A favor de los banqueros

  • El sabio que ha encendido la luz, y me ha devuelto a la sociedad civilizada, ha sido ni más ni menos que Mariano Rajoy
  • Rajoy está a favor de los banqueros. Y no parece el único. Por eso decisiones judiciales que molestan al mundo de los valores, como sucede con esos mosquitos zumbones que nos interrumpen la siesta, deben eliminarse cuanto antes

3

Un buen día de la pasada semana el Tribunal Supremo se corrigió a sí mismo y, para sorpresa de todos, modificó su jurisprudencia anterior y estableció que fuesen las entidades que prestan el dinero, y no los clientes, quienes pagasen el impuesto hipotecario. Los aplausos y vítores de los ciudadanos se escucharon en la Bolsa, que se derrumbó estrepitosamente ante el impacto del golpe judicial. Un espejismo. Solo veinticuatro horas después el Tribunal Supremo volvió a sorprender al sistema financiero español con una nueva bomba: frenaban los recursos sobre el pago del impuesto de la hipoteca, evitando así que se aplicase la nueva jurisprudencia.

Decisiones insólitas que el ciudadano de a pie no siempre es capaz de comprender. Yo mismo vengo leyendo y releyendo las páginas de economía de los diarios durante los últimos días en un bucle infinito, que me ha impedido cumplir mis funciones vitales básicas. Afortunadamente, cuando la desnutrición y la falta de higiene amenazaban con convertirme en un ser marginal, he obtenido respuesta a todas mis preguntas. Un milagro, sin duda. El sabio que ha encendido la luz, y me ha devuelto a la sociedad civilizada, ha sido ni más ni menos que Mariano Rajoy. No sé si le recuerdan: el que fuera nuestro presidente del Gobierno entre 2011 y 2018.

Los hechos revelan que aquello no fue una casualidad. Rajoy demuestra que fue mucho más que un registrador de la propiedad aficionado a los discursos abstractos. Más incluso que el “M punto Rajoy” de los papeles de Bárcenas. Estamos ante un genio de la economía, además de un grandioso pedagogo. Con una sola frase, el de Santiago de Compostela ha conseguido explicar de maravilla no solo sus años de gobierno, sino los movimientos que han sacudido la relación entre el Tribunal Supremo y los bancos en los últimos días: “Yo estoy a favor de los banqueros”, ha dicho el estadista, ex presidente de todos los españoles. Y se acabó. ¿Más claro? ¿Más alto? Imposible.

Rajoy está a favor de los banqueros. Y no parece el único. Por eso decisiones judiciales que molestan al mundo de los valores, como sucede con esos mosquitos zumbones que nos interrumpen la siesta, deben eliminarse cuanto antes. El tiempo que lleva rectificar. El instante que dura la ilusión de ese ciudadano que, pardillo, piensa que el mundo puede mejorar, que vivimos en una democracia real, que la justicia es independiente, que el dinero no es el poder. “Yo estoy a favor de los banqueros”, ha dicho, por si alguien lo dudaba, el ex presidente del Gobierno. E inmediatamente después ha encendido un puro y se ha puesto a leer el Marca. Tras la gota fría generada por el Supremo las aguas vuelven a su cauce. Hemos recuperado el orden de las cosas, podemos seguir viviendo en paz. Ya están abiertas las ventanillas donde puede seguir ingresando su impuesto hipotecario. No se demore…


loading...

3 Comments
  1. ninja45 says

    El magistrado emérito del Tribunal Supremo, José Antonio Martín Pallín, dijo recientemente que “en este momento, los que gobiernan son los jueces”. Martín Pallín fue muy explícito al hablar de los jueces y puso nombres y apellidos a su crítica. No se refería a la judicatura en general sino a los estamentos que la gobiernan, en una organización disciplinadamente jerarquizada, en la que “el que se mueve no sale en la foto”. En un país que cumpla los mínimos estándares democráticos, los jueces no salen en los medios, ni hacen declaraciones, ni intervienen en foros que no sean estrictamente profesionales. Es la mejor prueba para comprobar si lo del “Estado de Derecho” es verdad o una simple cantinela aprendida de corrido mientras preparaban oposiciones. Sedición, rebelión…..?. De que están hablando estos fascistas e impresentables al servicio de esta oligarquía corrupta?. Lo que queda claro es que se quiere escarmentar a los independentistas catalanes. Esta zigzagueante trayectoria, llena de irregularidades, hace ya mucho tiempo que viene siendo censurada por GRECO (Grupo de Estados contra la corrupción y el crimen organizado) – organismo dependiente del Consejo de Europa, del que España forma parte desde 1999. Esa censura se concreta, una y otra vez, en “la absoluta parcialidad de los estamentos de la Justicia española como consecuencia de su designación por un órgano politizado como lo es el CGPJ”. Son sólo unos pocos jueces, a modo de ejemplo, de una lista que podríamos identificar como “intocables” o, tomando como metáfora el lenguaje cinéfilo de Ian Fleming, personajes “con licencia para matar”, o, si se quiere, para interpretar la ley a su conveniencia. Y es que no es lo mismo tener la autoridad moral que tener la autoridad que te concede el poder. Trump dice que limpiará el «hedor» del Departamento de Justicia. Lo mismo debería hacerse aquí. Algunos togados prevaricadores españoles tienen de todo, menos «independencia y profesionalidad». A la m. con la Injusticia Española. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

  2. florentino del Amo Antolin says

    ¡ Que miedo Javier !. Pensar por quienes somos desgobernados… Sobrepasa los intelectos más lúcidos, limpiandose la » caca » con un estrepitosa jaculatória: » No comparto, pero acepto los resultados de la justicia … In «. Impuesta por nosotros, por mandato divino del más allá últra; pensar que el plasma de M. Rajoy y sus secuaces pusieron ( siempre calculado ) estos jueces… Y aquellos que les tienen que juzgar, ¡ manda guevos !. Que con ese grito, Javier, les quiere decir en diferido y simulado: ¡ Ojo ! a ver, que nosotros siempre estuvimos con vosotros y dijimos que era una gaviota, pero en realidad es: Un buítre !. Unos carroñeros, que salvaron con dineros públicos, mintiendo como bellacos, que ¡ No va a costar nada a las arcas públicas !. Que han amenazado a los empresarios y bancos deslocalizando de Catalunya el germen de donde fué: Cuna y base social. Que ciertos bancos, apoyan lo más reaccionario en ideas, para dividir las sociedades, además de recibir fondos para las campañas desestabilizadoras… Perpetuando esa forma de impartir una justicia al servicio del circulo de poder, sin pensar que ser democráta es otra cosa distinta. Una locura de tres pares de cojones… ¡ Esos jueces, si cambian la sentencia ( favorable, o contraria ) deben dimitir y ser juzgados por malversación de caudales públicos y alteración del orden constitucional !.
    No se puede imponer la lógica del mercado, a la lógica del derecho bastardo de un regimen dictatorial Javier, con operaciones de Estado más vinculadas con el hampa, que con el derecho cívico natural.
    ¡ Ilegalización del PP, ya !. ¡ En Estrasburgo !.

  3. mecacholo says

    Bueno: hoy parece que no han tenido valor…

Leave A Reply

Your email address will not be published.