COMUNICACIÓN / La dictadura binaria

Marcando paquete

4
Arnold Schwarzenegger, Emmanuel Macron y el primer ministro belga Charles Michel posan junto a un grupo de adolescentes
Arnold Schwarzenegger, Emmanuel Macron y el primer ministro belga Charles Michel posan junto a un grupo de adolescentes frente a la Torre Eifel, el pasado 12 de diciembre. / @EmmanuelMacron (Twitter)

Conforme se nos escapa el 2017 entre los dedos, el ciclo informativo se ha acelerado tan agresivamente que las noticias españolas parecen devorarse unas a otras como pirañas, compitiendo a vida o muerte en una actualidad cada vez más líquida. En este contexto virulento, por momentos grotesco, el papel del curador de información ―periodista o gurú mediático― que hace de intermediario entre la noticia y el público es hoy tan crucial como traicionero. En el río revuelto de la sobreinformación, los ‘expertos’ echan sus redes temprano, atrapan la noticia y la revenden ya etiquetada, es decir, clasificada por el feroz sistema binario que discrimina toda nuestra vida ideológicamente. En España este binarismo dogmático que ordena todo pensamiento o acto es una guerra civil posmoderna que dispara palabras como balas de AK-47. Al entrar en las redes cada mañana los mercaderes mediáticos nos venden su ‘pescaíto informativo’ ―la piraña es comestible, por cierto― con técnicas variadas que van desde la simpatía individual tipo tendero de barrio hasta la presión teledirigida de cientos de miles de escuderos mediáticos.

No hay nada inocente en esta feroz manipulación de la actualidad desde el instante mismo en que sucede. Sin esperar a que la historia la escriban los vencedores, el siglo XXI adapta a Orwell al mundo global posbélico, demostrando que hoy los vencedores son los que antes logran codificar la realidad, convirtiéndola en ‘historia’ desde el minuto uno. Como nos avisaba Roland Barthes, esta apropiación de la realidad sitúa el discurso histórico y el literario en el mismo plano, pues ambos se manifiestan en un formato narrativo y emplean técnicas comunes. Lo que hace el historiador con el dato es, denuncia Barthes, un acto poético casi idéntico al de la prosa literaria, que aplica una serie de teorías plausibles para explicar “lo que de verdad pasó”. La historia que nos enseñan en el colegio es por tanto una colección de versiones del pasado, que a su vez ha pasado por un proceso subjetivo de selección y discriminación institucional antes de llegar a nuestras sufridas entendederas. Del mismo modo, el curador de información del siglo XXI ―periodista o gurú mediático― pretende validar una hipótesis elegida a priori y que coincide con su particular visión del mundo.

Publicidad

«Millones de usuarios creen estar pensando y tomando decisiones cuando, de hecho, sufren un ‘efecto contagio’ idéntico al vivido en un estadio de fútbol»

Cuando el ciudadano occidental entra en las redes para informarse, a menudo creyéndose astuto por ahorrarse el precio de un periódico tradicional, se encuentra con una realidad ya tratada o producida donde todo ―desde el resultado de unas elecciones hasta un partido de fútbol, el estreno de una película o el tiempo soleado en la costa cantábrica― lleva una etiqueta política. En vez de informarse, el incauto individuo se da un chute de ideología que es, a fin de cuentas, una deformación de la realidad y, en última instancia, una deformación del pensamiento. Esta desfiguración de la realidad impone un esquema binario artificial, donde se incrustan todos los temas de la actualidad política, económica, social, cultural, deportiva e incluso meteorológica. Las redes sociales ―la “prensa” del siglo XXI, admitámoslo― engullen los temas y los vomitan en forma binaria, para que el público receptor multiplique por miles y por millones sus consignas prefabricadas y enfrentadas. Millones de usuarios creen estar pensando y tomando decisiones cuando, de hecho, sufren un ‘efecto contagio’ idéntico al vivido en un estadio de fútbol.

Pensar ha dejado de ser necesario, porque los curadores de información ―periodistas y gurús mediáticos― se encargan de machacar a diario lo que uno debe asumir. Al pretender acoplar los elementos arbitrarios de este universo binario, los políticos patinan. José Luis Rodríguez Zapatero nos contaba en 2004 que “la igualdad entre sexos es más efectiva contra el terrorismo que la fuerza militar”. El pospartidista Emmanuel Macron caía en el binarismo hace unos meses al pregonar que “para acabar con el terrorismo hay que acabar con el cambio climático”. Entre tanto, el ciudadano elige su equipo ideológico basándose en variables con frecuencia alejadas de los programas de los partidos políticos y, a menudo, sin saber bien por qué defiende violentamente las ideas del bando que se ha visto casi obligado a elegir. En noviembre de 2016 la muerte de Fidel Castro se revendió en Twitter España como una comparación con Franco y degeneró en un tema falsamente binario, igualando a ambos dictadores. Los ejemplos son infinitos. En España prácticamente no hay noticia que se salve. El desafío intelectual es desmontar esta mentalidad futbolística que consiste en elegir un bando ideológico y aceptar obligatoriamente la imposición doctrinal ―o caja respectiva de ideas― que conlleva. El gran reto para el 2018 es romper con esta dictadura binaria y empezar a pensar fuera de la caja. Y sobre todo rebasar la obligación de los paquetes de ideas etiquetadas arbitrariamente como ‘de izquierdas’ o ‘de derechas’. Occidente es la admirable creación conjunta de la izquierda y la derecha, que no pueden existir la una sin la otra.

