Monereo: “Estamos contra las políticas migratorias de Salvini y la UE, no se diferencian”

  • Entrevista con el diputado de Unidos Podemos y colaborador de cuartopoder, Manolo Monereo
  • El artículo publicado por Héctor Illueca, Manolo Monereo y Julio Anguita el pasado 5 de septiembre en cuartopoder.es ha suscitado un impresionante debate en medios de comunicación y redes sociales que ha abierto un mar de dudas sobre la actual situación política europea y el papel que han jugado, están jugando y deben jugar las izquierdas en ella. Respuestas desde la discrepancia y desde el apoyo a las tesis planteadas por los autores han sido publicadas en distintos medios de comunicación. Diferentes tonos, algunos amables y otros no tanto, hemos encontrado en los argumentos publicados durante el debate.

    En este periódico, publicamos dos respuestas más, las cuales también fueron muy debatidas públicamente. La primera, la escrita por Miguel Urbán y Brais Fernández, ambos militantes Anticapitalistas, y, la segunda, por Alberto Tena y Giuseppe Quaresma. Ayer mismo, los tres autores del primer artículo volvían a responder en este diario a algunas de las críticas. Para intentar resolver algunas dudas que puedan quedar pendientes, preguntamos a Manolo Monereo (Jaén, 1950), diputado de Unidos Podemos y colaborador de este periódico, sobre la polémica suscitada y sobre un debate que tiene que ver con la viabilidad de la Unión Europea, la respuesta que esta está dando a la crisis migratoria y con hacia dónde van las izquierdas en la actualidad.

    Publicidad

    –  A lo largo de este debate, se ha destapado una vieja discusión de la izquierda sobre si es posible reformar la Unión Europea para desarrollar políticas que beneficien a las clases populares o es necesario romper con ella. ¿Es posible dentro del Euro desarrollar estas políticas?

     

    Publicidad

    “La UE es una máquina de construir fascistas”

     

    – Nuestra posición en esto es clara y rotunda. La UE es una máquina de construir fascistas y extrema derecha porque provoca enorme desigualdades sociales, una pérdida de la calidad de la democracia y abandona la soberanía popular. La UE ha constitucionalizado las políticas neoliberales, ha construido una Europa bajo la hegemonía alemana y ha incrementado las desigualdades sociales, dejando a un lado la democracia como la conocíamos. Esta UE se ha convertido en la mayor enemiga de Europa. Nosotros queremos una UE europea y no norteamericana.

    – ¿Y tiene cabida dentro de esta institucionalidad europea una alternativa de izquierdas?

     

    “Si la extrema derecha vuelve, es por una izquierda incapaz”

     

    – Al juicio de Anguita, Illueca y el mío, no. Lo que planteamos es un cambio en los tratados fundamentales y la salida del Euro, sobre todo de los países del sur. Siempre se han establecido unas reglas que le vienen bien a Alemania y perjudican a los países del sur. Una Europa alemana es una Europa que rompe con una parte de la historia europea, la ligada al movimiento obrero, a lo social, al sindicalismo de clase y a la soberanía popular. Construir una Europa contra las patrias, pueblos y sociedades es hacer que la extrema derecha vuelva. Lo que planteamos es que si la extrema derecha vuelve es por una izquierda que ha sido incapaz de generar un proyecto de sociedad que rompa con unos criterios que sólo favorecen la

    desigualdad, la pérdida de democracia y la pérdida del sentido de esta para las mayorías sociales.

    – A raíz de esta polémica, El Confidencial publicaba que están creando una corriente dentro del ámbito de Podemos que podría conectar con Salvini. ¿Hay alguna iniciativa de organizar algo así?

    “Queremos construir una asociación al servicio de la III República”

    – Yo no sé de dónde ha podido salir algo así. Lo que queremos organizar es una asociación al servicio de la III República y eso no tiene nada que ver con Unidos Podemos ni con nada de esto. Lo que queremos hacer es que en nuestro país, en un momento en el que la corrupción llega a la casa de los borbones, se propicie un debate político y cultural en torno a la república. Eso va más allá de Unidos Podemos y de la izquierda. La III República no sólo será de la izquierda, será democrática, federalista, defensora de los derechos sociales e irá más allá de la izquierda tal y como la conocemos hoy.

    En otro artículo en ese mismo medio, se plantea que están ustedes tomando posiciones ante una posible ruptura del espacio de Unidos Podemos. ¿Ve esta ruptura en el horizonte? ¿Creen que ya no es posible esa unidad popular de la que tanto tiempo llevamos hablando? 

    “No queremos ser subalternos al PSOE”

    – Nosotros nos sentimos muy a gusto en Unidos Podemos. No sólo no queremos romper la actual unidad, queremos ampliarla. Estamos en una estrategia de unidad popular que hemos defendido siempre, hemos dedicado libros enteros para defenderla, y nos sentimos orgullosos de ser parte de este espacio. Queremos fortalecer este espacio, ampliarlo, para convertirlo en una alternativa de gobierno de mayorías. Defendemos el proyecto originario, no queremos ser una fuerza subalterna ni una muletilla de izquierdas del PSOE. Queremos fortalecer Unidos Podemos.

    – Se les ha criticado mucho que, al hablar del Decreto Dignidad italiano, hayan pasado por encima sobre las políticas racistas y xenófobas de ese gobierno. ¿Qué opinión le merecen las políticas migratorias de Salvini? ¿El secuestro de decenas de personas migrantes en un barco sin facilitarles un puerto o el censo de gitanos que se ha empezado a elaborar en Italia?

    – Lo que nos parece increíble es que se ataque a Salvini y no a la UE, como si la UE hiciera políticas migratorias diferentes a las que Salvini hace. Creemos que el dominio de lo políticamente incorrecto es el dominio del doble valor de las palabras. La UE ha hecho unas políticas que no son diferentes a las de Orban, de Polonia o la extrema derecha. La UE está generando una línea de hierro que impide que lleguen migrantes, estamos externalizando las fronteras al Sahel, estamos creando políticas muy duras contra las personas migrantes. ¿Cuál es la diferencia que hace Salvini? La diferencia es que hace política públicamente con esto, mientras que la UE se calla, la oculta. Estamos en desacuerdo con la política migratoria de Salvini y de la UE, que no se diferencian. Salvini es xenófobo y usa esa política, pero las políticas son muy parecidas. ¿Queda claro?

    – Para que quede más claro. En esta III República por la que apuestan ustedes, ¿los derechos de las personas migrantes estarían garantizados?

    – Por supuesto, es que queremos república para garantizar los derechos de las personas. Queremos constitucionalizar todos estos derechos. Lo que advertimos es que si no se resuelven los problemas en el origen, no se resolverá nunca el problema migratorio. Y hace falta un New Deal en África, no un Plan Marshall. Un nuevo acuerdo de Europa con los pueblos africanos, hace falta que de una vez por todas se transfieran rentas para propiciar el desarrollo en África para que los africanos puedan vivir por sus propios recursos, para que las grandes multinacionales no sigan comerciando con los recursos africanos y sigan sobreexplotando África. Queremos que los cuadros sociales de África se puedan desarrollar para que puedan desarrollar sus países. Frente a esto, las políticas de la UE lo único que hacen es propiciar el libre cambio y la extenuación de los recursos naturales y hacer insostenible la vida en África. Eso hace que todas estas personas abandonen sus países, porque no pueden vivir en ellos.

    – Otra medida que se les ha criticado es que no hayan criticado la medida del Flat Tax italiana, que iguala la carga impositiva entre todos los niveles de renta… 

    “La supuesta izquierda italiana está más a la derecha que el gobierno”

    – En el artículo de ayer planteábamos que esa es la gran debilidad del gobierno italiano actual. Mientras que desde el Movimiento 5 Estrellas se está planteando una redistribución fiscal, el dominio que tiene Salvini hace que favorezca a su base social, la pequeña empresa del norte de Italia. Nosotros estamos más de acuerdo con otros sectores del gobierno que plantean reformas progresivas en Italia. Pero todo eso se está discutiendo en Italia, el problema es que eso no se discutía con el PDI. Queremos señalar que la supuesta izquierda italiana está más a la derecha de lo que está este gobierno en este asunto, ese es el problema. Mientras ahora se discute, antes no se discutía. Es una crítica a la izquierda italiana y a la socialdemocracia europea.

