Grecia, Francia: la muerte de la política y la política de la muerte

11

Manolo Monereo *

“Sin homogeneidad social, la más radical
igualdad formal se torna la más radical
desigualdad, y la democracia formal, la
Dictadura de la clase dominante”.
Hermann Heller, 1928

manolo monereoSon señales elocuentes, datos de una profunda involución social, de crisis de la política y de decadencia cultural. Lo que estamos oyendo y leyendo sobre Grecia supera con mucho lo conocido hasta el presente. Se está defendiendo casi unánimemente el derecho y el deber a la injerencia de las instituciones de la Unión Europea (especialmente Alemania) en las elecciones griegas. Las amenazas peores, la mentira convertida en verdad oficial y el chantaje practicado como modo usual contra aquellos pueblos que se atrevan a cuestionar, aunque sea moderadamente como es el caso de Syriza, las reglas del juego dominantes de esta Europa alemana del euro.

Publicidad

No sé si a estas alturas nos estamos dando cuenta todos y todas qué tipo de construcción política y de forma de dominio es la Unión Europea, esto que en el lenguaje usual se llama Europa. Por lo pronto, el pensamiento único ha devenido en política única y con ello, el neoliberalismo y sus técnicas de poder se convierten en obligatorio para todos los Estados. Las poblaciones, sobre todo las del Sur, ven como se degradan sus condiciones reales de vida y sus libertades materiales se recortan sistemáticamente y, más allá, un tipo de democracia que ya no significa el autogobierno del pueblo.

El caso griego se ha convertido en un ejemplo de lo que son las políticas de austeridad impuestas por los poderes fácticos europeos, es decir, por eso que se llama la Troika. Con el pretexto de rescatar al país de una grave crisis económica y financiera, se le impone un conjunto de medidas de ajuste que supone una enorme degradación de las condiciones de vida y de trabajo de la población, un recorte brutal de las prestaciones públicas y una sustancial disminución del papel regulador y redistribuidor del Estado. Sí, se trata de una guerra y no es nada extraño que viejos resistentes griegos a la invasión alemana así lo pongan de manifiesto. Una guerra de clases declarada por los poderosos e impuesta a las poblaciones bajo el chantaje de la deuda.

En Grecia se ha ido construyendo una alternativa. No ha resultado fácil. Cuando un régimen político se hunde y el sistema de partidos estalla, la confusión crece y el desencanto se generaliza, no resulta fácil organizar la esperanza y convertirla en política. Syriza parece que lo está consiguiendo y que puede ser la ganadora de las próximas elecciones con un programa, hay que insistir sobre esto, realista y hasta moderado pero defendiendo la dignidad de un pueblo y la independencia del país.

Crece el temor a que Syriza gane y que con ello entre en crisis el conjunto de la eurozona. Sorprende que un pequeño país ponga en cuestión a la primera potencia económica del mundo. Lo que Grecia pone de manifiesto es la debilidad estructural de esta Europa del euro y, sobre todo, el enorme poder de decisión y de acción de eso que se llaman los mercados y que no es otra cosa que el dominio del capitalismo monopolista financiero.

Sin embargo, desde un punto de vista democrático y desde las mayorías sociales lo que debería preocuparnos es qué pasará en Grecia si no gana Syriza, es decir que el chantaje haya tenido éxito y que las élites gobernantes de la UE se hayan impuesto. ¿Qué quedará de la democracia en Grecia? ¿Quién defenderá las libertades democráticas cuando estas se disocian de la justicia social y de la igualdad? ¿Quién protegerá al pueblo de la codicia de las clases dominantes?

Estas preguntas hay que hacérselas también pensando en la masacre de París. Francia no es cualquier país. Tiene un Estado fuerte y ha tenido una gran capacidad de integración social. Una sociedad civil robusta, grandes sindicatos y partidos de izquierda y un proyecto como el gaullista, que aseguraba cohesión social e identidad nacional. Veinte años de políticas neoliberales lo han cambiado todo, los grandes sujetos sociales y políticos se han ido disolviendo y desintegrándose las identidades. De los grandes proyectos colectivos no queda mucho y la sensación es de decadencia y de orfandad. Las nuevas generaciones, los hijos de la emigración, tienen enormes dificultades para sentirse parte de una comunidad de hombres y mujeres libres. La relación con el Estado ha ido cambiando y la vida pública se ha degradado mucho.

Francois Hollande llegó a la presidencia prometiendo nuevas relaciones con Europa y con Alemania, reindustrializar el país y poner fin a las políticas de austeridad. Nada de esto se ha hecho y, lo que es peor, con su nuevo primer ministro Valls, está haciendo unas políticas que nunca se atrevió a practicar la derecha. Ahora viene el inmenso mazazo de los asesinatos en París. ¿Qué ocurre cuando en una sociedad no hay alternativa? ¿Qué ocurre en un Estado democrático cuando derecha e izquierda hacen las mismas políticas contrarias a la vida y a la dignidad de la ciudadanía? Marie Le Pen está cerca.

