abajo debe ser tarea obligatoria de la izquierda madrileña. Porque entre la institución y la movilización se desarrolla la vida cotidiana de la gente expulsada de sus hogares que no tienen ingresos para alimentar a sus hijos. Y que necesitan, urgentemente, no sólo entender lo que les pasa y soñar con un futuro mejor, necesitan hacerlo realidad para sobrevivir cada día. Organizar la solidaridad, la economía social y la ayuda mutua es una tarea prioritaria para acumular fuerzas, para crear poder popular, para construir un movimiento político y social de amplia base.

La tercera tarea: la conquista democrática del poder institucional que permita el cambio de rumbo actual de una región a la deriva. Sin duda será más fácil de alcanzar si la imprescindible alianza de la izquierda social y política se construye sobre la práctica de las dos anteriores. Con los ingredientes que nos reclaman quienes miran a IU con la esperanza de que sea un catalizador, pero no el principio y el fin de la alternativa: generosidad política y altura de miras.

Generosidad para entender que no se buscan representantes del pueblo sino constructores de proyectos comunes, capaces de identificar las aspiraciones de la mayoría. Movimientos populares como los que en Latinoamérica ganan elecciones con el pueblo y para el pueblo.

Altura de miras de quien no aspira a cambiar un gobierno para mantener el juego de las sillas, sino que se sabe con el potencial de conquistar colectivamente un futuro mejor.

Y ahora, a trabajar por ello. Para nosotras ya se acabó la transición y el desencanto.

(*) Tania Sánchez Melero es diputada de la Asamblea de Madrid. Jorge García Castaño es concejal del Ayuntamiento de Madrid. Ambos por Izquierda Unida-Los Verdes.
8 Comments
  1. Pilar García says

    Mediocre reflexión a la altura de los autores. Corte y pega de auténticos análisis recientes de unos pocos pensadores. Leer a Juan Torres, Llamazares, Julio Anguita…etc.etc. , y encontraréis párrafos similares, si no idénticos a los aquí escritos.
    Para mi Tania Sánchez jamás tendrá credibilidad. Ya he dicho en numerosas ocasiones –incluso a ella misma-, que no me parece una política merecedora del liderazgo adquirido dentro de IU. Además su honestidad política quedó en entredicho a raíz del caso de Velilla de San Antonio y de su voto incondicional en la Asamblea de Madrid, el 29 de junio del 2010, para consejera de Telemadrid a una imputada en delitos de corrupción, ex alcaldesa de Velilla de San Antonio.
    Me troncho cada vez que oigo a esta señorita alzarse en adalid de la lucha contra la corrupción en Madrid, cuando además de su apoyo para que los imputados ocupen puestos en lugares públicos, jamás ha denunciado la corrupción del PSOE de Velilla, expulsando de IU, sin embargo, a los compañeros que si lo hicieron.
    Menos hablar y mas ponerse a trabajar de manera altruista y sincera por ese cambio, al menos el tiempo que todavía os queda por seguir cobrando un sueldo público mientras que, millones de parados están sin trabajo, miles de niños llegan sin desayunar al cole, familias son desahuciadas de sus casas…etc.etc. Y vosotros, aislados en vuestra burbuja de privilegios políticos, nos teorizáis de vez en cuando sobre vuestras enésimas reconstrucciones, refundaciones y necesidades de unidad, cuando ni vosotros mismos sois capaces de poneros de acuerdo.
    Quién no os conozca, que os compre que diría Valera.
    Pilar.

  2. Mari Carmen says

    Muy de acuerdo con vuestra reflexión: certera reflexión y equilibrada autocrítica. Somos más y tenemos el derecho y el deber de ganar la batalla democrática en defensa de lo público a quienes han convertido esta democracia en una cleptocracia.

  3. Zapiola says

    Chicos, se derrumba Europa, y ustedes hablan de la parcela madrileña. Ponganse en el contexto de crisis mundial capitalista. No hay salidas en el universo democratizante de ‘las grandes mayorías’. Todavía los capitalistas no les tiraron toda su crisis encima. Si el Papa bonapartista falla en frenar la rebelión, vendrán los métodos de las Centurias y los Amanecereres…

  4. Tania Sánchez says

    Amiga pilar, quien no te conozca tampoco sabrá que nuestras discrepancias se inician por tu apoyo y mi oposición a que IU pactara con el PP en Velilla una moción de censura y posterior gobierno. Largo lo hemos discutido, pero no nos convenceremos la una a la otra nunca. Un saludo

