Podemos somos tod@s

22
Pablo_Iglesias_Alberto_Garzón
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante un debate con el responsable de Convergencia de Izquierda Unida, Alberto Garzón. / podemos.info

...y por eso cultivaban jardines de sueños / y los
exportaban con grandes lazos de colores / y los profetas
 de la oscuridad se pasaban noches/ y días enteros /
 vigilando los pasajes los caminos buscando estos
peligrosos cargamentos / que nunca se dejaban
atrapar / porque el que no tiene ojos  par soñar / no
ve los sueños ni de día ni de noche. Gioconda Belli

 El 25 de mayo yo no voté a Podemos. No obstante, comparto la mayor parte de su programa, tengo muchos amigos y amigas que pertenecen a Podemos y avalé con mi firma su candidatura. Los resultados de las elecciones europeas, como ya analicé, además de una derrota del bipartidismo han supuesto un giro a la izquierda y la demostración de que la política de recortes no goza de impunidad. Me alegré mucho de la aparición de Podemos y del avance de Izquierda Unida y de Equo-Compromís. La irrupción de Podemos fue como un ladrillazo en el charco de las aguas estancadas de la política española. Por ello celebré sinceramente su éxito electoral, como nueva fuerza que tiene muchas cosas que decir y que ha sido capaz de galvanizar a nuevos sectores del electorado progresista e indignado a los que IU y otros no eran capaces de llegar.

Publicidad

Aunque que puedo tener algunas diferencias con ellos, eso no es lo más relevante: tengo claro que estaría en Podemos si ésta fuera la suma de toda la izquierda y no una fuerza más. Llevo tiempo defendiendo la necesidad de construir una alternativa unitaria para echar al PP del gobierno y he participado por la Marea Verde en asambleas de proyectos de convergencia como Alternativas desde Abajo y Suma. Creo que Podemos tiene que resolver varios retos y su futuro dependerá de que lo hagan con éxito. Tendrán que poner en coherencia su discurso y su práctica en materia de participación democrática. Más allá de las wiki-consultas por internet, deberán articular la participación de miles de activistas que quieren ser protagonistas del proceso de empoderamiento y cambio, así como dotarse de una auténtica dirección colectiva. Podemos ha sido una especie de resurrección para muchos viejos militantes de la izquierda desencantados con la política institucional: el desafío es construir una organización en la que todos sean albañiles y arquitectos.

También deben resolver la política de alianzas con el resto de la izquierda. Tendrán que decidir si apuestan por construir la unidad con otros o por intentar romperles, como podría deducirse de las declaraciones de algún dirigente en relación a IU. Es evidente que 2015 va a ser un año decisivo y una parte importante de la población espera respuestas y soluciones urgentes a sus problemas. En mi opinión, no sería el momento de priorizar la autoconstrucción de las organizaciones, sino los acuerdos de unidad que hagan posible el golpe de timón en el panorama político. Ante esta demanda, que creo mayoritaria en la izquierda, no valen excusas de método de ningún tipo, porque si el método es importante la unidad lo es más aún. Lo anterior se resolverá mejor o peor en función de cómo Podemos haga la digestión de los resultados electorales del 25M y si evita una euforia política incontrolada ante las tendencias que apuntan las encuestas. Espero que no cometan el error de pensar que la alternativa son ellos solos, en vez de la unidad de todos, incluyendo a mareas, movimientos sociales y fuerzas jóvenes y veteranas de la izquierda como IU que, aunque tenga cosas que cambiar, tiene mucho que decir y aportar.

Pero el paroxismo de la derecha y del bipartidismo hacia Podemos no ha parado de crecer. Y se manifiesta en varios planos. Por una parte, con el intento de articular trampas electorales  para asegurar el control del poder y salvaguardar un bipartidismo que se resquebraja (elección de alcaldes por la lista más votada, cambio de las reglas electorales a través del sistema de circunscripciones como plantea el PP de Madrid, etc.).

Por otra, a través de una campaña de  brutales ataques a Podemos en la que ha participado la flor y nata de los partidos dinásticos. Haciendo un poco de recuento, han entrado a saco Rajoy, Felipe González, Esperanza Aguirre, Ignacio González, Carlos Floriano, Ignacio Sotelo, Susana Díez, Sáenz de Santamaría, Pedro Sánchez y un largo etcétera, por no hablar de la caverna tertuliana, incluidas las páginas de El País. Los epítetos son muy recurrentes: etarras, boliviarianos, populistas, antisistema, mesiánicos, curanderos, falsos, dictadores, goebbelianos… Más allá de que algunas formas puedan no gustar, es muy fuerte que el bipartidismo les acuse de populismo, cuando tanto PP como PSOE se caracterizan por incumplir radicalmente sus programas electorales.

