Golpistas

  • "En Bolivia se ha dado un golpe de Estado a la antigua usanza, que, si no ha sido más sangriento, ha sido por el sentido de la responsabilidad de Morales y García Linera"
  • "Por la milésima parte de lo que ha hecho ahí la oposición a Evo Morales, aquí ya se habría bombardeado Barcelona"
  • "El problema de fondo es que la élite económica de América Latina nunca ha aceptado la democracia más que cuando se imponían sus intereses"

2

A los periodistas españoles y europeos que desde ayer están enmascarando el golpe de Estado en Bolivia, como si se tratara de una mera renuncia presidencial o de una especie de transición compatible con la democracia, habría qué pedirles que hicieran algunas comparaciones. Imaginemos que en Cataluña, durante las elecciones de ayer, los independentistas hubieran quemado las casas electorales, prendido fuego a los Ayuntamientos menos de su agrado, a las sedes de los sindicatos no simpatizantes; que hubieran entrado en las casas de los políticos considerados “españolistas”, quemándolas también; que hubieran pintado de amarillo a alguno de estos políticos obligándoles a caminar medio desnudos entre insultos y amenazas.

Que, ante toda esta violencia,  gran parte de la policía se hubiese declarado en rebeldía y hubiera formado bandas armadas paramilitares para apoyar a los violentos, empezando a disparar armas de fuego contra los no suficientemente catalanes. Que los militares catalanes hubiesen advertido de que se posicionaban también en rebeldía frente al orden constitucional. Que inmediatamente fueran saqueadas y allanadas las casas de los políticos constitucionalistas y que estos se vieran forzados así a renunciar de todos sus cargos de responsabilidad y a huir del país.

Esto, señores, sí que habría sido un golpe de Estado y no lo que ocurrió aquél famoso 1 de octubre. Y esto, exactamente, es lo que ha ocurrido estos días en Bolivia. Por la milésima parte de lo que ha hecho ahí la oposición a Evo Morales, aquí ya se habría bombardeado Barcelona. Pero, oh sorpresa, los mismos periodistas que se han rasgado las vestiduras por ese supuesto golpismo catalán, escupiendo saliva e improperios, no ven allí en Bolivia un golpe de Estado, sino una transición de lo más normal, una vez que han renunciado el presidente Morales y su vicepresidente Álvaro García Linera (por cierto, uno de los más grandes autores de la filosofía política actual).

Publicidad

Tampoco se ha aludido en los medios a que algunos de los opositores están organizados por la Liga santacruceña que se define ella misma directamente como nazi. Así lo ha tenido que recordar el escritor y psicoanalista Jorge Alemán que ha denunciado con firmeza el bellaco silencio y la irresponsable frivolidad de los medios de comunicación (con algunas excepciones, eso es verdad). Morales y García Linera renunciaron en un intento desesperado por detener la escalada de violencia, que, sin embargo, ha continuado acrecentada. Antes habían anunciado la repetición de elecciones, siguiendo las pautas de la OEA, que ahora reconocía la victoria de Evo, aunque inexplicablemente pedía, ya no una segunda vuelta, sino la repetición de los comicios.

Un golpe de Estado a la antigua usanza, que, si no ha sido más sangriento, ha sido por el sentido de la responsabilidad de Evo Morales y Álvaro García Linera, que se han negado a iniciar una guerra civil o a provocar un baño de sangre. Pero no hay que hacerse ilusiones. Tal y como ha planteado Lula nada más salir de la cárcel, el problema de fondo es que la élite económica de América Latina nunca ha aceptado la democracia más que cuando se imponían sus intereses. Lo resumió Pinochet con toda crudeza, en los años ochenta: estoy dispuesto a respetar el resultado de las elecciones con tal de que no ganen las izquierdas. Así sigue siendo. Un gobierno de izquierdas siempre tendrá la violencia de los más poderosos enfrente. Y esa violencia no es como la de los manifestantes que se enfrentan con las manos desnudas frente a la policía de sus gobiernos, que aprovecha entonces para reventarles los ojos como está ocurriendo en Chile. La violencia de los poderosos está armada con tanques del ejército y con tanques financieros.

Ayer hubo tres noticias muy malas. Una el resultado de las elecciones en España, que ha abierto las puertas a la extrema derecha. Como ha dicho Santiago Alba Rico, no sólo ha cambiado nuestro Parlamento, ha cambiado nuestra sociedad, que parecía vacunada contra el racismo y la homofobia y que ahora ha destapado la caja de los truenos. La segunda mala noticia, peor aún que la primera, fue el golpe de Estado en Bolivia. Y la tercera se ha hecho patente en la forma en la que han dado la noticia en los telediarios, pues se ha demostrado que la podredumbre moral de nuestros grandes medios de comunicación rueda ya hacia el abismo.

2 Comments
  1. Mig says

    MIentras tanto, tus amigos a facilitar escaños a Vox y a hacer más retórica neofalangista/ peronista para que cuando vengan más crisis haya fachas a espuertas.

  2. Miguel says

    Toc,toc,toc : ¿Está la Unión Europea? .

Leave A Reply

Your email address will not be published.