Unidos sí se puede

9
podemos_iu_pacto_efe
Alberto Garzón, líder de IU y Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos, durante la sesión constitutiva de las Cortes. / Sergio Barrenechea (Efe)

Si la izquierda hubiera ido unida el 20-D habría sacado 14 escaños más y quizá ahora tuviéramos un gobierno de progreso. Cuando las soluciones a los problemas de la mayoría social no pueden esperar, cuando la oligarquía española echa el resto para abortar un proceso de cambio, la izquierda transformadora tiene la responsabilidad histórica de alcanzar un acuerdo que optimice sus votos, esfuerzos y entusiasmos.

Publicidad

Vuelve a estar encima de la mesa la cuestión de la unidad de la izquierda. Esta vez tiene que ser de verdad, porque de lo contrario las cosas se pueden complicar mucho para los trabajadores y la mayoría social. Antes de las últimas elecciones generales escribí un artículo titulado 'La izquierda sin ilusiones': la falta de unidad auguraba un insuficiente avance de las fuerzas progresistas. A pesar de todas las fechorías realizadas por el PP, del historial del PSOE de defraudar a las capas populares, del descarado invento de la oligarquía para recoger el desgaste del bipartidismo, la izquierda no iba a ser capaz de rentabilizar todos sus votos. Y así ocurrió.

Fueron buenos los resultados de Podemos y de las Confluencias en territorios como Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana. Que no se presentasen candidaturas unitarias en todo el Estado hizo que el millón de votos de Izquierda Unida-Unidad Popular quedase infrarrepresentado con tan solo 2 diputados. Era la crónica anunciada de un atraco electoral a mano armada con la ley d'Hondt y de un duro coste para la izquierda transformadora por su incapacidad para unirse.

El sentido común se confirmó como el menos común de los sentidos y no se reflexionó sobre la experiencia de las elecciones autonómicas y municipales de unos meses antes. De haber ido junta la izquierda en ellas, el PP no gobernaría muchos ayuntamientos o comunidades como Madrid. Si se hace una simulación de los resultados del 20-D con unidad, las cuentas son claras: Podemos, Izquierda Unida-Unidad Popular y Confluencias habrían obtenido 85 escaños, en vez de 71. Hubieran perdido diputados el PP (-9), el PSOE (-2), Ciudadanos (-4) y PNV (-1). El centro de gravedad se hubiera desplazado a la izquierda, con un cambio sustancial de panorama.

Como no fue así, hemos asistido a unas reuniones para la investidura convertidas en un gran teatro para cargarse de razón cada cual y echar la culpa a los demás. El PP no ha sido capaz de configurar ningún tipo de gobierno dado el rechazo que produce. El PSOE ha hecho un intento vano al hipotecarse con Ciudadanos (C's) y acabar siendo su rehén. De esta forma arruinó toda posibilidad de formar gobierno y que éste fuera de progreso con Podemos, Izquierda Unida-UP y las confluencias territoriales; gobierno que hubiera tenido facilidades por las fuerzas nacionalistas.

Al final todo se ha reducido, por una parte, a la apuesta del PSOE por el acuerdo con la nueva derecha de C's por la presión de Andalucía, sus barones y las viejas glorias del felipismo. Por otra, a la operación coordinada para excluir a Podemos (y si podían, dividirlo) con gran protagonismo de la trinchera mediática. La referencia de Pablo Iglesias a la cal viva en relación a Felipe González marcó el recrudecimiento de la ofensiva contra Podemos. Esta campaña contra ellos, como antes contra IU, es porque no se perdona que se intente romper el círculo vicioso de la sumisión de la política a los intereses oligárquicos.

Ante la inevitabilidad de nuevas elecciones, la jugada de los poderes económicos busca que mejoren sus resultados electorales PSOE y Ciudadanos a costa del PP de Rajoy y de un Podemos demonizado. El otro escenario por el que apuestan es que la suma de escaños de PP y Ciudadanos dé para un acuerdo como el de la comunidad de Madrid y volver de nuevo a la casilla de salida, después de todo lo que ha pasado. También seguirán insistiendo en la gran coalición.