Como paradigma de esta estrategia está EsperanzaAguirre, que se monta su campaña electoral hacia la alcaldía de Madrid en base al insulto a Pablo Iglesias, intentando movilizar a la ultraderecha del PP e incluso a los tuiteros para que aporten información para atacarle en lo que parece un auto de fe. Aunque quizá lo que hace es aplicar la estrategia de la gallinita de la Pampa, que da los gritos en un sitio y pone los huevos en otro, por ejemplo, para desviar marrones como el que desvelaba La Vanguardia: su gobierno camufló como contratos 657 concesiones a la trama Gürtel.

Veremos hasta donde es capaz de llegar el hostigamiento desde los poderes fácticos. Pero lo cierto es que ante la tremenda campaña desatada es una obligación moral y política posicionarse. Ante este linchamiento político y social no cabe otra actitud más decente que la solidaridad y decir como demócratas que Podemos somos tod@s. Y algo más importante aún y muy serio: responsabilizar al PP, a Rajoy y al ministro del Interior de lo que pueda suceder por incitar al odio y alentar los más bajos instintos de la parte más reaccionaria de este país. Esperemos que nadie tenga la tentación de echar mano de las cloacas del viejo aparato del Estado, como prolongación de la agresión mediática que están realizando hacia Podemos y sus dirigentes.

Pero el desafío para todos los que creemos que es preciso un cambio radical, sigue siendo el mismo: cómo construir la unidad de la izquierda, cómo hacer visible lo invisible, cómo hacer política desde una perspectiva ética frente a los políticos profesionales de la mentira. Más aún cuando la renovación lampedusiana del PSOE probablemente quede en nada. Porque mucho no se puede esperar de un secretario general que tiene como modelo de referencia a Felipe González, que aprovecha a su favor en la campaña de primarias la correcta posición de Madina defendiendo la sentencia de la audiencia Nacional sobre el cerco al Parlament, y que defiende la inevitabilidad del rescate a la blanca con el argumento de la gran depresión.

Por ello, la cuestión sigue situada en 2015, en si se impone la gran coalición o la unidad de la izquierda. Una Unidad Popular ante el riego de que el PP siga en el poder con un porcentaje muy bajo de votos. O que se configure una gran coalición PP-PSOE, impulsada por el propio PP como gran beneficiario y por personajes como Felipe González, convertido en guardián de las esencias del régimen de la segunda restauración borbónica.

Como ya ha dicho alguien, ojalá Podemos sea objeto de estudio en el futuro en las facultades de Ciencias Políticas. Pero no como un brillante y efímero fuego artificial o como una ola a punto de romper. Sino como los que tuvieron el mérito de acercar a la política a una generación de jóvenes que siente más simpatía por Matrix que por Marx. Como los que ayudaron a dinamizar cambios en otras formaciones de izquierda como IU. Como una fuerza política con recorrido, capaz de transformar la política y la sociedad española en unidad con otras formaciones progresistas. Podemos tiene tanto potencial de esperanza como interrogantes. Porque todo lo nuevo tiene mucho de viejo y de clásico, y lo nuevo no es ser más o menos moderado o de izquierdas, lo nuevo sería la coherencia. Y ese es el reto: no apartarse de la lucha popular y del compromiso con la gente.

22 Comments
  1. buitron says

    No sabes cuánto me ha gustado. Porque en poco, haces un recorrido magnífico, haciendo digerible lo complejo y difícil. Y porque eres delicado, que es lo que necesita la política. Gracias

  2. Carlos says

    Don Agus, usted últimamente alucina.

    «es tan burdo, sobreactuado y artificial el enfrentamiento PP-Podemos, acusando al primero de comunista, bolchevique, amigo de terroristas, usuario de las técnicas de Goebbels o bolivariano que resulta hilarante. No creen en ese choque de trenes ni Aguirre, ni Cospedal ni tampoco Iglesias, por mucho ponga en ocasiones cara de haberse comido un limón cuando les responde, y por mucho que los fans de Podemos se diviertan de lo lindo expresando iracundamente sus fobias hacia quienes descalifican a su mesías. Ellos mismos también participan en este simulacro de lucha libre. Al fin y al cabo, está tan agradecido el señor Iglesias a esta publicidad tan gratuita que ha recogido el guante que el otro día le tiraba la lideresa Aguirre de invitarla a un debate en La Tuerka. Público, en un lapsus que evocaba los trucos de la lucha libre titulaba así la noticia: “Aguirre se enfrenatará a Pablo Iglesias en el plató de La Tuerka”. Sólo le faltó cambiar «plató» por «ring» o por «colchoneta». Luego, tras el debate, se podrían ir a tomar unas cañitas juntos para recuperarse del sudor del “tremendo cuerpo a cuerpo”, evocando las prácticas de los representantes institucionales que se tiran a degüello en los parlamentos para luego acabar cenando juntos. Todo muy rubalcabiano. Veremos en qué acaba la famosa querella de Podemos contra la lideresa y su escudero Inda.»: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2014/07/guardame-los-votos-pablo-que-en-unos.html

