Turismo de mierda

  • ¿Estamos locos? ¿Se está radicalizando España? ¿Tiene alguna posibilidad Albert Rivera? No, tranquilos. Solo estamos de vacaciones
  • Hasta julio de 2017 habían visitado el Valle de los Caídos alrededor de 25.000 personas, mientras que en el mismo periodo de este año el dato asciende a casi 40.000 personas

2

Se ha puesto de moda acercarse al Valle de los Caídos. A dar una vuelta. Ante la posibilidad de que el Gobierno exhume los restos de Francisco Franco, las visitas al monumento fascista han aumentado un 50% en las últimas semanas. Los informativos de televisión dan buena cuenta del fenómeno, y recogen las palabras de los viajeros que se han desplazado a tan esperpéntico lugar: “Nos hemos enterado de que lo cierran y…”, “Bueno, es historia, verdad…”, “Hemos venido toda la familia, y lo cierto es que impresiona muchísimo”.

Y tanto. Impresiona muchísimo ver colapsada la entrada al aparcamiento del lugar donde el tirano fue enterrado hace 42 años, las colas para entrar, las miradas de quienes, según la televisión, se han trasladado hasta ese lugar “para despedirse del dictador o por mera curiosidad”. Impresiona tanto como las cifras facilitadas por Patrimonio Nacional: hasta julio de 2017 habían visitado el Valle de los Caídos alrededor de 25.000 personas, mientras que en el mismo periodo de este año el dato asciende a casi 40.000 personas.

La carne de gallina, solo de pensar en un turismo de sátrapas, de morbo, de mierda. La gente está tan aburrida, tan canina, tan aletargada, tan acostumbrada al entretenimiento de baja calidad (la tele), que mete a la familia en el coche y echa el día en un siniestro y aberrante edificio dedicado a la muerte, la tortura y la dictadura. ¿Estamos locos? ¿Se está radicalizando España? ¿Tiene alguna posibilidad Albert Rivera? No, tranquilos. Solo estamos de vacaciones.

Los mismos medios que informan del aumento de las visitas al Valle de los Caídos lo hacen sobre el incremento de las visitas al Santuario de Misericordia de Borja para admirar la restauración de la pintura mural del Ecce Homo, sin duda la obra cumbre de la pintora aficionada Cecilia Giménez Zueco. Y es que seis años después de que se perpetrase la restauración, el número de visitantes está a punto de alcanzar la gloriosa cifra de 200.000.

Así las cosas, no sería de extrañar que los visionarios de turno comiencen a proponer ingeniosas soluciones para uno de los problemas más serios a los que se enfrenta el Gobierno de Pedro Sánchez: qué hacer con el Valle de los Caídos una vez extraído el bicho. Todas ellas serán ingeniosas y prácticas, y tratará de saciar las pasiones culturales más bajas de los españoles. Por ejemplo, convertir la Abadía de la Santa Cruz en la sede central del Museo del Jamón. El número de visitantes seguiría aumentando, que es de lo que se trata.

2 Comments
  1. Farrack says

    Letargo es ser de Podemos, véase, comunista. La ideología del fracaso, la más genocida, la de hambrunas, paradigma de la mala gestión, la pobreza y la ruina en todo orden.
    Letargo es ser del PSOE. Partido (mejor partida) de aprovechados. Ningún dirigente capaz de prosperar en el ámbito de lo privado, y que tras venir de la nada, florecen como multimillonarios tras pasar por lo Público.
    Letargo es ser de UGT o CCOO. Hablando todo el día de política laboral gente que en su vida ha creado un puesto de trabajo y que son incapaces ni de autogestionarse.
    Letargo es la población que una vez tras otra apoyan estas opciones «progresistas» (já, que risa) creyendo que van a desposeer a unos para dárselos a ellos. Cuando no son otra cosa sino la herramienta de estas organizaciones para que sus dirigentes vivan en el lujo asiático. Depositan en ellos una y otra vez sus esperanzas de vida y lo único que reciben es el paro y consecuentemente la desesperación.
    Pero bueno, luego llega el PP y les coloca a ellos y a los hijos. Les devuelve a la opulencia y desde esta, al olvido y vuelta a empezar, otra vez van y les votan. No sé si aletargados o tontos.

  2. florentino del Amo Antolin says

    Turismo Zoombi morboso Javier. Y pensar que núnca vieron una ilustración de el sublevado en un libro escolar en la faena del 36 – 39… Números ungidos con indulgencias plenarias, de los Gabrieles anunciadores de las Santa Cruzadas. Bajo palio sempiterno, a la sombra alargada del viacrucis en olores de sangre derramada, del infiel: Rojo, Masónico, Comunista, Nacionalistas, CNTistas, Ugetistas, maricones y progresistas… Como el circo de animales, está por extingirse. Buscan el arte de la maldad, del odio sublevado, su cruzada justiciera y una impunidad unica en el mundo. Bendecida, con inmatriculaciones, IBIS, y una concertada racista subvencionada, manteniendo un dogmatismo xenófobo; dentro de un concordato, que vuelven a fusilar a la Escuela Pública y los 55.000 Maestr@s.
    Es puro milagro. Lo quedan de sí 30 monedas, ( por muy de plata que fuesen ). Son muchos los Judas en la Biblia; pero el Iscariote es de los apostoles y en la estampita el fotógrafo le dijo : Judas, más al centro, que sino… No sales en la estampita !. El jodido iscariote estaba en la izquierda de Dios Padre… Pero,… con la bolsa de su traición !. Se arrepintió, pero fué demasiado tarde… ¡ Cosas de los videntes y Tamayos de la época !.
    El dictador, hizo un servicio al nazismo, al fasccio y su franquismo igualó a las divinidades del » no mataras «, ( se olvido el no ) . Y para terminar la faena, con las manos manchadas de sangre se declaró ( en las monedas )… ¡ Caudillo, por la gracia de Dios !. Fin de la cita. ( Magnánima ) .
    Javier, con los años los suvenirs, para cuando sus vayaís, no ejercen ningun valor; esto es lo que tengo de reflexión. Entre Judas Iscariote y el terrorista dictador Franco, me quedo con el primero, pues este se arrepintió tarde, pero lo hizo. Franco, ese dictador; juró defender la República, su Constitución y su bandera… Su sublevación costó un millón de muertos y tres cientos míl en fosas, de ellos 55. 000 Maestr@s y no tuvo perdon ni arrepentimiento, en el año 72 aun moririan ajusticiados por diversos motivos, sin ninguna magnaminidad… Esos turistas son una deformación de una dictadura, que sigue en reductos de poder y hacen mucho daño a la convivencia civíl democrática.

Leave A Reply

Your email address will not be published.