Más País nos recuerda la necesidad de más Izquierda Unida

  • "Es la primera vez que un partido anuncia que se va a presentar en provincias donde no tiene militantes ni dirección política"
  • "Como nadie sabe cuál es su programa electoral no podemos conocer cuál es su diferencia con Unidas Podemos o con el PSOE"
  • IU está poniendo mucho más patrimonio en esta comunidad de vecinos, Unidas Podemos, y es de justicia que se le tenga más en consideración"

7

Hubo un tiempo en que creíamos que lo importante de una propuesta política era su programa. Es decir, qué planteaban que harían cuando ese partido llegara al gobierno. El sistema, lo cuento para millennials y quienes creen que la militancia política nació el 15M del 2011, era el siguiente: un órgano dirigente del partido preparaba un documento político y otro organizativo. Se debatía en las organizaciones locales, se planteaban enmiendas, propuestas, resoluciones, etc...  Se elegían delegados y éstos se reunían un largo fin de semana para votar y definir el documento definitivo con sus diagnósticos, propuestas y alternativas. Ese era la base para elaborar un programa político, si bien había otros encuentros de las bases, incluso con simpatizantes no afiliados, para elaborar el programa.

Luego llegó la nueva política, cuyo ejemplo más paradigmático es Iñigo Errejón. Antes de reunirse ni votar su militancia ya anunciaron que se iban a presentar a las elecciones generales y teníamos la seguridad de quien era el candidato. Y mientras tanto el partido no tenía nombre, ni programa electoral, ni estatutos, ni sedes, ni militantes (el partido Más Madrid es otro), ni programa. Era la primera vez que un partido anunciaba que se iba a presentar en provincias donde ni tenía ni militantes ni dirección política. Pero no importaba. En otras autonomías, los militantes de históricas organizaciones votaban y decidían ir con ellos a las elecciones (en realidad con él, porque era lo único que se sabía del partido, ni nombre ni otros candidatos). Lo hizo Compromís en la Comunidad Valenciana, Equo en todo el país, algunos sectores de Podemos (como el de Murcia) y otros de En Marea en Galicia.

Los medios anunciaban encuestas con el número probable número de diputados. ¡Sin saber dónde se presentaba! Y, antes de saber lo que ese partido votaría sobre cualquier tema, porque no tenía programa, Errejón se explayaba en las entrevistas sobre lo que votarían en un debate de investidura y le escribía al presidente en funciones ofreciéndoles pactos futuribles.

Publicidad

El argumento de Más País es que se presenta para movilizar a los abstencionistas decepcionados por el resultado fallido de la negociación y que no se presentarán en las provincias donde puedan restar. El razonamiento es insostenible. En primer lugar porque si garantizas que vas a llegar a un acuerdo en una negociación de investidura es que no vas a negociar nada porque la otra parte ya tiene garantizado el acuerdo contigo. El otro razonamiento es todavía más absurdo, vienen a decir que ellos saben en qué provincias los ciudadanos se van a abstener molestos con los partidos que no llegaron a un acuerdo, entonces ellos se presentan en esas provincias y consiguen el voto de esos ciudadanos. Pero solo el de esos, porque su objetivo no es restar voto progresista. Por eso mismo no se presentan en las provincias donde, afirman, pueden restar, algo que también ellos tienen la clarividencia de saber dónde es. Para eso son politólogos.

Mientras tanto, como nadie sabe cuál es su programa electoral no podemos conocer cuál es su diferencia con Unidas Podemos o con el PSOE, porque seguimos sin conocer su programa. No sabemos qué piensan sobre el conflicto catalán (si creen que hay presos políticos o políticos presos, si confían en una sentencia justa, si creen que hay que hacer un referéndum de independencia), sobre los vientres de alquiler o la prostitución (si regular o si prohibir), sus propuestas sobre emigración en la Unión Europea o sobre mecanismos de actualización de las pensiones.

La única referencia que tenemos sobre su propuesta de relaciones con la Iglesia nos la aporta Rita Maestre cuando se manifestó con el torso desnudo en la capilla de la Complutense, pero como luego se disculpó ante el arzobispo ya no me ha quedado claro lo que opina al respecto. En política internacional parece que consideran que el presidente de Venezuela es Juan Guaidó, por las declaraciones de su afín Manuela Carmena, pero no tenemos más datos. Muchos menos podemos saber quién creen que es el presidente legítimo de Siria, cuáles son las fronteras de Ucrania, y si piensan que debemos apoyar las sanciones a Irán, enviar tropas a Afganistán o vender armas a Arabia Saudí. Tampoco sabemos a qué miembros de la nueva Comisión Europea apoyan. Se presentaron en la sede del sindicato de UGT y ni si molestaron en aclarar qué pensaban sobre la reforma laboral, si proponen derogarla o solo algunos artículos.

Paradójicamente denuncian que otros se han sentado a negociar sobre cargos y no sobre programa, pero el documento acordado entre Más País y Equo que estos últimos sometieron a votación entre sus bases, recogía el pacto de que un candidato del partido ecologista ocuparía el puesto dos o tres de la lista por Madrid que encabezará Íñigo Errejón. Un documento, insisto, en el que no había programa electoral. No es que no haya acuerdo programático es que ni por separado lo tiene Más País y ya están repartiéndose escaños.

