Los santos inocentes

santos inocentes
Portada de ABC del día 27 de diciembre con la firma del acuerdo entre sindicatos, patronal y Gobierno

Hoy es nuestro día, querido lector. Los santos inocentes. Por si aún no se había dado cuenta, le diré que los santos inocentes somos todos. Es decir, usted, yo, esa señora que cruza la calle, ese señor que se baja del autobús, esos estudiantes que miran el móvil… todos los que consentimos que el Gobierno que preside Mariano Rajoy haya vaciado el 90% de la hucha de las pensiones al tiempo que preparaba a su ex jefe de gabinete, Jorge Moragas, un retiro como embajador en Nueva York con un sueldo de más de 200.000 euros anuales y casa pagada en pleno Central Park. El lugar donde llorar el fracaso que le ha supuesto el batacazo electoral del PP en Cataluña.

Publicidad

Los santos inocentes somos los que contemplamos impasibles cómo vuelven a dispararse las facturas del gas y la luz: La electricidad sube un 4,6% en diciembre y el recibo del gas aumentará un 6% en enero. “Pese a los esfuerzos del Gobierno por contener la factura energética”, advierte el sumiso diario progresista El País.

Los santos inocentes somos los que permitimos que el Gobierno español se haya comprometido con la OTAN a incrementar en más de un 80% su actual gasto militar en los próximos siete años, hasta rondar los 18.000 millones de euros. “El incremento prometido por el Gobierno, con ser enorme, no llega al 2%; se quedaría en torno al 1,5 o 1,6%”, nos tranquiliza El País.

Los santos inocentes somos los que soportamos impasibles que los sindicatos se hagan una fotografía con Rajoy y los empresarios, portada de ABC del pasado miércoles, prometiendo subir el salario mínimo un 20% en tres años. Y somos santos inocentes, cuando no inconscientes, por no leer la letra pequeña: alza condicionada al crecimiento del PIB y el empleo. Y por creer que algo que aparece en la portada de ese diario puede favorecer los intereses de los trabajadores, de los ciudadanos: es la foto de los que tienen el poder vigilando a los sindicalistas, dictándoles órdenes, humillándoles.

Los santos inocentes somos los que hemos tardado años en enterarnos de que Gallardón pagó un 75% de sobrecoste en el hormigón de las obras de la M-45. Una autovía presupuestada en 300 millones que en realidad costó 3.000.

Los santos inocentes somos los que no estallamos de rabia cuando se condena a titiriteros, raperos o tuiteros por decir lo que piensan. Cuando nos amenazan con castrar nuestra libertad en las redes. Cuando tratan de convertirnos en ciudadanos descerebrados de pensamiento único, obligados a informarnos con la prensa gubernamental y el duopolio televisivo.

Lee más | Cuando el Código Penal sirvió para perseguir tuiteros, músicos y humoristas

Los santos inocentes somos los que consentimos que nuestra sociedad se desangre, día tras día, en una intolerable sucesión de casos de violencia machista.

Somos los santos inocentes, y es el Gobierno del PP quien cada día del año nos cuelga el muñequito de papel en el lomo.