2017: el año en el que Podemos tendrá tiempo

Hugo Martínez Abarca *

Desde 2014 la política española se ha movido en la urgencia, el terremoto, la táctica electoral y el corto plazo. Era imposible que fuera de otra forma: sumidos en una grave crisis económica, política e institucional España ha vivido desde el terremoto de las europeas de 2014 preparando las elecciones generales de finales de 2015 primero sin saber que habría otras a mediados de 2016 y después sin saber que no habría otras antes de 2017. En medio elecciones municipales y autonómicas sin dejar que pasase un cuatrimestre sin un nuevo punto de inflexión y dejando irreconocible el mapa político de un país tras cuarenta años de bipartidismo imperfecto.

Los principales ayuntamientos están en manos de fuerzas ni siquiera imaginadas hace tres años, prácticamente han desaparecido las mayorías absolutas de los parlamentos autonómicos (salvo allí donde Ciudadanos es casi inexistente, como en Galicia) y en el Congreso de los Diputados tres grandes partidos se han tenido que poner de acuerdo para proseguir la obra que antes hacía en solitario el PP. Termina así la ficción de la alternancia entre PP y PSOE como forma de consolarnos por las catástrofes a las que cada uno nos condenaba cuando gobernaba con la oposición del otro.

Publicidad

Ningún partido ha tenido desde 2014 tiempo para pensarse, pero Podemos es el único partido de España que desde su nacimiento no ha tenido pausa, que sólo ha podido jugar en el corto plazo de la urgencia electoral. Y eso siendo uno de los partidos que tiene un objetivo menos cortoplacista, más estructural para el país: no se construye un pueblo sólo mediante estrategias electorales por brillantes que sean (y la que lleva de la inexistencia a cinco millones de votantes con la oposición del establishment es, evidentemente, brillante); y lograr que el objetivo compartido sea una democracia plena cuya garantía y único límite sea la efectividad de los derechos humanos para toda la ciudadanía no es algo que se consiga fácilmente entre campaña electoral y campaña electoral. Eso que se llamó en muchos ámbitos la hipótesis Podemos no ha sido contrastada porque es una propuesta de construcción popular que necesita la pausa que por fin tenemos: sólo la habíamos tenido entre el 15M y las elecciones europeas y los avances en esa construcción de pueblo fueron inmensos en apenas tres años pese a las carencias de todo tipo.

Por eso a Podemos le viene el tiempo para pensarse colectivamente como el agua de mayo. Es evidente que ha habido graves errores en las últimas semanas a la hora de afrontar el imprescindible debate sobre nosotros mismos, sobre el estado de la crisis de país y sobre cómo ser útiles a nuestro pueblo en tal situación. Nos hemos enfangado en toques de atención y peleas propias de otros partidos; pero el bochorno de nuestra militancia es tan evidente que en los últimos días lo que más se ha escuchado es la petición de disculpas y el propósito de enmienda aunque haya sido de forma relativamente velada. Si de verdad hemos aprendido de estas meteduras de pata las próximas semanas seremos capaces de debatir abiertamente (es necesario para Podemos) respetando a quien no comparta la posición, tomándolo como un igual a quien se le puede refutar y criticar pero no regañar como si fuera un inferior y argumentando a partir de las posiciones políticas realmente defendidas por cada cual, no contra caricaturas fabricadas para escurrir los debates reales y urgentes.

Simplificando (pero creo que señalando el actual quid) tenemos que debatir sobre si sigue abierta la ventana del cambio en el país y por tanto Podemos debe seguir con el diseño originario de crecimiento transversal a partir de la empatía y porosidad con nuestro pueblo o si la restauración intentada por nuestros enemigos es un éxito y toca cavar trincheras para no retroceder y generar una identidad fuerte que nos cohesione a quienes ya estamos. ¿El régimen del 78 está en otra fase de su descomposición y por tanto sigue siendo extremadamente frágil o por el contrario ha conseguido tomar el camino de reconstrucción de las instituciones al servicio de las élites políticas, financieras y económicas nacionales e internacionales? Y en función de la respuesta ¿qué espacio político tenemos que construir para seguir a la ofensiva o resistir?

Ambos son análisis posibles, ninguno de los dos es ciego ni carece de razones para ser sostenidos; ninguno es a priori más radical ni más moderado que el otro y a los poderosos les dará más miedo el que sea más acertado, no necesariamente el que diga más veces que da miedo a los poderosos. Pero de la conclusión se deducen dos modelos de espacio político: o bien un Podemos muy parecido al original, que tanto desconcierto generó tras demasiados años de fórmulas honestas pero ineficaces de confrontación con el poder y que ha logrado en tres años lo que no logramos quienes militábamos en la izquierda tradicional en décadas; en caso de suponer el éxito de los poderosos en la recomposición del panorama político probablemente toque aprovechar el inmenso caudal político, social e institucional de estos años para construir un polo de resistencia, más parecido en lo simbólico a lo que fueron las fuerzas de izquierdas aunque desde una situación de fuerza inédita en décadas. No es pequeño el debate y por tanto sería irresponsable afrontarlo con pequeñeces.

Con todos los mimbres tejidos entre 2011 y 2013 por el 15M y los avances de Podemos desde su fundación en 2014 hasta ahora, nuestro pueblo tiene una joya y está en sus manos, en nuestras manos, saber darle la orientación más útil para el país. La última gran lección ha sido la participación de 100.000 personas en un proceso interno exhibiendo una diversidad inevitable: es la mejor prueba de que efectivamente Podemos es una fuerza con unas raíces populares que no dejan de asombrar y que la vitalidad y pluralidad de nuestra gente es a prueba de gritos y brochas gordas. Ojalá consigamos tener debates a la altura de lo que necesita nuestro pueblo y que decenas y decenas de miles más de personas se inscriban en Podemos para decidir el rumbo de la fuerza que va a vertebrar la construcción de una España social, democrática, plurinacional, feminista y diversa.

Por fin tenemos tiempo para seguir haciendo Historia.

(*) Hugo Martínez Abarca es diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid y autor del blog Quien mucho abarca.