MANOLO MONEREO | Publicado: - Actualizado: 08:54

Irene Montero es ovacionada por sus compañeros al término de su intervención, la primera de la moción de censura
La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, aplaudida por sus compañeros de partido, entre ellos, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Alberto Garzón, tras terminar su larga intervención, de más de dos horas de duración, en defensa de la moción de censura contra Mariano Rajoy. / Sergio Barrenechea / Efe

Quizás la primera sorpresa del día haya sido la intervención en el debate de Mariano Rajoy; se puede decir que fue a contrapié, muy marcada por la brillante intervención de Irene Montero. Era un texto muy preparado por Rajoy que no había tenido en cuenta el discurso de Pablo Iglesias y que se basaba solo en la propuesta de la moción. El problema sigue siendo el mismo, ¿por qué intervino el presidente del Gobierno? Es posible que fuese por los malos resultados obtenidos por Cristina Cifuentes en la moción de censura contra ella en Madrid; se puede pensar que, de una u otra forma, Rajoy estaba obligado a intervenir dado que una mayoría de las ciudadanía apoyaba esta moción de censura. Cabría una tercera hipótesis más compleja, que es intervenir en el debate del PSOE y marcar el territorio de Pedro Sánchez.

El tono, el contenido y el estilo de Rajoy da mucho que pensar. Fue claro, solemne y especialmente descalificador de la persona y el proyecto que encabeza Pablo Iglesias. El “usted no debe ser presidente del país” fue repetido una y otra vez, cada vez con un tono más firme, más rotundo. En su centro, una idea muy trabajada que se va a convertir en el núcleo discursivo del Partido Popular: Podemos es el producto de la crisis económico-social padecida; la recuperación reducirá progresivamente su espacio político y electoral y, como conclusión, si al país le va bien, a Unidos Podemos le irá mal. La crítica que hace Unidos Podemos es forzada, usa la cuestión de la corrupción como un instrumento para impedir el avance del país. Esta idea fue repetida una y otra vez. Ahora bien, el discurso de Rajoy iba dirigido, no solo contra Pablo Iglesias, sino contra Pedro Sánchez. El PP practica un tipo de discurso que algunos llamamos “discurso disciplinante”. Se trata de un dispositivo que traza una línea de demarcación entre lo que está permitido y lo que no, entre lo bueno y lo malo, lo que es aceptable y lo que es inaceptable. Rajoy asume el poder de definición, de calificar conductas. En el ataque de Rajoy contra Pablo Iglesias había un afán, no solo de denigrarlo, sino de  satanizarlo: no es posible aliarse con él, no se puede pactar y, mucho menos, gobernar con él.

Hay otro dato que queda también meridianamente claro: el efecto colateral de esta estrategia es que Pablo Iglesias es reconocido como la cabeza visible de la oposición. A más dureza del discurso, mayor reconocimiento. Cada vez que Pablo Iglesias era descalificado, más quedaba anulada la oposición que teóricamente ejerce el PSOE. El “discurso disciplinante” actúa siempre de la misma forma, advierte –en este caso al partido de Pedro Sánchez– lo que no puede ni debe hacer. Cada vez que el PP pretenda someter al Partido Socialista usará siempre el mismo tipo de ataque: radicales, podemitas, populistas… Esta batalla ha estado presente en este primer día de debate y lo estará –con mucha más fuerza– el segundo día.

Para Unidos Podemos significa el fin de un ciclo caracterizado por una fuerte oposición social, la denuncia de los efectos catastróficos de las políticas económicas del PP, y la llamada permanente a un rearme político y moral de nuestra sociedad. El discurso que inaugura Pablo Iglesias abre una nueva fase en la que lo cualitativo, la solvencia y los equipos jugarán un enorme papel. Por así decirlo, se acabó el “amateurismo” y entramos de lleno en un estilo de trabajo cualificado y profesional. Lo decisivo es ser fuerza de gobierno. Para serlo, hace falta combinar la lucha social y la propuesta política, la gestión transformadora de lo existente y equipos capaces de llevarlo a cabo. La hegemonía, en un sentido fuerte, va a estar muy relacionada con programas factibles de transformación social, con alianzas políticas audaces y con la urgencia de vertebrar una organización a medio hacer y sin directrices estratégicas claras.

El Pablo Iglesias que apareció ayer expresa una discontinuidad, es decir, una cierta ruptura con el anterior Pablo Iglesias. Si algo le ha ido caracterizando en su corta pero intensa vida política pública ha sido su capacidad de aprendizaje, de corregir errores y de reconocer aciertos en los demás. En las réplicas a un Mariano Rajoy un tanto descompuesto, se ha ensayado un Pablo Iglesias estadista, con un discurso sólidamente enraizado en la historia y en los problemas del país y con propuestas concretas, posibles de llevarse a cabo desde un gobierno democrático. Un Iglesias que ha aprendido a autocontrolarse y que empieza a dominar la técnica parlamentaria. La otra novedad –antes lo he dicho– ha sido Irene Montero, la aparición pública de un cuadro político capaz de ser referente más allá de Unidos Podemos. Veremos qué pasa hoy.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend