AGUSTÍN MORENO | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 01:40

Tiempos difíciles son los que estamos viviendo los ciudadanos españoles, tiempos sombríos, que diría Bertold Brecht. Aquellos que todavía ríen ignoran el posible despido que les puede afectar, los recortes que sufrirán, las nuevas subidas de impuestos, el deterioro de los servicios públicos, los años que tendrán que seguir trabajando más allá de lo razonable y la merma futura de su pensión. Ya no hay muchos jóvenes que rían porque sufren el brutal paro, conocen la inseguridad laboral y quizá estén haciendo las maletas. Los griegos han sido empobrecidos un 40%; en España vamos, de momento, por el 22% y el paro es mayor, la desprotección aumenta y se convierte en humillante en muchos casos.

Manifestacion_contra_recortes_tiempos_difíciles
Imagen de una manifestación contra los recortes, celebrada en Madrid. / Kiko Huesca (Efe)

Esperábamos a los bárbaros de la Troika. Y para que no llegaran, Rajoy empezó a tomar medidas brutales que convirtieron los dos primeros años de la legislatura en el Gran Saqueo de salarios, derechos sociales y laborales. Y hasta de sueños. Dijeron hacerlo porque no había más remedio, cuando en realidad la crisis es una excusa para acabar con todo y dejar una sociedad irreconocible, un futuro inhabitable para la mayoría. Así la pobreza se extiende, los salarios se han devaluado, siguen los recortes del gasto social y el desmantelamiento de lo público. El país se ha puesto en almoneda. Todo ello para que la banca y las grandes empresas del Ibex vuelvan a obtener fabulosos beneficios, para que el PIB crezca el 0,1%.  Valiente victoria pírrica sobre los trabajadores y la mayoría social. Dos años después hay más desempleo, más precariedad, más desprotección y más desigualdad. Brutal balance de la gestión del PP.

La política de recortes ha desmantelado la protección a la dependencia y los servicios sociales, el presupuesto de ciencia e investigación; se ha intentado privatizar la sanidad en Madrid y otros servicios públicos. Sólo en educación los recortes ascienden a 6.400 millones de euros, lo que supone 22.000 profesores despedidos mientras aumentó en doscientos mil el alumnado. La ley Wert es puro darwinismo escolar al servicio del darwinismo social, económico y político. Su filosofía educativa antepone las necesidades de los mercados a la formación integral de las personas y a la construcción de una sociedad más justa y cohesionada. No hemos estudiado por encima de nuestras posibilidades: el problema es que tenemos un gobierno muy por debajo de lo que se merece este país.

Han doblado las campanas por los trabajadores con una reforma laboral que les deja inermes al abaratar el despido. Con la mitad de ellos sin convenios se devalúan los salarios. El saqueo de los derechos laborales está conduciendo a una explotación sin límite de los trabajadores. Otro de los principales ataques ha sido la reforma de las pensiones, con la excusa del factor de sostenibilidad, desvinculando las subidas del IPC y relacionándolas con la esperanza de vida. Un doble hachazo que significa perder poder adquisitivo año tras año, y reducir la pensión de inicio, algo que se calcula en torno al 20% en una década. Ya se ha empezado a aplicar para 2014 con una subida de pensiones del 0,25%, la mitad de la inflación. Y no ha habido la respuesta sindical necesaria y a la altura de la agresión, tan solo notas de prensa donde se “lamenta” la reforma.

La náusea de la corrupción. Estamos ante los escándalos de corrupción más grandes del actual periodo democrático: Gürtel, Bárcenas, caso Nóos, EREs andaluces, Caja Madrid-Blesa, Díaz-Ferrán, Matas… Nos movemos en un “teatrillo” que llaman democracia los que lo gestionan y controlan al margen y en contra muchas veces de la ciudadanía. No les importa el fuerte olor a podrido. Mienten, sobre todo mienten con alevosía, a sabiendas de que falsean lo comprobado ya, no les importa mentir, son impunes, hasta ahora. Aquí no dimite ni dios, o solo en situaciones extremas. Somos una anomalía con nuestros políticos de oreja dura. En el resto del mundo democrático, políticos, empresarios y jueces salpicados por escándalos, incluso menores, dimiten con naturalidad e incluso alguno se suicida. Aquí no y probablemente tenga que ver con los cuarenta años de franquismo. Juegan a presionar a los jueces, a la anulación de pruebas, al vencimiento de plazos y al filibusterismo de los mejores abogados al servicio de los mayores delincuentes. Pero aunque los corruptos sean declarados inocentes, lo repugnante es que existan,  y un chorizo prescrito no deja de ser un chorizo. Mala cosa cuando en un país se manipula la opinión pública para igualar la honestidad y la infamia.