No hay que engañarse. Lo vivimos en los años treinta y esa lección no ha sido aprendida. Toda sociedad reaccionará y lo hará con mucha fuerza cuando sus condiciones como pueblo y Estado son amenazadas radicalmente. Son las políticas neoliberales impuestas por esta Unión Europea alemana las que están poniendo en peligro las libertades y la democracia en nuestros países. No hay nada más que mirar las encuestas para ver que las poblaciones de los países del sur de la UE lo que quieren es protección social, un futuro plausible para las nuevas generaciones y dignidad para sus naciones. Desde los poderes formales e informales se les dice que esto no es posible y que si quieren seguir perteneciendo al selecto club de los países de la Unión Europea tienen que sacrificar sus libertades, degradar sus derechos sociales y convertir la democracia en un simple mecanismo para elegir a aquellos gobernantes que los poderes fácticos desean.

Este es el verdadero dilema griego y, cada vez más, lo será el francés. Las autodenominadas izquierdas cada vez tienen un problema más grande, las relaciones con sus pueblos, con la ciudadanía. Mejor dicho, que tienen que escoger entre seguir siendo serviles administradores de los intereses generales de la burguesía financiera o convertirse en garantes de los derechos de las mayorías. Al final aparece la vieja historia del movimiento obrero organizado, que para defender las libertades y la democracia hay que empeñarse en una lucha dura y terrible contra la plutocracia que nos gobierna.

¿Y si España fuera el eslabón más débil de la cadena del Sur?

(*) Manolo Monereo es politólogo y miembro del Consejo Político Federal de IU.
11 Comments
  1. Pablo Raul says

    España, Grecia, Francia, Portugal se encuentra en el mismo infierno social y político, ante el fracaso de las políticas neoliberales impuestas por la Unión Europea. Han perdido su libertad y soberanía y han sido sometidos progresivamente a la dictadura alemana de la Canciller Merkel y sus políticas salvajes e inhumanas de austeridad. Para ello han utilizado la vía directa de la dictadura político-financiera de la Troika. Hoy la coyuntura frente al fracaso absoluto de las políticas únicas del neoliberalismo, (in)surgen como volcanes en erupción social y política nuevos movimientos políticos que en primer lugar rescaten la libertad y la dignidad de sus pueblos y devuelvan los derechos a los Ciudadanos. El Siriza, Podemos, al igual que la nueva izquierda en Francia ante la evidente traición del presidente Hollande, e igual en Portugal, representan alternativas políticas que nacen de las entrañas de países destruidos por las políticas únicas del neoliberalismo. El problema central como expresa el destacado economista Francés Piketty está centralizado en “refundar la política” como la alternativa más importante, que nace desde la izquierda del Siriza en Grecia, el Podemos en España, la nueva izquierda socialista en Francia, para acabar con las políticas de la austeridad que definitivamente han fracasado, han destruido la vida de los pueblos y han terminado con los derechos sociales, laborales y políticos de los Ciudadanos.

  2. Ramón García says

    Este artículo es un ejemplo de una verdadera izquierda que no acepta la realidad moderna.

    España y Grecia tienen un problema histórico de competitividad, de que lo que producimos es demasiado caro para el mundo en que vivimos. Por tanto, compramos productos extranjeros de mejor relación calidad/precio. Para comprobar esto hay una estupenda estadística oficial, la balanza de pagos por cuenta corriente, publicada por el servicio europeo de estadísticas Eurostat http://ec.europa.eu/eurostat/tgm/table.do?tab=table&language=en&pcode=tec00043 .

    Y esto no es sostenible. Si un país consume más de lo que produce salen más divisas de las que entran y en consecuencia quiebra. Y la única alternativa a estos ajustes es devaluar la moneda saliendo del euro. Por tanto, lo que dice Alemania proponiendo la salida del euro de Grecia es pura aritmética.

    La verdadera izquierda debe interiorizar que los salarios no pueden ser mayores que el valor de lo que uno sabe hacer. Por ejemplo, Bolivia, un país de referencia para la verdadera izquierda, tiene un salario mínimo de 100 €/mes y despido libre (así como estabilidad presupuestaria similar al odiado artículo 135 y banco central independiente como el rechazado Banco Central Europeo). Evo Morales asume que si intenta subir los salarios subirían los precios de los productos nacionales, y todo el mundo compraría productos extranjeros.

    La verdadera izquierda debe recuperar el sentido de la responsabilidad, para ir a posiciones sensatas desde un discurso disparatado. Aceptar que hay que ser competitivos, y buscar cómo repartir ese coste de la manera más justa posible. Por ejemplo, tener leyes y organismos antimonopolio fuertes para que las empresas bajen sus precios y aumente el poder adquisitivo de los trabajadores. (Cuando se produjeron los escandalosos nombramientos de la CNMC http://nadaesgratis.es/?p=32704 la verdadera izquierda estaba en otro planeta ). Entender que los precios y los salarios cumplen una función de estimular e inhibir actividades. Así como programas de formación para facilitar la reconversión de los trajadores cuyas habilidades tienen poca demanda (y no prometer falsas expectativas).