Ante estas inquietantes posibilidades, urge construir la convergencia de la izquierda: llevamos unas elecciones de retraso y tenemos derecho a corregir errores. Hay momentos tan intensos y complejos en los que las horas son meses y los días valen como años. No estamos para bromas, los dirigentes tienen que estar a la altura de la situación y de sus desafíos. Más aún cuando el apoyo a la unidad cuenta con un amplio respaldo tanto en los votantes de Podemos como de IU-UP.

Los  objetivos de la izquierda de cara a unas nuevas elecciones deberían ser: primero, que el PP no vuelva a gobernar de ninguna manera; segundo, hacer posible la superación electoral de un PSOE que ha roto la baraja al entregarse a la representación del Ibex; tercero, optimizar todos los votos de la izquierda transformadora con un acuerdo de unidad; cuarto, recuperar las ilusiones de los activistas y del electorado para evitar la abstención por desencanto que históricamente perjudica a la izquierda, como ha pasado siempre, desde la II República (1933) al periodo democrático actual (1996, 2011)

La forma de romper los planes de la oligarquía española pasa por tres líneas de trabajo. Volver a retomar el discurso político y una propuesta de regeneración capaz de entusiasmar a grandes sectores de la población. Recuperar la movilización y la calle en alianza con los movimientos sociales –actores de pleno derecho no subordinados a ninguna centralidad política– para superar la inacción del último año. Apostar de manera decidida por la unidad electoral y política de la izquierda, con un programa muy concreto con las soluciones que la mayoría social necesita urgentemente y el rechazo a los nuevos ajustes que exige Bruselas.

Parece que ahora Podemos está abierto a discutir la unidad y no la simple integración de personas en sus candidaturas. Hay que alegrarse de ello. Pero da miedo que en el debate que hay en Izquierda Unida por su Asamblea o en Podemos sobre las transversalidades y qué hacer con las anteriores candidaturas se utilice este tema para ganar apoyos internos y pueda irse al traste el intento. No será fácil la negociación y habrá que derrochar sinceridad, inteligencia política y generosidad para conseguir achicar sectarismos y personalismos. No estamos para ajustes de cuentas ni sobra nadie: siguen faltando muchas personas.  

Quién dijo que todo está perdido. Si se consigue la unidad, el sorpasso al PSOE se producirá. La confluencia electoral puede facilitar la confluencia política y social para poner en marcha un proceso constituyente y un profundo cambio en España que también tiene que ser cultural y moral. Hay que evitar que todo este fabuloso empuje termine en lo que Marx llamaba el partido efímero y en la pérdida de la esperanza como triste herencia. Lo planteé hace meses: 'Podemos con Unidad Popular' y no es una opinión, es una idea, por si pudiera servir.

9 Comments
  1. waldo says

    Estimado Agustin estoy totalmente con tigo.Lo que no puede ser que nos quieran disolvernos en Podemos cosa que si han querido absorber con eso que No querian sopas de silas

  2. turco says

    Si la unidad resultante va a ser como la Siryza que actualmente maltrata a los griegos, mejor no.

  3. Juanjo says

    Me parece muy bien insistir en la unidad de la izquierda: La izquierda tiene “la responsabilidad histórica de alcanzar un acuerdo que optimice sus votos, esfuerzos y entusiasmos”.
    …..
    Por otro lado, es indudable que se han complicado las cosas para “los trabajadores y la mayoría social”
    Y, por supuesto, sería muy positivo lograr entusiasmar a GRANDES SECTORES de la población, recuperar la movilización en las calles (y en especial la de la Universidad), superar las imposiciones de Bruselas y todo lo demás.
    ..
    Pero tengo la impresión de que lo que más perjudica a la izquierda es su constante empeño en incrementar ese diabólico entramado tan anacrónico y funesto como es el desastre de las “superestructuras” autonómicas.
    ..
    En este sentido, resulta significativo que el propio Marx insistiera en más de una ocasión que el progreso social marchaba en dirección opuesta: “territorios antes independientes, apenas aliados, con intereses distintos, distintas leyes, gobiernos autónomos y líneas aduaneras propias, se asocian y refunden en una nación única, bajo un Gobierno, una ley, un interés nacional de clase y una sola línea aduanera”. Y de ahí que, pese a su radical enemiga contra el prusiano Birmarsrk, no dudará en alabar el hecho de que éste terminara con la colmena de pequeños Estados alemanes, rivales entre sí.

