OPINIÓN

Votar en defensa propia

  • El 10-N se celebrará algo insólito: las segundas elecciones generales de este año. La responsabilidad de la repetición es de Pedro Sánchez
  • Lo razonable para no perjudicar al bloque de la izquierda sería que Más País retirase sus candidaturas en provincias donde no tiene ninguna posibilidad de obtener escaño

1

El 10 de noviembre se celebrará algo insólito: las segundas elecciones generales de este año. La responsabilidad de la repetición de las elecciones es de Pedro Sánchez. Nos ha abocado a ellas su incapacidad de sumar más apoyo que el de un diputado de Cantabria y su cerrazón por querer gobernar como si tuviera mayoría absoluta con solo 123 escaños. Así lo denuncian todos los partidos y así lo percibe la ciudadanía según la mayoría de las encuestas, incluidos los votantes del PSOE. De ahí su incomodidad y el miedo a los debates porque, aunque intente negarlo, Sánchez es el bloqueo.

Pero el PSOE ha apostado por la repetición de elecciones para conseguir varios objetivos:

a) Mejorar sus resultados. Supone arriesgar mucho: es como jugar a las siete y media y pedir carta con un siete; se expone a pasarse. b) Reducir el espacio político-electoral de Unidas Podemos, porque sigue la “guerra fría” que impide que participe en el Gobierno del Estado la izquierda real. Por eso, el aparato conservador del partido y las élites económicas no quieren que se pacte con ella; c) Dar tiempo a que la oligarquía haga su trabajo y “ablande” al PP y/o a Ciudadanos para que sean sus socios preferentes de verdad; d) Reforzar el bipartidismo, en todo caso, como la mejor garantía para la estabilidad de la Segunda Restauración Borbónica.

Publicidad

¿Qué puede suceder con los objetivos anteriores? El PSOE aparece estancado en las encuestas (excepto en la del CIS), quizá por la descarada estrategia para repetir elecciones. Unidas Podemos aguanta bien según los sondeos; otra cosa es el efecto negativo en la distribución de escaños por la nueva competencia electoral. Un Ciudadanos en crisis se abre a pactar con  lo que llamaba la “banda del sanchismo”, pero no está claro que los números sean suficientes por su caída electoral. Parece que el PP se recupera y Vox puede mejorar agrupando votos franquistas.

En la campaña electoral hay que estar atentos a varias cosas. Por un lado, veremos de todo desde fake news, a la manipulación de los medios de comunicación que están en bucle con Cataluña, y aplican apagones informativos para algunos y opulencia comunicacional para otros, según interese al sistema. Desgraciadamente en España muchas personas se siguen informando por la televisión, la alfabetización política es baja, y las cloacas del poder no dejan de funcionar. Por otra parte, estará el impacto electoral de la cuestión de Cataluña tras la sentencia del procés y la exhumación de Franco. Por último, hay un nuevo factor que entra en juego: el partido de Íñigo Errejón que se presenta en 18 provincias; nunca ha funcionado la estrategia de “a la unidad por la escisión”, pero se sigue insistiendo en ella.

Por supuesto que todo el mundo tiene derecho a presentarse a unas elecciones, pero también tiene la responsabilidad de medir las consecuencias. Porque se puede estar diciendo que el motivo es combatir la abstención y, sin embargo, provocarla por el hartazgo de la división sin diferencias programáticas relevantes que la justifiquen. O afirmar que se viene para sumar y acabar rompiendo a Equo, a Podemos en algún territorio, a ámbitos unitarios existentes como En Comú Podem y restando diputados al bloque de la izquierda.

Aún queda la campaña por delante, pero los posibles escenarios que se perfilan serían tres:

1. Un triunfo del bloque de la derecha-ultraderecha, gracias a la abstención de parte del electorado de la izquierda por las divisiones, por la incapacidad para pactar o por las trampas para propiciarla desde los ámbitos del PP. No parece muy probable que suceda, pero si suman gobernarán. Y sería un drama que se extendiera a todo el país el páramo andaluz y madrileño con estas derechas de doble verdad, doble moral y doble contabilidad.

2. Una repetición de la relación de fuerzas actuales con ligeras variaciones. Si sumasen PSOE y Cs podría reeditarse el pacto de 2016, que es la estrategia a la que han jugado desde el principio la banca, el Ibex, la CEOE y la dirección del PSOE a pesar del clamor del “¡Con Rivera No!” de sus militantes. Tampoco se puede descartar una gran coalición PSOE-PP por presión de la oligarquía para afrontar una nueva crisis económica con las recetas neoliberales de siempre. Para preparar el terreno, se percibe una derechización del PSOE en temas como la cuestión territorial, “la mochila austriaca”para facilitar el despido o la renuncia a subir impuestos a los ricos y a limitar los alquileres.