  3. el hijo de florinda says

    Muy acertado el artículo dejando en clave esa propuesta de unidad que toda la izquierda real debe consensuar y tirar para adelante sin miedos, a cara descubierta para apartar de la Política a toda esta gentuza que nos tienen atrapados.

  4. pedro says

    Espero que podqmos

  5. Patronio says

    Pues yo no soy Podemos pero soy tan de izquierdas o más que todos estos que os consideráis los únicos representantes legítimos de la izquierda fetén. Yo tengo muy claro quien ha traído a España el estado del bienestar y quién ha conseguido arrebatar todos los avances sociales que la derecha nos negaba, por mucho que los queráis incluir en eso que llamáis «casta» (término, por cierto, acuñado por un ultraderechista como es Enrique de Diego). Y en esa lucha el Psoe no ha estado nunca acompañado por Izquierda Unida ni otros visionarios de la autodenominada izquierda auténtica. Más bien al contrario, ¿o no recordamos ya que Julio Anguita contribuyó decisivamente al ascenso de Aznar al gobierno de la nación?
    Cierto es que se ha desatado una campaña inmunda contra Podemos desde la caverna política y mediática y en su defensa estaremos todos los que nos consideramos de izquierdas y progresistas, pero hermanarme con Podemos, ni de coña. Soy un poco más serio y tengo ya algunas canas. Hazlo tú y tu artificial coalición, que estáis acojonados pensando en los votos que os va a arrebatar.

  6. neike says

    Pues nada Patronio, hermanaros con el PP, tal y como propuso Felipe Gonzalez, ya vereis que bien os va, ya… Y quede claro que yo he votado al PSOE más veces de las que puedo recordar, pero ahora les oigo y solo veo un PP-bis

  7. El pez grande says

    Hay ocasiones, en cualquier tipo de régimen político, que la clase gobernante se encastra en el poder, y aún siendo una democracia, se pervierte el sistema, y el poder pasa de unas manos a otros de un grupo reducido de personas, incluso en sagas familiares y económicas. Creo q estamos ahí. No hay más que ver como incluso al peligrar el sistema de bipartidismo, algunos pretenden una gran coalición, cambiar leyes, etc., para que todo siga igual. Por eso, el fenómeno de Podemos me parece positivo, para poner el poder del lado de los ciudadanos y mandar un mensaje de que la democracia está en nuestras manos y no de las que la han secuestrado. En como las campañas de consumo, cuando los consumidores se organizan las empresas espabilan….por eso no interesa consumidores organizados…por Lo mismo , ciudadanos informados, organizados y activos.