Hasta ahora habíamos descubierto que detrás de esta nueva política nunca hubo organización, ahora hemos visto que es mucho peor: no hay ni programa, ni lealtad. No hay más que ver cómo quienes hace cuatro meses eran aliados de Unidas Podemos ahora abandonan el barco solo porque pasó por delante algo que parece que se vende mejor. No hay mejor programa porque no hay ninguno, no son más democráticos porque no eran ni partido, no tienen mejores líderes porque no los han elegido, solo parece que prometen más cargos y más votos, pero desconocemos en base a qué.

Y llegamos a lo que todo esto supone para Unidas Podemos y para Izquierda Unida en especial. Lo que alguna vez suponía una capacidad, inmerecida pero real, de conseguir cinco veces más votos que IU, hacía estratégico plantear una confluencia para ser todos más fuertes y asegurarse que el proyecto global fuera más de izquierda. Sin embargo, ya no estamos en el mismo escenario. Ahora Izquierda Unida está poniendo mucho más patrimonio en esta comunidad de vecinos, y es de justicia que se le tenga más en consideración. Porque aporta más ideología y programa, más organización, más historia decente y, por qué no decirlo, más cuadros que han demostrado más lealtad y honestidad. Es hora de que su voz y su voto sea más fuerte. Si de verdad seguimos creyendo en las ideas, en el programa, en la organización, en la coherencia y en la democracia. Todo eso que nos hemos ido dejando en el camino y que va siendo hora de recuperar.

7 Comments
  1. Florentino says

    La trayectoria del montador de tal instrumento Pascual, se puede esperar cualquier cosa; puede ser muy lícito presentarse a las elecciones que quiera y con el nombre que le dé la gana… ¡ Para eso está la verdadera izquierda transversal !. Pero, viendo de donde viene y como se marchó; indigna tanto como no sustentar, programa, propuestas, primarias . Un absurdo, saludado por aquellos actores de segunda fila y sus patrocinadores. Ya fallaron una vez, pero no importa, pues con la excusa de la abstención… Hace de amortiguador del bipartidismo oculto, de los poderes mediático, fácticos; aquellos que antes (por la beca) lo persiguieron; ahora le dedican espacios, elogios, con preguntas % lait y respuestas… ¡ Adormideras !.
    Deben de pensar que la cocina precocinada nivela: «Los transfuguismos personales, ególatras calculadores y anticipadores de más de lo mismo». ¿ Por qué alguien se puede creer lo que diga un tránsfuga ?. El crowfunding, como el de Abascal; el fiscal no investiga por que son de los nuestros… ¿ Tendrá, algo que ver la «Operación Chamartín ?. Fué aprobada en Santa «común unión»,por: PP, PsoE,C´S, Vox, Más Madrid. Un sueño franquista, se hace realidad con el único voto en contra de Unidas Podemos. Tiene cojones ¡ las financiaciones !. Un obediente calculador, que tendrá sus monedas y la patada en el culo, cuando ya haya hecho el daño a los: Pensionistas, estudiantes y sus becas hipotecarias, desahuciados, voto rogado, derogaciones de leyes «mordazas», LOMCE… La plurinacionalidad de un Estado, una monarquía del régimen y unos sindicatos operativos y al servicio del trabajador.
    Todo lo fían a lo que les ordenan esas personas que hablan también, (ahora) de ellos. Un caudillismo de trapo, que ni siquiera obedece a las necesidades más pobres, de los más necesitados socialmente… Que mira al continente y se olvidan del contenido social… ¡ Nos vemos en las urnas !.

  2. Miguel says

    Todo éso es cierto, Pascual. Y es que este falangismo peronista amigo de los poderosos resulta espeluznante. Como lo es que referentes de la izquierda como tu, Monereo y Anguita encontréis la solución en coquetear con los fascistas como Fusaro la rata de Casa Pound y blanquear a sus amiguetes como Salvini .
    Horrible panorama.

  3. Canción de cuna says

    Más País, Mucho País y Muy País. A parte del “sesudo” nombre elegido -plagiado a Rajoy- algo más sí sabemos. Que su «feminismo posmoderno» es partidario del velo, símbolo religioso retrógrado y patriarcal presente y muy visible en la primera fila de la presentación del partido. Buen comienzo para lograr la igualdad entre mujeres y hombres.

  4. Almedros says

    Yo también estoy cabreao por darle tanto pábulo a los oportunistas. Pero hay una realidad: a veces no sabemos por qué la gente vota. No pongo ejemplos, que son muchos y desde nuestra história. Ahora, visto como está el cotarro, lo mismo el Rejonazo es una suerte para la izquierda. Sí hombre. El gran perjudicado no va a ser Podemos, que es lo que pretendían la jauría de vividores de Iñigo. Los grandes perjudicados van a ser Sánchez y su adorado Alberto. Esos sí van a perder votos.

  5. manuel says

    Serrano dices «Ahora Izquierda Unida está poniendo mucho más patrimonio en esta comunidad de vecinos, y es de justicia que se le tenga más en consideración». Yo creo que eso se decide votando en unas primarias, que es como se ha hecho hasta ahora, nadie le ponen el cerco para impedir presentarse.

  6. juan jose abad says

    MÁS PAÍS no es más que otra tremenda.aberración de unos antiguos negociantes tan abrasivos o más que los del Excmo Sr. D. Pablo Iglesias Turrión .

    SON TAN ABERRANTES QUE COMO hasta hoy el fraudulento Doctor Sánchez utilizan la palabra «país» porque
    aborrecen la palabra España

    El fraudulendo Doctor Sánchez continúa aborreciéndola. Pero con miras a volver a engañarnos la acaba de utilizar por 1ª vez.

    ES UN TRILERO, ENGAÑABOBOS

Leave A Reply

Your email address will not be published.