3. La consolidación o avance de las posiciones de Unidas Podemos es lo único que podría hacer que se volviera a intentar el acuerdo de fuerzas progresistas. Es algo difícil ya que le sigue faltando valentía política a Sánchez ante las élites y la campaña ahondará las diferencias. La fragmentación del espacio de la izquierda con los nuevos protagonistas lo puede complicar.

Es evidente que las posibilidades electorales de Más País se reducen prácticamente a Madrid. Lo dicen todas las encuestas y el “efecto Más País” puede ser perverso ya que, según los analistas, cuanto más porcentaje de voto saque, más diputados pierde el bloque progresista. Todo apunta que para sacar un máximo de 5-6 escaños (incluyendo los de Compromís), se puede poner en peligro una docena de escaños de Unidas Podemos y del PSOE. Lo razonable para no perjudicar al bloque de la izquierda sería que Más País retirase sus candidaturas en provincias donde no tiene ninguna posibilidad de obtener escaño; un ejemplo, si UP pierde 1.500 votos en Málaga, se perdería el segundo escaño que pasaría a Vox, y lo mismo puede pasar en otras provincias. Íñigo Errejón no debería permitir que esto suceda porque se derrumbaría todo su discurso si al final hace más daño que beneficio y ello dificultaría la necesaria recomposición de la izquierda tras el 10-N. Todavía está a tiempo.

Así las cosas, solo podemos confiar en  la inteligencia del electorado, dado que deja bastante que desear la presencia de la inteligencia en la política. No queda otra que la participación de los votantes de izquierda el 10-N y la concentración del voto en las opciones reales de obtener escaño. Después del 10-N habrá que seguir resistiendo e intentando recuperar espacios de unidad que permitan encarar el futuro con esperanza, si la izquierda es capaz de aprender la lección.

A pesar de la negrura del paisaje, hay elementos positivos: la capacidad de movilización de sectores como los pensionistas, el feminismo, los jóvenes frente al cambio climático. Y sobre todo, hay una cosa bien clara: si no le gusta lo que está pasando, no se quede en su casa. Es lo que quiere el poder, que no vaya ni a manifestarse ni a las urnas. Salga a la calle a protestar y vote el 10 de noviembre en defensa propia para frenar el avance de la ultraderecha e impedir nuevos recortes sociales y de derechos con la excusa de la crisis.

1 Comment
  1. Florentino says

    … Pués en defensa propia tendrá que ser Agustín, viendo los desenlaces impactantes, en no reconocer quienes son las izquierdas reales, vetos de personas líderes como Iglesias, Rosell y unas cloacas apestosas que funcionan a las mil maravillas. Cuando el bipartidismo traidor se distribuyen los papeles, en la más oculta negrura de sus turbios manejos fácticos; están haciendo una campaña muy completa. Si nos fijamos en el trato recibido por parte del que denominase socio preferente (PsoE), con Unidas Podemos… Para no aceptar el abono de las aportaciones del proyecto Podemos a la izquierda global, tan necesitada de verse representada en igualdad a los votos obtenidos. ¡ No pudo ser !. Pero los poderes ocultos, ponen toda la carne en el asador y así como subvencionan líderes naranjas, también rompen el eslabón más débil de una supuesta corriente de progreso: Más País !. Ya cumplieron con la aprobación municipal de la «Operación Chamartín», siendo la señal para los medios económico-mediáticos, en dar cancha al ala más ególatra y tránsfuga, para dividir en nombre de salvarnos de la abstención… ¡ generada por los mismos medios que les ponen la alfombra roja !. Luego, la retiran un poquito dejando ver la autentica mierda que esconden el bipartidismo… Al final Agustín, es cosa de un «lobo solitario del PP». ¡ No me lo creo !. Ahí, está el PsoE, como estuvo mirando para otro lado en el caso Rosell… Y no querer investigar nada de nada. ¿ Por qué el caso Villarejo se deja para después de las elecciones ?. ¡ Por la mierda Agustín !. Es como la exhumación del dictador, ¿ no se podía aguardar para después ?. Sánchez, necesita la ultraderecha… ¡ Para parecer de centro !. Ha convertido una cosa deseada por la mayoría ciudadana, en apología del franquismo nuevamente; dejando muy claro del lado que están, los mal llamados «socialistas de izquierdas por la gracia de dios». ¡ Una humillación, despreciable por aquellos compañeros de antaño «Rojos» !.
    Las posibilidades que apuntas Agustín son de pura lógica, pero nos tememos que no se hará realidad, esa de: «que un ególatra rectifique». ¡ In pensable !. Les pagan para reducir y en eso están y no pararán hasta que se consume el daño… ¡ Pagando por ello, esa mayoría social desnortada, que en la mayoría de los casos vota a su verdugo… Que se jodan !…

Leave A Reply

Your email address will not be published.