  8. MARTALEGUA says

    Agradecemos y reconocemos el sincero comentario de esta página, sobre el cual vamos a permitirnos exponer nuestra personal opinión. De nuestra parte desearíamos no equivocarnos, pero sinceramente creemos no estén pensando y actuando políticamente cometiendo el error de creer, que son sólo ellos la alternativa para sacarnos del lodazal, al que nos ha conducido, en primer lugar un corrupto y en segundo lugar un incompetente bipartidismo político, exclusivamente ocupado en la defensa de intereses personales y la de sus respectivas formaciones políticas, todo ello desde que tomaron el relevo de aquel fascista régimen dictatorial, al cual lamentablemente permanecen todavía unidos por el cordón umbilical. Respecto a la esencia del artículo que estamos comentando «Podemos somos tod@s», sí hemos de reconocer que hasta la fecha, ningún movimiento político progresista había sido capaz de sacudir, atraer y aglutinar con semejante fuerza, la conciencia política de esa enorme cantidad de gentes, como lo ha conseguido el movimiento «Podemos», indiscutible prueba de ello, es haberse colocado en tan corto espacio de tiempo, como tercera fuerza política del país; se trata de un mérito que debería ser apreciado y tenido muy en cuenta, por todas aquellas otras fuerzas políticas progresistas, que desde hace tanto tiempo permanecen estancadas, aunque sea con el indiscutible mérito de permanecer esencialmente fieles a su ideario socialista. Personalmente creemos, que este pequeño comentario que acabamos de exponer, deberían considerarlo muy objetivamente todas aquellas fuerzas políticas de izquierdas, para engancharse sincera y lealmente a esa «locomotora», que tan acertadamente está tirando actualmente de la ilusión política de gran parte de la ciudadanía española, con la segura esperanza del indiscutible cambio político que necesita España, para la total renovación de todas y cada una de nuestras caducas y obsoletas Instituciones, las cuales aunque sólo fuera por inercia, están condenadas a su total desaparición, alimentadas por la incompetencia y la corrupción, pero que con nuestra leal y decidida intervención, podemos acelerar el proceso de ese perentorio y necesario cambio político, económico y social, que a gritos está pidiendo el Pueblo español. Aunque sea repitiéndonos una y mil veces más, para unir fraternal y socialmente nuestras fuerzas progresistas, insistiremos con nuestro sencillo lema, «IZQUIERDA UNIDA PODEMOS». El grado de conducta y actuación de los personajes, apartados de intereses personales y comprometidos en la honrosa y sacrificada labor política que necesita el país, será la definitiva prueba de fuego por la que deben pasar, para determinar el grado de responsabilidad que merecen asumir cada uno de ellos, en ese esperanzador proyecto político.

  9. Jordi says

    «una generación de jóvenes que siente más simpatía por Matrix que por Marx»
    Tengo casi cuarenta años y creo que hay mas gente en de mi quinta en matrix y en las que me han precedido que en la actualidad, que tiene el psoe de marx? que ministro del psoe ha sido minimamente keynesiano?

  10. juliorodriguez says

    El fenómeno Podemos guarda relación con el 15-M y con que en las
    europeas un amplio pero diverso sector pupular (que hay que situar en la izquierda) de jóvenes, estudiantes, trabajadores y profesionales le han votado. Ir mucho más allá es precipitars. Un sector de IU deslumbrado ante la súbita aparición del millón y medio de votos a Podemos
    puede estar haciendo las cuentas de la lechera. En IU hay mirar de robustecerla sin atajos, manteniéndo las señas de identidad de una fuerza de izquierda, con un planteamiento de solución real de los problemas que tienen los trabajadores.

  11. jquilez says

    Muy de acuerdo contigo, Agustín. No se debe buscar un nuevo mesías. Pero sí se agradece un revulsivo y un poco de aire fresco en la política que les haga replantearse para qué están aquí. La reacción de los partidos «dinásticos» ha sido patética. Ladran, luego cabalgamos.

  12. nacho63 says

    A PODEMOS, le estábamos esperando hace muchos años, sobretodo los que ya tenemos muchos años y solo espero verlos en la Moncloa y que levanten todas las alfombras que tienen que estar llenas de mucha «mierda».Un abrazo muy fuerte para todos los que han hecho posible que PODEMOS, sea una realidad.

  13. Alfa y Omega says

    – Estos últimos años ha habido penurias, pobreza, subida de precios, despidos, deshaucios y hambre. Además, el gobierno esta cogiendo mala fama…¡Esta es nuestra oportunidad!
    – ¡Bien, vamos!
    – Pero…tendremos varios escollos para poder llegar al poder…
    – ¿Cuáles?
    – Ya lo sabes, nuestras relaciones con los extremistas de ETA y el gobierno venezolano, y nuestro programa político es utópico y desastroso…¡Nadie se lo va a tragar!
    – No te preocupes, la gente se creera cualquier cosa gracias a este libro que me dio mi coleguilla fallecido
    – ¿Qué libro?
    – «Populismo»
    – Y nuestras relaciones con…
    – No importa, sólo hay que usar el método común, negarlo hasta el final y olvidar el tema
    – ¿Y como piensas hacer todo esto?
    – En principio, lo mismo que han hecho todos los de mi calaña: encasillamos a todos los demás partidos como uno mismo (casta) y les criticamos sin mencionar ni uno de nuestros defectos.
    – ¡Así, sí que Podemos!

  14. pepe says

    Por favor ¿ me puede explicar alguien , que pronosticaban las encuestas y sondeos de intención de voto antes de aparecer Podemos ?

  15. pepe says

    El discurso de Pablo Iglesias en sus muúltiples intervenciones en los «medios» parecía calcado de I. U. , o mas bien del F. C. S. M. ¿ Me parece a mi , o últimamente se está diluyendo en ambigüedades ?

  16. Vitaldent Giulia says

    Letto, molto interessante

Leave A Reply

Your email address will not be published.