  5. Pilar García says

    Tania:
    Por supuesto que parte de ese momento y esos polvos, trajeron los posteriores lodos. El que una opinión personal, no aprobada hasta el 2010 –después de la expulsión de los dos concejales que denunciaron la corrupción-, que hablaba de que “ni por activa ni por pasiva, bla, bla, bla”, te haya llevado a expulsar en primer lugar a dos compañeros de manera ilegítima e ilegal, a no denunciar jamás la corrupción del PSOE en Velilla, a impedir la legítima presentación de una candidatura elegida por unanimidad en la asamblea de Velilla, a apoyar una candidatura paracaidista que, mantuvo durante más de nueve meses la concejalía de IU sin ocupar, dando al PP la mayoría absoluta, a formar parte de una gestora de la asamblea de Velilla que hizo dejación clara de sus responsabilidades y que ha acabado con una de las mejores asambleas de IU en Madrid y por último a votar a la imputada a la que nunca has denunciado públicamente, Dolores Agudo, ex alcaldesa de Velilla, como consejera de Tele Madrid el día 29 de junio del 2011, en la Asamblea de Madrid de la que eres diputada, deja bastante claro el tipo de político que eres. Estás desautorizada para hablar de lucha contra la corrupción, de honestidad, de compañerismo y de trabajo en conjunto.
    No pretendo convencerte, sino tan sólo denunciar tu verdadero fondo. La razón me la va dando el día a día y en breve, será mucho más evidente.

  6. aysen says

    Pilar ha hecho un pregunta relevante: ¿Por qué Tania Sánchez apoyó en la Asamblea de Madrid, a una imputada por corrupción para consejera de Telemadrid?.
    La pregunta es muy importante, y aún más los silencios, porque Tania Sánchez conocía perfectamente la condición de imputada por dos juzgados (el 1 y 3 de primera instancia de Coslada) y por graves delitos relacionados con el saqueo de fondos municipales en el período que esta persona, Dolores Agudo, era alcaldesa de Velilla de San Antonio. Aunque no sea consuelo para Tania, esta imputación era igualmente conocida por los diputados Rubén Bejarano, Antero Ruíz, Gregorio Gordo o Libertad Martínez. Todos ellos votaron igualmente a favor de quien era mano derecha de Tomás Gómez, Secretario General del PSM.
    Habría mucho que decir sobre el vergonzoso caso de la corrupción del Ayuntamiento de Velilla de San Antonio, y como desde algunos dirigentes de IU-CM se sigue intentando ocultar. Un favor que seguramente habrá sido muy estimado en el PSM, como ya lo reconocieron los imputados locales. Todo se resume en algo tan sencillo como que quienes se atrevieron a denunciar uno de tantos casos de corrupción (IU-Velilla de San Antonio), practicado en este caso por cargos públicos del PSOE, fueron castigados por quienes desde IU-CM valoraban más los acuerdos y pactos que entonces tenían con el PSM que la limpieza ética que tanto pregonaban. Quienes así actuaron desde IU-CM siguen representando a esta organización en la Asamblea de Madrid, y dirigiendo la organización, incluso dando conferencias contra la corrupción de los demás. Volverán a actuar igual cuando se den nuevamente las condiciones.
    La pregunta de Pilar es una pregunta clara y relevante, no sometida a la polémica-tinta-de-calamar por la que se escapan tantos indecentes que practican la ética “creativa”. Tania Sánchez, y el resto de diputados que conocían la naturaleza judicial de Dolores Agudo, tienen pendiente dar respuestas. IU-CM también tiene un reto ante si: recuperar la confianza de tantos ciudadanos que exigen casi a gritos una alternativa verosímil. Pero con estos mimbres y con esta calidad de políticos no se construye nada firme y menos aún creíble. Si IU-CM no es capaz de responder a estas necesidades los ciudadanos acabarán por crear otro instrumento. Los ciudadanos ya estamos hartos de tanta doblez y de tanta tolerancia con los golfos.

    Antonio Martínez

  7. Pilar García says

    La ignorancia hace al individuo osado, pero no es tu caso Tania. Mira este artículo de hoy en El País http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/03/29/madrid/1364584900_851265.html

    Esta es la señora a la que tú votaste para Consejera de Telemadrid y a la que como contrapartida, Antonio y Juana, consiguieron llevar a los tribunales, preservando las pruebas que existían de irregularidades con la garantía de ese gobierno que tanto te escandaliza.
    Por cierto, la expulsión de los dos concejales que pergeñasteis entre todas las tribus de IUCM, a parte de servir para cargaros una de las mejores asambleas de IU, la de Velilla, no ha servido para mucho mas. Como sabrás, Antonio y Juana, siguen siendo militantes de IU y están de concejales en el Ayuntamiento.
    Salud y buena suerte.

  8. Pilar García says

    Y no contentos los diputados de IUCM en la Asamblea de Madrid, con haber votado a Dolores Agudo Masa para consejera de Telemadrid en junio del 2011, cual burros tropezadores, la elegisteis para consejera del Patrimonio en noviembre del mismo año:
    Pág.3293-4 http://www.asambleamadrid.es/Resources/Ficheros/C5/Diarios%20de%20sesiones/Diarios%20de%20sesiones%20%20Legislatura%20IX/IX-DS-78.pdf

    ¿Qué le debéis al PSOE que os lleva a votar a imputados de este partido para puestos de responsabilidad pública por duplicado?

Leave A Reply

Your email address will not be published.