4 Comments
  1. florentino del Amo Antolin says

    Cada País es diferente… ¿ Los politicos tambien ?. ¡ Pues, no !. No me querrás meter… Macron, por Rivera; no se cuando será año Mariano, para cantar: Veníd y vamos todos con flores ha Maria… ¡ Que Madre nuestra es !. Tú, lo que pides descaradamente: Menaje atrois. Llegas tarde amiga, la triple alianza está ya empalmada… Y mucho empalmada. Pasa, que para tragar eso en este País, hacen falta democrátas reales no de partido. No hacer en cuestas , pensando en mayorias » silenciosas «… Que nos adoctrinaban por tierra, mar, y aire. Juntar, aceite y agua; es como querer vaciar el mar con uncaldero… ¡ Macron, no se juntó con Le Pen tampoco !. La Falange, Vox, y Democrácia Nacional… No participaron, para aumentar los votos de C´S…. ¿ Democrácia ?….

  2. LDMuras says

    La base está en la matriz de la eliminación de todo
    el pensamiento que se contrapone al individualismo antropológico, al
    liberalismo. El liberalismo debe hacer desaparecer todo pensamiento que
    explique que el ser humano es un ser social, que la individualidad humana es
    resultado de la sociedad, y que hay por tanto prioridad ontológica de la
    sociedad sobre el individuo. aristotelismo,
    Hegel…y de los anti hegelianos a la pos
    modernidad, eliminar a la filosofía
    política y moral y reducir la filosofía a ancilla scientiae: solo asuntos de
    método, solo asuntos sobre el cómo se conoce. Y por último debe eliminar por
    entero a la filosofía, por ser un ámbito de pensamiento que permite plantearse
    si esta vida, si esta sociedad existente, es buena, adecuada o no, si es justa
    o no. Si llevamos o no una vida buena, y cuáles son sus causas. ..y en esto
    tanto en el bipartidismo la derecha como
    la llamada izquierda oficial es lo mismo

  3. Pablo Munez says

    Buen artículo! Lo social se explica por lo social, dice Durkheim. Nos empezamos a desenvolver bajo códigos que ya están prescritos o preestablecidos, validados por la misma sociedad. Sin embargo, al combinarse la inmediatez de lo proporcionado por RRSS y su validación inmediata por parte de los medios de comunicación y sociedad como nuevas fuentes de información y conectividad, puede generar inconsistencias en culturas cuyas lógicas no estaban hechas para trasmutar tan rápido, en toda su población, generando un divorcio aún más exacerbado, entre ser y deber ser. Para ser más concretos. Facebook creó el ‘transmitir en vivo’ es de esperar con fines positivos, de mejorar y aumentar la conectividad. Al poco tiempo, empezaron a ocurrir asesinatos en vivo ..
    Les dejo enlaces

    https://www.clarin.com/mundo/conmocion-unidos-asesinato-transmitido-vivo-facebook_0_HJdbJyGCe.html
    http://www.lanacion.com.ar/1918309-el-horror-en-vivo-facebook-live-vuelve-a-transmitir-un-tiroteo-contra-negros-en-estados-unidos
    https://www.minutouno.com/notas/1536964-transmitio-el-asesinato-su-novio-y-su-sobrino-facebook-live
    http://cnnespanol.cnn.com/2017/04/17/las-preguntas-incomodas-sobre-el-asesinato-transmitido-por-facebook/

    Por supuesto son ejemplos extremos y dicen más de la personalidad de los que graban y matan a la vez. Pero sí da para cuestionarse si era ‘meant to be’ esa red y ese particular feature

    .. Pero no todo está perdido en redes sociales. Quisiera compartir por esta vía un nuevo concepto de red social. Red geo cultural, si lo prefieren, en que se cambia el paradigma de la conectividad, a una que emerge en exclusiva desde el Lugar. Capturado, compartido y descubierto por sus mismo usuarios. Invitarlos a probar TuPa’s desde Google Play: https://goo.gl/kSwSjW

    Fan Page: https://www.facebook.com/TuPas-438084869905501/

    Gracias!
    Desearles un gran año que viene

    (y que el legado visual de la Tierra esté con ustedes.. 🙂

    1. florentino del Amo Antolin says

      Y con tu espiritu !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.