Y por fin el pueblo tomó las calles

2

Se veía venir, se antojaba inevitable, parecía lo más sensato. El pueblo tomó las calles. Fue el pasado domingo en Madrid. Una impresionante marea humana, formada por hombres, mujeres y niños de todas las edades y condiciones sociales. Familias enteras, caminando en la misma dirección. Desde la Puerta del Sol a Cibeles. En el paseo de la Castellana y en el barrio de Vallecas. No cabía un alfiler. Miles y miles de personas abandonaron la seguridad de sus hogares y salieron en busca de otros como ellos, y juntos ocuparon las aceras y las carreteras, y cortaron el tráfico y entonaron emocionantes cánticos de unidad. La gente tomó lo que es suyo, se dejó ver, caminó de la mano y en una misma dirección. De una vez por todas demostró unidad, entusiasmo, reivindicación y pasión.

¿Protestaban por el Gobierno corrupto, por la negativa del presidente a dejar el cargo, por la crisis que vive la democracia de nuestro país? ¿O quizá se solidarizaban con los últimos trabajadores muertos en el tajo, los tres jornaleros arrollados por un tren y los dos obreros atrapados en el derrumbe de un edificio? ¿Puede que sus voces clamasen por la ninguneada libertad de expresión, ese rapero que ha tenido que huir de España o ese cantante de la Polla Records al que quieren multar por sus comentarios sobre un escenario? ¿Tal vez exigían el final la violencia, el acoso y la desigualdad que sufren las mujeres en nuestra sociedad? ¿No serían familiares de las miles y miles de víctimas del franquismo, pidiendo respeto y solicitando que se busquen los restos de sus parientes? ¿Pedían una justicia verdaderamente independiente o una televisión pública libre? ¿Trataban de defender la sanidad y la educación públicas de las hordas neoliberales y su voracidad depredadora-privatizadora?

Publicidad

Para nada. Festejaban la 13º Copa de Europa conseguida por el Real Madrid. Y en Vallecas, el ascenso del Rayo a Primera División.

Publicidad

Menos mal, porque si desde el escenario de Cibeles el defensa central Sergio Ramos hubiese pedido a la gente que inundaba las calles de Madrid que se hiciese con estacas, que buscase bidones de gasolina, y que tomase por la fuerza Moncloa, a estas horas no estaríamos hablando de elegir entre moción de censura o elecciones anticipadas. Estaríamos viendo a Rajoy escondido en lugar de a Valtonyc. Y al matrimonio Bárcenas exigiendo por su propia seguridad ser encarcelados de inmediato. Y al Gobierno en pleno huyendo a Suiza y dejando camino libre para un proyecto quizá limpio y democrático.

Pero Sergio Ramos solo acertó a cantar con voz de borracho aquello de “¡Cómo no te voy a querer!”. Y Ronaldo prometió seguir en el Madrid sin aclarar si pensaba ingresar los 20 millones de euros que debe a Hacienda. Y Florentino evitó hablar de la indemnización con dinero público de su Proyecto Castor para no quitarle protagonismo a la chilena de Bale.

Con lo cual, la estabilidad sigue garantizada en España. Ya solo falta que fichen a Neymar para que la felicidad del pueblo sea total.

2 Comments
  1. corazon rojo says

    En otros tiempos era pan y circo; ahora, sólo circo. Con semejante rebaño, no debería sorprendernos nada. No puedo sentir más asco y vergüenza.
    El fraile y su susurrador, pueden sentirse satisfechos.

  2. florentino del Amo Antolin says

    ¡ Solo circo corazón rojo !. Un circo que nos cuesta muy caro: Radiáles, Castor, Banca y su rescate… Y un circo con palco blanco, pero muy negro por dentro. Los 45 millones de Euros del Ronaldo, ayudados por imperativo mafioso y sus cuentas opacas. Un país de pandereta, cabras que marcan el paso: Alegre de la paz y traerán prendidas cinco rosas… ¡ Las flechas de mi haz !. Una dictadura no podria ser tan sibilina, como este regimen instaurado, con ayuda de unos » coloraos «… Que dicen las malas lenguas, que son cosas que pasan y que volvemos al entramado oficial: Ocho años tu, otros ocho yo !. Y los himnos no podrán pitarse ( prohibido ) y se alzará el brazo con marcialidad de camaradas antes y despues del evento… Y se llamará: copa del Generalisimo ( por la gracia de Dios )… Y si Dios quiere ( que seguro que no ) los toros darán conferencias en los ateneos, que para eso les declaramos: Bien Cultural !.
    Personalmente creo que este país necesita un buen repaso de su história y un cambio de Constitución; que no se obligue a nadie a quedarse en este charco, pues esta España tan rica ella no necesita de Andaluces, Aragoneses, Astures, Catalanes, Canarios, Galaicos, Vascos de las dos vertientes Pirenaicas… Ni putos Moros, ni sudacas de mierda, ni negros… ¡ Solo Pan y Circo, mucho circo !
    Javier, la ironía es un forma de resaltar las virtudes de la Raza por imperativo legal… ¡ Porque la democrácia activa, se persigue por: ¡ Que no necesitamos los Españoles eso !… ¡ Un buen Caudillo y cierra España !. ¡ PAN y CIRCO !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.