¿Socialdemocracia?

4
Pablo Iglesias, el pasado lunes, durante su intervención en el Forum Europa, donde definicó a Unidos Podemos como un proyecto socialdemócrata. / Efe
Pablo Iglesias, el pasado lunes, durante su intervención en el Forum Europa, donde definió a Unidos Podemos como un proyecto socialdemócrata. / Efe

No sé qué me asombra más, si la capacidad de Pablo Iglesias para suscitar polémicas o la pasmosa facilidad que tienen sus adversarios políticos para entrar al trapo y hacerlo como elefantes en una cacharrería. Bastaría leer el artículo de Pablo Iglesias para darse cuenta de que el término socialdemocracia es una metáfora del pensamiento emancipatorio a la altura de un tiempo histórico que alguna autora ha llamado postsocialista. Se podría seguir y hablaríamos de qué significa ser comunista en una época postsocialista; qué significa ser socialdemócrata en una época postsocialista… Así hasta el infinito.

Todos y cada uno de los términos, que de una u otra forma configuran el imaginario de las izquierdas históricas, está cargado de ambigüedad y necesita ser redefinido. Hablar de vieja y nueva socialdemocracia, a mi juicio, significa lisa y llanamente, plantearse la necesidad de un nuevo paradigma emancipatorio a la altura de una época marcada, insisto, por la derrota histórica del proyecto socialista en un sentido amplio. La otra cara de la contradicción es un capitalismo cada vez más salvaje, más depredador y sin alternativa. Para decirlo en positivo, nunca ha sido tan necesario un proyecto emancipatorio, social y ecológicamente fundado, pero nunca ha estado tan alejado del sentido común y de las aspiraciones de las mayorías sociales.

Publicidad

El debate sobre vieja y nueva socialdemocracia nos retrotrae, como no podía ser de otra manera, al dilema entre reforma y revolución. Esquemáticamente, se podría explicar así, ¿cómo seguir teniendo un proyecto transformador, emancipatorio en condiciones no insurreccionales? Es el viejo asunto de un reformismo no reformista o de un reformismo revolucionario, a lo que habría que añadir un dato nuevo: ¿qué significa esto en las condiciones de un país del sur de una Unión Europea bajo hegemonía del Estado alemán?

Como se verá, no se trata de un debate abstracto y genérico y está dirigido claramente hacia la práctica. Unidos Podemos sale para gobernar y lo quiere hacer desde una perspectiva realista, es decir, conociendo la correlación de fuerzas existentes y los límites de gobernar aquí y ahora. Hay que atreverse y jugársela con coraje. Las contradicciones, todas, y los desafíos, inmensos. Lo que no se puede hacer es esperar a unos supuestos mejores tiempos. Necesitaremos algo más que lucidez y fuerza.

4 Comments
  1. Guadiz says

    Ruedas de molino, Monereo. No cuela.

  2. Volare says

    ¿Acaso Reforma y Revolución no es una unidad dialéctica?

    Me crea carcajadas quienes desde IU plantean posiciones que el PCE no ha defendido desde el 36.

  3. juanjo says

    uno esperaba mucho más, porque apuntaban a otros horizontes. Y además disponíamos de otros horizontes.
    ..
    Pero cuando uno contempla el sepelio del PCE, las efervescencias patrióticas, socialdemócratas y plurinacionalistas, el recurso a las viejas efusiones e infusiones místicas del armario de la abuelita o las loas al hechicero mayor, guía y líder absoluto del único Estado totalitario, antidemocrático, homófobo, discriminador de la mujer de Europa, y con una historia tras de sí que ríase usted de las crueldades y asesinatos de los patriotas etarras,
    …… para echar las sus redes a los lagos supersticiosos, a uno se le vuelven las estrellas luminarias. .
    ………..
    Y nacionalismo aún más barocos, abstrusos; más míticos y heroico, más retorcidos y estrafalarios regionalismos, y un vagón de instituciones lo más barrocas y embrolladas posibles.
    …Y a chiflar, que somos capadores.

    Es evidentemente que hace falta ser zafio y garrulo para votar a los ladrones, y si además son mentirosos, badanas y falsarios, pues eso…
    …..
    ….. Pero si cuando echas la vista al otros lado, contemplas a quienes se muestras autonomistas con los autonomistas, supersticiosos con los supersticiosos, exaltados patriotas con los patriotas exaltados e incluso visires de los mayores patriotas independentistas, así como rivales de la bandera roja, de la bandera de la luchas de clases y las reivindicaciones obreras en aras de las oriflamas caciquiles, autonomistas y divisoras,
    …entonces uno se queda con el culo al aire
    ….
    y y no pude sino limitarse a contemplar la sonrisa de esa marioneta tan simpática y majica, más contenta que el copón, porque casi llega al 5.
    ……..
    ¿Y ahora a quién BOTAMOS…?

  4. eleusipo says

    ANTES O DESPUÉS: (Con los respetos de siempre) No sólo los españoles, sino el planeta entero, está esperando que desde las posiciones políticas más alejadas, puedan ser logrados acuerdos lo suficientemente amplios y flexibles que permitan contemplar a todos los ciudadanos en su conjunto con la finalidad obvia de intentar mejorar su nivel de vida en armonía con el progreso general del país. No importará si el Pte. del Gobierno no perteneciera a ninguno de los grupos o partidos políticos en cuestión, porque lo importante residirá en que esté capacitado para contemplar todo el espectro social y con potencial personal para negociar un programa construido expresamente para ser llevado por él mismo a la práctica. Saludos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.