    Por tanto, ¿quién le iba decir a un Karl Marx, partidario de la abolición de la “familia tradicional y las viejas nacionalidades”, las viejas patrias, que 100 años después de su muerte, muchos de sus seguidores, no sólo se iban a entender de puta madre con los nacionalismos más recalcitrante (“Dios y leyes viejas”), sino también con unos abertzales fanáticos y dispuestos a morir y matar por SU patria?
    ……Pero es que, además, mientras la izquierda continúe apalancando hacia los nacionalismos, las nacionalidades y las CC AA que soportamos, así como honorando a los abertzales, una de dos, o terminará convirtiéndose en algo parecido a lo que es el PSOE (y la izquierda en general) en Andalucía, cada vez “más devota de Frascuelo y de María (Pero sobre todo de María) o sencillamente, salvo algún que otro relámpago circunstancial, será un mero apéndice histórico de carácter residual, zigzagueando en busca de cualquier resquicio político que le permita asomar la cabeza. Pero ¿por qué creéis que Podemos obtuvo más votos que el PNV en el País Vasco? .Daros una amplia vuelta por allí y con un poco de habilidad podréis comprobar que la ciudadanía, por un lado, salvo en algunas zonas de Álava, aborrece al PP y, por otro, está hasta los cojones de nacionalistas y abertzales. Y mutatis mutandis, algo parecido sucede con el PSOE e IU en no pocas regiones, en las cuales, como continúen pronunciándose a favor de las CC AA es posible que no tarden mucho en extinguirse. Si con un PP en crisis absoluta, han quedado como han quedado en las elecciones, ¿qué será cuando el PP recobre resuello?
    ….
    A este respecto, ¿no os parece significativo que en Andalucía, la región en la que más han “progresado” las izquierdas, sea también en donde más ha progresado el Paro, las Cofradías, los Cristos y las Vírgenes; hasta punto tal que hasta Susana Días, tiene su virgensita y encuentra votos luciendo su palmito en procesiones y otras manifestaciones supersticiosas?
    ….
    Y hacerse ilusiones: que no ha habido empuje de la izquierda, sino rechazo generalizado a los otros.

  4. Concha says

    Es ilusionante pensar que pudiera producirse la unidad, ojala pudiera ser.

  5. Dani L. says

    Hay tres opciones:

    1) Repetir por separados. MALO.
    2) Hacer un Ahora en Común, participando todos en igualdad de condiciones. ÓPTIMO.
    3) Pacto de despacho IU+Podemos. MALO.

    Y me da que vamos al 3, sobre todo porque Iglesias no quiere un proceso abierto que no está seguros de poder canalizar desde arriba hacia donde ellos quieren.

    Así que animo a Agustín y a la gente como él con una amplia autoridad moral a que presionen para que vayamos a un verdadero proceso participativo y nos impongan un chantaje de elegir entre acuerdos de cúpulas de izquierda o la abstención.

  6. Angchara says

    Ayer fue 25 de abril aniversario de la revolución de lo claveles. Movimiento pacífico
    El 15-M fue un movimiento pacífico y es aire fresco que inundó este pais. Muchas de esas personas hoy estan o apoyan tanto a IU como a Podemos.
    Cuando el tremendismo nos invade, cabe ir a la máxima de cuanto peor mejor: que siga la derecha aplicando las directrices que marca el capitalismo salvaje (bancos, evasores,…) Ya se renacerá de las cenizas.
    Eso si, mucha gente sufrirá y se quedara en el camino. Algunos dirán que eso no importa si se consigue la revolución, aunque sea en el próximo milenio.
    Para no llegar a esta situación pienso que hay hacer todo lo posible para que se de la situación 2 de Daniel (Hacer un Ahora en Común, participando todos en igualdad de condiciones. ÓPTIMO)
    También hay que trabajar en profundidad, pero con más tiempo, la idea de que los asalariados (antes era el proletariado) sean del nivel que sean son el objeto y el objetivo primordial para poder defenderse de la opresión que se da en todos los rincones, desde en tu barrio hasta en todos los continentes.
    La mayoría aplastante vive o sobrevive de su trabajo. La máxima a aplicar es «proletarios del mundo uníos»

Leave A Reply

Your email address will not be published.