El ataque a Grecia: Podemos a la vista

6
Grecia-Europa-deuda-Tsipras-Iglesias
Alexis Tsipras y Pablo Iglesias en una imagen de archivo. / Efe

Para Pablo

Honor a quienes en su vida se han marcado / el defender unas Termópilas. /
Sin apartarse nunca del deber; / en todas sus acciones justos y equilibrados, /
y, sin embargo, con pena, y con entrañas. / Si ricos, generosos; y aun en lo poco /
generosos, si pobres; prestos / a socorrer en tanto pueden; / siempre con la verdad
a flor de labios, / 
sin odiar sin embargo a los que mienten. / Y aun mayor honor les
es debido / c
uando prevén —y muchos lo prevén—/ que surgirá por último un
Efialtes / 
y los persas terminarán pasando.  (C.P. Cavafis)

Publicidad

No han ayudado mucho al gobierno griego de Syriza los cambios en España y, sobre todo, los previsibles en el futuro. Es normal. Uno de los muchos escenarios implicados en las negociaciones de Grecia con la troika, tiene que ver con sus consecuencias en el conjunto de la UE y, específicamente, en los países del Sur, de un buen acuerdo o de un mal acuerdo. En el primer caso, quedarían muy mal los gobiernos que aceptaron — como los de Zapatero y Rajoy— los planes de ajuste impuestos por los acreedores; en un segundo caso, serviría de escarmiento para los pueblos que se atrevieran a votar contra los partidos del sistema, es decir, PSOE-PP, caracterizados por su servilismo hacia los poderes económicos y, específicamente, con el Estado alemán.

He estado del 26 al 29 de junio en Atenas y estas cuestiones eran conocidas, formando parte del debate. Me pasé tres días discutiendo sobre Podemos, sobre IU y las posibilidades reales de conseguir en noviembre una nueva mayoría política más favorable a los griegos y a su gobierno. Como me decía un destacado miembro de la dirección de Syriza, nuestro mayor acto de solidaridad sería derrotar a la derecha y construir una alternativa democrática en nuestro país. Me vino a la cabeza la experiencia latinoamericana y pensé cuánto necesitamos de gobiernos honestos y limpios que defiendan a la ciudadanía y que no se sometan a la tiranía de los Estados acreedores.

De este proceso hay que sacar algunas lecciones para el futuro, para nuestro común futuro. La primera, es clara y rotunda: el centro de la negociación es político y solo derivadamente económico y técnico. Cuando Merkel habla de que no aceptarán negociar bajo la amenaza de un referéndum, dice dos cosas importantes: que la democracia es negativa para su Europa y que la transparencia es incompatible con el funcionamiento normal de las instituciones de la Unión, eso que antes se llamaba la troika.

El estilo de la negociación ha sido un elemento clave. Se podría decir que ha sido “corleonesco”: a Grecia se le hizo una oferta que no podía rechazar, con la pistola de la liquidez apuntándole a la cabeza y el puñal del cese del crédito apretándole en la espalda. Todos contra el gobierno de Tsipras, cuando digo todos, son realmente todos, minoría de a uno, pues; en frente, socialdemócratas, conservadores, derechas varias. La unanimidad confirma la ignominia, la corrupción de una clase política al servicio de los poderes económicos y que conscientemente conspira contra sus pueblos, todo a la mayor gloria de una Europa alemana: ¿qué tipo de artefacto, de maquinaria de dominación infernal, es esta Unión Europea que se opone con fiereza a un pequeño país que lo único que pide es respeto, dignidad y salir de la catástrofe social y económica creada por políticas injustas e ineficaces?

Lo que más asombra es la valentía, la audacia y el coraje moral del gobierno de Syriza. Lleva toda la razón —es habitual en él— Jacques Sapir cuando señala que el gobierno griego nos devuelve la deliberación, el valor de la soberanía popular y la democracia constitucional. Es un crimen que la Unión Europea y las clases dominantes no pueden consentir. También en esto están de acuerdo Mariano Rajoy y Pedro Sánchez; al final, poco importa que haya o no un gobierno de coalición entre el PP y el PSOE cuando hay un consenso básico en torno a unos Tratados, que, de una u otra forma, obligan  a realizar políticas neoliberales.

Esto nos lleva a la segunda lección. La UE no puede permitir un precedente como este. Debe castigar al pueblo griego porque ha votado mal, ha elegido a políticos irresponsables y —gravísimo— ha puesto al frente de su gobierno a una fuerza política que quiere cumplir sus promesas electorales. Todo en ellos es malo, lo que dicen y cómo lo dicen, faltando siempre al respeto debido a las reglas no escritas pero escrupulosamente seguidas por todos y —horror— pretendiendo que el debate sea público e inteligible para la gente común. Decididamente, esto no puede ser.