carga_policial_rodea_el_Congreso
Carga policial tras la concentración ‘Rodea el Congreso’ del pasado 14 de diciembre. / Luca Piergiovanni (Efe)

El asalto a las libertades. Primero vinieron a por los derechos, ahora a por las libertades. Es evidente que al PP no le gustan las protestas y se han encontrado con la movilización popular y la resistencia ante sus agresiones. Y eso es lo que les ha puesto nerviosos. Cuando un gobierno aplica una política antisocial de forma sostenida, solo le queda la mentira y la represión para mantenerse en el poder. El proyecto de Código Penal de Gallardón, la ley de “Seguridad Ciudadana” de Fernández y la anunciada ley de Servicios Mínimos para recortar el derecho de huelga, son tres patas sobre las que asentar una legislación para reprimir la protesta ante la injusticia. Son un intento de criminalización generalizada del conflicto social que se lleva por delante derechos y libertades constitucionales.

Y por si fuera poco ahora pretenden prohibir el derecho al aborto, haciendo retroceder varias décadas a la sociedad española ¡Qué cinismo de quienes suprimen las ayudas a la dependencia y recortan lo social! Hay que volver a leer a Italo Calvino en su famoso alegato frente a Claudio Magris: “Traer a un niño al mundo tiene sentido sólo si el niño es deseado consciente y libremente por sus padres. Si no, se trata simplemente de comportamiento animal y criminal. Un ser humano se convierte en humano no sólo por la convergencia causal de ciertas condiciones biológicas, sino a través del acto de voluntad y amor de otras personas. Si este no es el caso, la humanidad se vuelve —lo cual ya ocurre— no más que una madriguera de conejos. Sólo aquellas personas que están 100% convencidas de poseer la capacidad moral y física no sólo de mantener a un hijo sino de acogerlo y amarlo, tienen derecho a procrear. Si no es el caso, deben primeramente hacer todo lo posible para no concebir y si conciben, el aborto no representa sólo una triste necesidad sino una decisión altamente moral que debe ser tomada con completa libertad de conciencia (…)”.

En resumen, un Estado que trata como delincuentes a los ciudadanos que se manifiestan para pedir más democracia, para exigir que se cumplan los programas electorales o para protestar contra los recortes sociales ¿se puede considerar democrático? Esa es, ni más ni menos, la cuestión.  Junto con otra no menos importante: lo legal no es lo mismo que lo justo y la ciudadanía tiene que tenerlo muy claro. Este gobierno pretende con estas leyes que se apliquen los despidos, los desahucios, los recortes y las privatizaciones sin resistencias. Aunque para ello tenga que montar un Estado policial incompatible con la democracia. Cuando lo injusto se hace legal, lo único decente y digno es rebelarse. No hubiera habido ningún cambio social ni político en el mundo si se hubieran confundido los dos términos.

Artículos Relacionados

  • enrique orozco de leon

    Gracias Agustín , tus denuncias me recuerdan los momentos difíciles de mi vida y me dan fuerzas para seguir luchando contra las injusticias actuales. Te deseo mucha felicidad.

  • clepol22

    Excelente y clara exposición de lo que esta marabunta de gobierno, con la escusa de una crisis que ellos han fabricado para imponernos una penitencia por pecados que otros han cometido…

  • Gabriel

    Algo de lo que no se está hablando es del proyecto de ley “contra la corrupción” del PP, que blinda a la cúpula de los partidos en caso de demostrarse financiación ilegal, dejando como imputable máximo al tesorero… Una ley a la medida de quienes la proponen.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend