15 días de Octubre

  • "Pedro Sánchez, con sus teatralizaciones de “yo o el caos”, no hace chantaje a los otros partidos, sino al conjunto del electorado"
  • "Los electores saben que, no es que Sánchez vaya a pactar con los soberanistas e independentistas, es que ya lo ha hecho"
  • "El PNV no apoya a Sánchez porque le considere de izquierda. Su objetivo no es participar en construir “otra España”, trabaja por lograr cada día menos España”

1

“Queridos españoles: o me votan lo suficiente, o les garantizo inestabilidad permanente”. Pedro Sánchez, con sus teatralizaciones de “yo o el caos”, no hace chantaje a los otros partidos, sino al conjunto del electorado, al que mantiene secuestrado con el arma del miedo colectivo. Presten atención, señores electores acongojados, a los próximos primeros días de octubre en que se concentran los peores riesgos para España: la sentencia, el Brexit, el final de los vientos de cola que han mantenido la actividad económica.

El miedo guarda la viña. El sociólogo alemán Heinz Bude, en su obra La sociedad del miedo, sostiene que las épocas en las que el miedo se adueña de la sociedad son una ocasión para demagogos o para estadistas.  Los primeros “intensifican el miedo de la gente” y lo usan políticamente. Los segundos asumen la función moral de “presentar el miedo como algo que se puede dominar”, lideran el esfuerzo colectivo por superarlo. Sánchez no es precisamente un estadista. Actúa como un demagogo que somete a los electores a una tensión inaceptable, los trata como a garbanzos en remojo, hasta que estén a punto para entregarle, por cansancio, la mayoría que necesita.

En los próximos días comprobaremos si Iglesias vota sí y se va a la oposición o vota no y vamos a elecciones. Con la oferta de un denominado Programa Común, inviable en un contexto de crisis económica, y de esperpénticas opciones de control del Gobierno, el sanchismo se muestra como un peligro extremo para el país. Confiad en mí, les pide a sus “socios preferentes” quien cambia de posición cada cinco minutos, quien tiene acreditado el cuajo necesario para gobernar por decreto y prorrogar presupuestos hasta el momento en que le convenga ir de nuevo a elecciones. Esa es la razón de ser de una fuerza política que surge del conglomerado ingobernable de la moción de censura y lleva en la barriga el bicho de la inestabilidad. De eso va el sanchismo, y no podrá ser otra cosa.

Publicidad

Si observas a un abejorro en reposo, te parece imposible que pueda volar, pero vuela. Ante los pasos contradictorios que va dando la fuerza política que lidera Sánchez, uno se pregunta si eso puede volar. La inmensa mayoría de los electores saben que juega con ellos para llevarles a nuevas elecciones, hasta que le den los votos que quiere, pero no parece que esa gamberrada produzca coste electoral.

Se pasan el día haciendo el ridículo, eso que se decía que nunca hay que hacer en política, pero consiguen que decenas de intelectuales dediquen esfuerzos diarios a operaciones cosméticas que lo disimulen.

En un solo día, el pasado tres de septiembre, en el diario El País, hasta cuatro analistas de prestigio se concentraron en esa tarea de chapa y pintura para disimular los esperpentos diarios del sanchismo. Víctor Lapuente se brega en el apoyo al objetivo de Sánchez de gobierno monocolor, argumentando que se puede hacer mucho desde fuera- ¿y desde dentro?- y advirtiendo del peligro que hubiera representado un ministro de Podemos en la gestión del Open Arms- ¿y en la del Aquarius?-. Otros, como Gil Calvo, se dedican a darle estopa a Iglesias como remedio para proporcionar alzas de hombre de Estado a Sánchez. Y en las viñetas de Peridis se fabrica la idea de una supuesta pinza de Iglesias con Casado. No es menor el esfuerzo de Luis Aizpeolea para quitarle hierro a los acuerdos con Bildu, vía entrevista al historiador Ludger Mees, que insiste en el Otegui “hombre de paz” que habría logrado, él, el final de ETA. Si el sanchismo finalmente es capaz de volar, esta intelligentsia tan entregada habrá sido decisiva para lograr el milagro.

Como cuando avalan como algo normal que un candidato a la presidencia del Gobierno necesite solemnizar por escrito su compromiso con el mandato constitucional sobre el referéndum secesionista. Ni los independentistas se lo toman en serio. Pero, los electores saben que, no es que Sánchez vaya a pactar con los soberanistas e independentistas, es que ya lo ha hecho. En Baleares, en la Comunidad Valenciana, en Navarra, en Cataluña, en el País Vasco, en todas partes. Como con la elección de los presidentes del Senado y del Congreso, partidarios confesos del “derecho a decidir”, ya ha dejado su huella imborrable. ¿Es este candidato el que va a gestionar las consecuencias de la sentencia? Necesitará mucho apoyo intelectual para hacernos creer que, quien pacta con secesionistas, puede ser el muro contra ellos que ahora anuncia.

Les necesitó para ser presidente en la moción de censura, les necesitará si quiere serlo ahora y siguen siendo necesarios para las presidencias de Baleares, Navarra, Comunidad Valenciana, País Vasco, Diputación de Barcelona y tantos ayuntamientos. Demasiadas evidencias para que los intelectuales que intentan banalizar el soberanismo logren su objetivo. Aunque ya se sabe, a pesar de las apariencias, el abejorro vuela. Pero los riesgos para el país no desaparecen.

En este sentido, el PNV es la pista a seguir. Su aspiración, como adoctrina Daniel Innerarity, su filósofo de cabecera, está en conseguir en la política española un proceso constituyente abierto, es decir, una debilidad permanente de nuestro Estado nacional, imprescindible hoy para gestionar la adaptación del país a una complejísima nueva globalización o para hacer sostenible un Estado del bienestar con dificultades crecientes. Para sus objetivos declarados necesitan presidentes como Sánchez ahora, o como Rajoy antes. No son los únicos. Hace unos días, intelectuales sanchistas, con la filósofa Victoria Camps al frente, firmaban un manifiesto como “catalanistas de izquierda”. Vuelta a las andadas. Ya anticipó el camino Pedro Sánchez cuando definió al PSOE como catalanista, nada menos. Alegrías para los soberanistas.

El PNV no apoya a Sánchez porque le considere de izquierda. Su objetivo no es participar en la construcción de “otra España”, trabaja por lograr cada día “menos España”. Desde la aventura de la moción de censura, en la que fueron decisivos, han comprendido que para su objetivo el sanchismo es un chollo. Se ríen de la genialidad de Sánchez: pactar con todos los soberanistas para neutralizarles. Saben que, en una España sanchista, el soberanismo tiene el campo libre.

Nadie está más interesado en revitalizar el viejo bipartidismo que el soberanismo. En ese ring siempre ganan. Por eso es tan dañina para la España constitucional la resistencia a prescindir del modelo mental obsoleto que lo mantiene en pie. Hace unos días el periodista José Antonio Zarzalejos daba crédito a un regreso de Pujol reencarnado en un reconvertido Rufian y una ERC- “lo volveremos a hacer”- domesticada. Urkullu sonríe.

¿Qué pasará? En la peor hipótesis, puede que, aunque parezca desafiar las leyes de la aerodinámica, el sanchismo logre volar y nos estrelle a todos. Atención a esos quince días de Octubre.

1 Comment
  1. florentino del Amo Antolin says

    El señor Cuadrado conoce bien al PsoE, pues no en vano fué muchos años «socialista»; pero mirando la trayectoria del proyectil de esta crónica, nos desvela «sus» temores a la antigua usanza franquista: Rojos, masones, nacionalistas… ¿excluimos el españolismo señor Jesús ?. Una cosa es que todos (por naturaleza) debamos tener una Patria… ¡ Pero con nombres distintos !.
    Cuando usted ejercía de congresista, no les mandaban hacer los poderes económicos las mismas cosas que hace el timorato Sánchez ?. De tanto mamar y de tanto desfigurar la imagen del partido en verdaderas tropelías, queriendo apagar el fuego con gasolina; ¿ en cuantas fechorías no se han juntado PNV, CDC, PP, PsoE ?. Son los artífices de «su España Una»… y no cincuenta y una !. Los electores, señor Cuadrado también tenemos ideas propias y aquellas enseñanzas de la «Formación del Espíritu Nacional, (tan democrático él)… Han sido las que nos pusieron en guardia de el Estado creado por la sublevación fascista, y una de las consecuencias fué las imposiciones, desde el terror, los asesinados y hacer una Constitución a la medida de los que apoyaron semejante genocidio; que aunque solo sea por respeto humano, estos camaradas suyos señor Cuadrado… ¡ No han movido nada por no molestar a las burguesías nacionales, de «su» España Imperial !.
    El PNV y PsoE tienen que apoyarse, en Euskadi y en Madrid; pero la sociedad va por delante de los retrógrados, que en verdad no sabemos en qué punto podemos hablar de libertades, derechos, coherencias y dignidades… ¡ En «su España una y no cincuenta y una donde paran estos artilugios democráticos de «antes» y lo subversivos de hoy día. El FMI y la troika le dicen a Sánchez hasta con qué terroristas tienen que Pactar… A la Cuadratura del Circulo de don Jesús !. https://uploads.disquscdn.com/images/027f5b24875703d5a1f3b4832bef3ae02817ba3af468577681acbba6b25b0612.jpg

Leave A Reply

Your email address will not be published.