    Por desgracia, la verdadera izquierda está instalada en una peligrosa negación de la realidad. Y lo peor es que sin señares de curarse.

  3. Giuliana M. Spartino Mari says

    Sr. Mondero no podia explicarlo mejor ni mas claro para que llegue a la gente del pueblo llano para que lo entiendan. La Troika (en especial Alemania) , han querido hundir los países del sur para no caér ellos mismo ….con el beneplacido de algunos dirigentes politicos que aprovecharon para enriquecerse y empobrecer los pueblos del sur …ha llegado el momento de decir basta ya …el pueblo no soporta mas hambre y miseria ….todos los países del sue deberian seguir a Grecia , para así poder recuperar los derechos fundamentales de de todo ciudadano .

  4. santiago mota martinez says

    Veo razonable la postura del pueblo Griego. España deberia de hacer lo mismo, Angela, del dinero que les habeis entregado a España, el pueblo no ha visto ni un centimo. Lo justo seria que se lo reclamases a quien se lo has dado, el gobierno. Investigales las cuentas en paraisos fiscales y requisaselas. Asi empezaremos a creer en una Europa, GRANDE Y JUSTA

  5. Tisvepunez says

    «los países del sur de la UE lo que quieren es protección social, [y] un futuro plausible para las nuevas generaciones»

    En mi opinión, eso es todo lo que se quiere y por desgracia, la sociedad européa que estamos construyendo, ya no es que no lo garantice, es que lo está desmantelando a marchas forzadas.

    En el fondo es aquello que dijo este verano de 2014 un economista profesor universitario alemán: «No te fíes de los planes económicos que hacen los alemanes para sus inversiones en el extranjero, porque tienen cláusulas ocultas, cláusulas no evidentes»

    Para mi está muy claro que las cláusulas tácitas, de los planes de Merkel para España, son convertirnos solamente en un país turístico y suministrador de mano de obra barata cuando sea necesario.

    Un saludo.

  6. arkaitz says

    yes we can please 2015 podemos recuperar las libertades+ la soberania nacional+ y refundar la europa del bienestar en SOLIDARIDAD igualdad y justicia social europa en una europa horizontal igualitaria sostenible laica social moral democratica etica DD.HH. UNIVERSALES EDUCACION PUBLICA LAICA UNIVERSAL +SANIDAD PUBLICA LAICA UNIVERSAL+CULTURA PUBLICA UNIVERSAL ..YES WE CAN PLEASE 2015 podemos
    y el cambio de la alternativa democratica sostenible igualitaria europea empiza en grecia y por su dignidad humana arriba syriza por grecia españa francia portugal italia y la refundacion de una europa con DD.HH. UNIVERSALES VALORES HUMANOS UNIVERSALES LIBERTADES SOBERANIA NACIONAL A NIVEL EUROPEO YES WE CAN PLEASE 2015 PODEMOS

  7. arkaitz says

    ABAJO LA CAMPAÑA DEL MIEDO CANTAJE NEONAZI PEPERO DEL OPUS DEI DE LAS ELITES PSICOPATICAS CON AVARICIA Y ESTUPIDEZ MENTAL DESMERIDA ..BOIKOT A LA CAMPAÑA FASCISTA NAZI PP DE MIEDO CONTRA SIRIZA Y EL BIENESTAR DE GRECIA ARRIBA SIRIZA YES WE CAN PLEASE 2015 PODEMOS

  8. ramón moreno palau says

    TISVEPUNEZ-Tengo claro que para ALEMANIA,HOLANDA,DINAMARCA,FRANCIA AUSTRIA,REINO UNIDO etc ESPAÑA es solo un pais de playas interminables,sol infinitito y cerveza baratita y asi debe continuar siendo,la politica miserable de los buitres azules conduce exactamente a esas conclusiones,la salvaje reforma laboral ha reducido a los trabajadores españoles casi a la condición de braceros de plantación colonial sin derecho ni a levantar la voz,la negociación colectiva se ha esfumado,el «empresaurio » es señor de horca y cuchillo y cuidadin con mirarle a la cara de forma rara o decirle algo que no le acabe de gustar,los salarios españoles se han convertido en salarios dignos de cualquier pais bananero…enhorabuena a los «empresaurios» gracias al gobierno amigo-convenientemente jaleado por la jauria de pitbulls mediaticos-las huelgas generales se han convertido en cosa de ciencia ficción,el trabajador no funcionario esta aterrado y si a algún sindicato o colectivo social se leocurre convocar una huelga,que sepa que solo podremos ir parados,pensionistas y jubilados ,funcionarios y algún sindicalista no totalmente corrupto,los demas estarán en las letrinas evacuando su terror

Leave A Reply

Your email address will not be published.