Senderos de traición

6
Sanchez_Diaz_26J
Pedro Sánchez y Susana Díaz, durante un mitin de campaña. / Efe

“Hombre blanco hablar con lengua de serpiente”. Así retrataba Javier Krahe a Felipe González por la estafa de la OTAN. Un González que había empezado diciendo “OTAN de entrada, no” para ganar las elecciones y acabó metiéndonos hasta el cuello en su estructura militar. Treinta años después ¿practica el PSOE el mismo juego ante la pregunta de “dejarán gobernar al PP”? ¿Traicionará el PSOE a sus votantes? Todo apunta a ello si no aclara de forma rotunda antes del 26J que no permitirá un gobierno del PP ni por activa con su apoyo, ni por pasiva con su abstención. 

Cuando estamos en el tramo final de la campaña electoral se destacan dos hechos: la tendencia de las encuestas y el silencio del PSOE sobre qué hará tras el 26J. ¿Buscarán un acuerdo con Unidos Podemos o dejarán gobernar al PP-Ciudadanos (C´s) absteniéndose? Son las dos únicas posibilidades reales. No existe la tercera de un acuerdo PSOE-C´s, que no tendría  apoyos suficientes.

Publicidad

Casi todas las encuestas indican que Unidos Podemos será, al menos, la segunda fuerza. Pero parece que el PSOE no ha reflexionado sobre un hecho decisivo: el 20D fue el segundo partido y ahora todas las encuestas le sitúan de tercero. ¿No tendrá que ver con su negativa a pactar un gobierno de cambio y por haberse echado en brazos de la nueva derecha?

Pedro Sánchez puede aparentar tener más moral que el Alcoyano, aquel mítico equipo que iba perdiendo por 13-0 y quería empatar. Pero no es de fiar quien esconde sus cartas postelectorales detrás de un irreal e infantil “yo voy a ser el presidente”, cuando todas las encuestas le vaticinan un batacazo. La agresividad de la campaña de los dirigentes del PSOE contra Unidos Podemos busca calentar a sus bases para el rechazo a un gobierno del progreso. Unidos Podemos está reaccionando con temple, sin entrar al trapo y reiterando la necesidad de acuerdo con el PSOE para hacer política progresista.

Hay muchas pistas de por dónde pueden ir los tiros, a pesar de que el PSOE intente ocultarlo. Veamos. Pedro Sánchez en la reunión con el Círculo de Empresarios del 27 de mayo sugirió implícitamente que dejará gobernar al líder del PP si éste es el único capaz de formar un Ejecutivo. Felipe González descartó la fórmula de la gran coalición que venía defendiendo, vistas las experiencias de Grecia y Austria y auguraba que habría investidura con dificultades para gobernar. En la misma línea iba el tuit de Jordi Sevilla: “Para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que tenga más apoyos parlamentarios”. Y Rodríguez Ibarra ha despachado su sectarismo diciendo que “No vamos a pactar con el coletas en la vida”…"Nunca pactamos con los comunistas", defendiendo la abstención del PSOE, con la consecuencia de permitir que el PP gobierne.

Pero lo que realmente importa no es si la oligarquía sacrifica al PSOE obligándole a abstenerse para impedir un gobierno de cambio. La gran cuestión es el peligro de mediocridad en el que puede entrar este país si sigue gobernando el PP y/o aplicándose las políticas neoliberales. En la nefasta legislatura de Rajoy (con sus recortes y la LOMCE) han degradado la enseñanza pública, la única que permite educar desde la igualdad de oportunidades y para la equidad social. Han despedido a más de 5.000 investigadores y han reducido la inversión en I+D. Apuestan por un modelo productivo basado en el turismo, los servicios, la recuperación del “ladrillo”, la precariedad laboral y las altas tasas de paro. En resumen, un futuro marcado por menos cultura, más desigualdad social y un raquítico Estado de Bienestar.

La cadencia más que previsible de los hechos es la siguiente: derrota electoral el 26J del PSOE, dimisión de Pedro Sánchez, elección de Susana Díaz como líder, votación en contra en la primera investidura y abstención en la segunda investidura de otra candidatura del PP sin Rajoy que saldría elegida con el apoyo de C's. A falta de gran coalición, es la jugada preferida por los poderes económicos. Pero no convencerá a los socialistas de verdad ni al electorado progresista de este país que no haya un gobierno de cambio con la excusa de no aceptar la consulta democrática en Cataluña.

Si usted es de ese 54% que legítimamente piensa votar al PSOE, pero que no quiere que su voto permita, de una u otra manera, gobernar de nuevo a la peor derecha, aún está a tiempo de replantearse su voto. No diga luego que no se le avisó.

6 Comments
  1. matusalen says

    replantearse su voto seguro es lo que estan haciendo muchos votantes de podemos en diciembre, que han visto como, eso si es realidad, su voto permitio mantenerse a rajoy en la moncloa. esos ya estan avisados.

  2. Robespierre says

    Sus votantes no quieren a Pablo Iglesias.Razones: No es fiable,inconsistencia ideologica. Coalicion con»puchero» de letras.

  3. Volare says

    Deberían de sacar estrictos de entrevistas a Felipe Gonzalez de finales de los 70.

  4. Juan Ignacio says

    La pregunta es si los votantes del PSOE prefieren a Rajoy o a Iglesias

  5. Miscelánea says

    ¿ Tarición ?…
    Por favor !, díganme ¿ cúando ha osado el P$0€ traicionar a sus votantes ?…
    Respuesta: NUNCA !!! (Ironía)

Leave A Reply

Your email address will not be published.