    – En un artículo en Ctxt de Clara Ramas, se plantea que, tal y como dice Nancy Fraser, el ‘neoliberalismo progresista’ dominante en buena parte de Europa hoy establece una dicotomía entre ese multiculturalismo globalista y bienitencionado y las clases populares y el precariado que se ven como clases retrógradas. ¿Es necesaria esta dualidad, no se puede romper?  

    “El problema de la izquierda es que no conoce a su pueblo”

    – Nancy Fraser es nuestra maestra, es una de nuestras referentes intelectuales. Estamos de acuerdo con su crítica a esta supuesta izquierda, que es una izquierda neoliberal. Plantea, por ejemplo, el dilema entre el reconocimiento y la retribución, que el reconocimiento al movimiento feminista tiene que ir acompañado de una retribución de las rentas y de poder. Para decirlo en un lenguaje más clásico, sin horizonte socialista la lucha social se queda sin fundamento útil. Nosotros reivindicamos un horizonte anticapitalista y socialista que rompa con la UE y favorezca a las clases trabajadores.

    Antes el problema de la izquierda era el capital, ahora el problema de la izquierda es que no conoce a su pueblo, se separa de él, no es capaz de generarle alternativas. Eso deja a la extrema derecha todo el territorio para que recomponga su estrategia. Para nosotros es un problema muy complejo. Si la izquierda no se basa en el reconocimiento y en la redistribución, el multiculturalismo será enterrado por las doctrinas neoliberales. Lo que está en crisis es la izquierda de Blair y de Clinton, la que nosotros referenciamos es la de Melénchon, Corbyn, Lafontaine y Pablo Iglesias. La izquierda que tiene un horizonte socialista y anticapitalista, sin eso estamos perdidos.

    – Se ha mostrado en contra del Euro. En esta lucha contra el Euro, ¿cabrían alianzas con fuerzas de extrema derecha que también lo están?

    “No se puede construir Europa contra patrias y pueblos”

    – Nosotros proponemos alianzas con las izquierdas que están en contra de esta UE. Queremos establecer un acuerdo basado en la democracia, en la defensa de las libertades y derechos sociales y con una perspectiva democrático-socialista. No tenemos que ver nada con una extrema derecha. Para nosotros, la defensa de las libertades democráticas y derechos sociales es fundamental.

    Estamos convencidos de que no se puede construir Europa contra los estados, patrias y pueblos, eso es una concepción neoliberal y no se corresponde con la realidad. Lo que se está construyendo es un orden neoliberal en una Europa de hegemonía alemana que no se corresponde con los intereses de los pueblos. Si no establecemos una Europa que sea capaz de hacer confluir democracia, patrias, pueblos y derechos, vendrán tiempos peores.

    – ¿Cómo valora la iniciativa de parte de la izquierda alemana ‘En Pie’ que adopta una postura diferente con respecto a la migración de la de la izquierda tradicional?

    “No tenemos reservas sobre el carácter democrático de ‘En Pie'”

    – Pido coherencia. Enseñarle nosotros a Sarah Wagenknecht, a una parte de Die Linke o a una parte de la socialdemocracia lo que es democracia me parece un límite. Nosotros no tenemos ninguna reserva en el carácter democrático y social de esta fuerza alemana. Intentamos entenderla y explicarla, porque serán nuestros aliados en las elecciones europeas, igual que lo serán Melénchon, el Bloque de Portugal y otras fuerzas de izquierdas. Es decir, no aceptamos la mayor, que esta fuerza sea una fuerza chouvinista, imperialista o antidemocrática, creemos que eso no tiene fundamento. Por cierto, las encuestas les dan un gran resultado electoral, está habiendo una recomposición de la propia izquierda alemana.

    La prueba de la izquierda siempre es saber cómo juzga a los poderes. Los mayores críticos de la política alemana con los países del sur son Sarah Wagenknecht y Oskar Lafontaine. Para nosotros, esa es la prueba del nueve de que están en la izquierda. Otra cosa son sus debates sobre política migratoria y estamos convencidos de que estarán en los valores centrales de la izquierda alemana en esta materia.