Sentar un precedente así es muy peligroso. Al fin y al cabo, Grecia es poca cosa, pero, precisamente por ello, hay que evitar que la excepción se convierta en regla. Ahí está Rajoy recomendando mano dura, advirtiendo de que un buen acuerdo con los “populistas” griegos daría alas a Podemos y que una alianza España-Grecia rompería los consensos básicos y generaría una situación incontrolable e inmanejable. España es más grande, más potente y debe más, muchísimo más, que los helenos. No se puede olvidar que se está negociando con los “primos” norteamericanos el Tratado Transatlántico (TTIP) y que la OTAN anda en pleno rearme y reposicionamiento en un contexto donde la guerra de facto ya está en Europa.

La tercera lección tiene que ver con los fundamentos mismos de la Unión Europea. No se cansan de repetirlo los representantes de la troika: los griegos deben escoger entre estar o no estar en Europa. Así de simple. Se acepta la mentira convertida en ideología: la Unión Europea no es Europa, es el modo neoliberal de construcción de un espacio económico al servicio de los poderes económicos, bajo hegemonía y garantía del Estado alemán. Se puede decir, para llegar hasta el final, que la UE es la anti-Europa, la rompe, la divide permanentemente entre un núcleo rico y cada vez más poderoso y unas periferias dependientes económicamente y subalternas políticamente. Los países del Sur han devenido en “protectorados”, en democracias restringidas y limitadas, sometidos a la tiranía permanente de los Estados acreedores. La UE condena a los países del Sur al subdesarrollo social y económico, produce desigualdad, precariza las relaciones laborales, genera pobreza y bloquea el futuro de las generaciones jóvenes, obligadas al exilio económico y al desarraigo.

Recientemente Lapavitsas y Flassbeck, conocidos economistas griego y alemán, respectivamente, hablaban de que las fuerzas de izquierda que llegan a los gobiernos de los países del Sur de la eurozona se enfrentan a una “triada imposible”: reestructurar la deuda, abandonar las políticas de la austeridad y, sobre todo, la continuidad del marco institucional de la UE y especialmente de la Unión Económica y Monetaria. En esa batalla estamos. No será fácil ganar el referéndum. Nada está garantizado y la lucha será durísima, pero la batalla que están librando las griegas y los griegos marcará el futuro de la UE, de los pueblos y de la democracia entendida como autogobierno de las poblaciones. Una cosa es segura: nada será ya igual.

6 Comments
  1. alejandro says

    discrepo sobre el titular. No es Podemos lo que está en tela de jucio y el en blanco de la diana, es la Unidad Popular, que es más, mucho más que Podemos.

    Si podemos impone su marca como paraguas habremos fracasado en el intento de ayudar a Grecia en su lucha contra la Troika.

    Si existe alguien con sentido común en el círculo ciudadano estatal que dirige Pablo Iglesias, que por favor tome nota del error que comenten. A no ser que no sea un error sino una estrategia calculada para que todo siga igual.

  2. paquito says

    Cuando la izquierda va a sentar la cabeza, hay que ser realistas, la cosa es sencilla a grecia se le dio dinero que no administraron bien, si no son capaces de cumplir que no pidan.
    Y tampoco que les den pues tan malo es el cogerlo como el darlo, en casos que se sabe no se va a devolver.

  3. fjmm says

    El referente de Syriza en España, y hay que recordarlo una y otra vez, no es Podemos sino IU. Syriza no es populista, es de izquierdas, no se viste de lagarterana ni mantiene una ambiguedad calculada en los temas claves.
    Sólo una Unidad Popular global, con mayoria de izquierdas y donde no se imponga el tacticismo y el oportunismo megalómano de la dirección de Podemos, será útil a Grecia y a las tendencias progresistas europeas.
    Por otra parte, respecto al PSOE no hay que echarlo una y otra vez en manos del PP sino obligarlo a escorarse a la izquierda y la igualación entre los dos no va en ese sentido.

  4. Andres says

    Bueno, al margen de si podemos Iu o lo que sea hay que ver las cosas con un poco de calma.
    Es la primera batalla contra unas politicas que vienen aplicandose desde 1980 (en realidad antes) ¿Vamos a vencer en la primera batalla? Lo mas probable es que syriza pierda, Podemos pierda IU pierda… Pero lo verdaderamente importante es que YA hemos reaccionado despues de 35 años de ataques sin respuesta.
    Gane quien gane los capitalistas no van a tener paz porque ya hemos aceptado la guerra, ya hemos recogido el guante.
    Me da pena porque son personas generosas, honradas, pero los lideres de hoy caeran. No ganaremos a la primera batalla, pero no encajaremos mas hostias sin respuestas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.