La huida de Esperanza Aguirre: los que mandan exigen obediencia

4
aguirre_dimision
Esperanza Aguirre durante la comparecencia en la que ha presentado su dimisión en el cargo de presidenta del PP de Madrid, ayer, 14 de febrero. / Luca Piergiovanni (Efe)

No puede extrañar demasiado la dimisión de la señora Aguirre. Estaba escrito en los astros. Ahora tocaba desestabilizar al PP. Será solo el comienzo, vendrán más cosas y aún peores; con los poderes económicos no se juega. Los que mandan, pues eso, mandan y les molesta mucho que no se les obedezca. Cuando se pone en juego su poder, sus dineros y privilegios no dudan y reaccionan con mucha, muchísima dureza. Aguirre es 'orgánica' del poder: sabe mucho, conoce demasiado y tiene la inteligencia suficiente para entender que ahora hay que saltar, huir de un barco que zozobra y que pueden hundir rápidamente. La UCD fue un antecedente claro, nítido, de lo que pasa cuando los que mandan ya no se sienten representados por sus políticos.

Lo que está pasando es claro: los que mandan llevan meses dando señales claras que no están de acuerdo con 'sus' políticos, es decir, con el PP y con el PSOE. Ciudadanos fue la primera señal de que la cosa iba en serio y que no había margen ya para maniobras palaciegas. No, es el régimen lo que está en juego y con esto no se juega. Hace falta unidad y cohesión de las fuerzas dinásticas. Fuera las maniobras partidistas. Ahora solo caben los intereses generales que son los del sistema, es decir, de los que mandan y nunca se presentan a las elecciones. Lo demás, secundario, muy secundario.

El PP lo tenía claro: esperar que el tiempo pase para convocar elecciones generales y volverlas a ganar hundiendo a Ciudadanos y profundizando en la decadencia del PSOE. Es más, se podría pensar que en estas condiciones el gobierno de coalición sería factible, con un PSOE debilitado y unos Ciudadanos situados en la marginalidad. Los poderes nunca han estado de acuerdo con esta política defendida por Rajoy, nunca. La razón precisa: no pueden consentir que Podemos se convierta en el partido mayoritario de la oposición, todo menos eso. Cuando se dice todo es todo y se pusieron a trabajar con mucha diligencia y firmeza.

El PSOE siempre ha entendido muy bien estos 'territorios' donde se juegan los destinos del régimen. Más monárquicos que los borbones y más de orden que las derechas, saben que para mantener el poder hacen falta equilibrios, dispositivos socioeconómicos y alianzas con las clases subalternas. El bipartidismo sirvió para esto: impedir que surgiera una alternativa de izquierdas en el país. El PSOE es el verdadero partido del régimen: de nuevo se les necesita y ahí estarán. Felipe González y compañía siempre han estado para servir los intereses generales de los que mandan. Lo harán con entusiasmo.

Hay que reconocer que lo están haciendo bien. Pedro Sánchez juega a la equidistancia entre Ciudadanos y Podemos. El método, como casi siempre, determina el contenido. Lo que está haciendo el PSOE es simple: negociar con los poderes, con los que mandan, a través y por intermedio de los suyos más próximos, de sus intelectuales orgánicos: Ciudadanos-FEDEA. Después, hacerle una oferta a Podemos que no pueda rechazar: o nosotros o la derecha; o nosotros o la pinza. Anguita en el horizonte, con IU, ahora, paradojas de la vida, de aliado ocasional. Todo lo demás es ya conocido. ¿Era posible otro método? Claro que sí: una negociación en serio entre PSOE-Podemos; encontrar un 'núcleo duro' de acuerdos y desde ahí negociar una alternativa al neoliberalismo dominante. Nada de nada: pactar con los poderes y luego a chantajear a Podemos.

Cuando comienzan las transiciones siempre se producen dos elementos interconectados: autonomización del Estado capitalista y funcionamiento a tope de las cloacas del mismo, 'el doble Estado' del que nos hablaban los viejos teóricos de la socialdemocracia de entreguerras. En esa estamos. Lo que viene ahora es la dimisión de Rajoy y el final del PP que conocemos. Objetivo: dejar gobernar a Pedro Sánchez, acompañar a Ciudadanos y, sobre todo, demoler a Podemos.

Es la continuación de la guerra por otros medios. Los que mandan así lo quieren y no quieren riesgos. No quieren incertidumbres: con sus poderes, con sus poderes y los del Rey no se juega. Rajoy lo sabe ya a la perfección, la señora Aguirre se lo ha escrito en letra gótica. Estamos en la excepción que ya es regla.

4 Comments
  1. ANTº Garcia Abril says

    Muy bien un análisis muy bueno pero te preguntó Manolo tu con los tuyos de siempre que haces,
    Es que no se me parece desde mi visión pueblerina que no vas muy bien, bueno puede se eso que por aquí llega lo que llega salud y República

  2. Mig says

    ANTº Garcia Abril pregúntate, a la luz de lo que está haciendo IU , que está haciendo por los nuestros, aparte de Don Tancredo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.