La gran mentira de Vox: ni patriota ni social

  • "La madre de todas las contradicciones está en que Vox quiera pasar por 'patriota y social', siendo el partido más ajeno a la esencia libre y plural de España"
  • "Ya que Vox está insistiendo en vincular al ejecutivo español con Venezuela o Bolivia, mañana estos 'patriotas' podrían abogar por un bloqueo económico contra España"
  • "El único plan de futuro que el PSOE tiene contra Vox es la refriega cultural: eliminar la asignatura de religión o condenar la apología del franquismo"

4

España ha visto cuatro recientes ascensos. Primero, las victorias del PSOE sobre un PP que ha perdido sus mayorías amplias. Segundo, el alcance de puestos ministeriales por parte de Unidos Podemos. Tercero, el posicionamiento de ERC como primera fuerza del independentismo. La convergencia de estos tres factores ha dado como resultado la existencia del actual gobierno. Y sin embargo, son logros de tres partidos que han empeorado sus resultados previos. Pero el cuarto ascenso sí es tanto cualitativo como cuantitativo: se trata de la irrupción de Vox y su escalada hasta tercera fuerza política y oposición oficiosa.

Y no terminamos aquí la comparación, sino que encontramos en estos cuatro fenómenos una fórmula común: apelar al doble deseo humano de arraigo identitario y garantías económicas. Se trata del 'patriotismo social' que Pedro Sánchez definió en su investidura: "Nuestra España es la educación, las pensiones, el cuidado sanitario", "el patriotismo es prestar atención a lo público". Es una copia de la 'hipótesis nacional-popular' que encumbró a Podemos y que Pablo Iglesias ha recuperado: “Nuestra tarea es reparar las traiciones a la Constitución Española, a los artículos que protegen vivienda, remuneración, fiscalidad justa e interés general”. También es la fórmula a escala de Gabriel Rufián: "Aunar los derechos nacionales de Cataluña con la reivindicación de derechos sociales".

El último en intentar sumarse a este 'espíritu de la época' ha sido Vox: su nuevo lema les define como "la alternativa patriótica y social". Para nosotros ya era contradictorio que el PSOE pueda pasar por 'patriota' pero también por servidor de poderes globales en Bruselas y Davos, o que ERC pueda pasar por 'social' junto al cantonalismo e insolidaridad territorial. Pero la madre de todas las contradicciones está en que Vox quiera pasar por 'patriota y social', siendo el partido más ajeno a la esencia libre y plural de España, el más hostil a toda perspectiva social de la economía. ¿Es patriota su visión austriaca de la hacienda española?, ¿su visión afrancesada de nación centralista?, ¿su visión africanista del Mediterráneo como conflicto de civilizaciones?, ¿su visión inglesa del continente europeo como lonja atlántica?, ¿su visión estadounidense de Hispanoamérica como patio trasero? Y la idea social, ¿está en lo de bonificar a las grandes fortunas en Andalucía, o en legislar contra taxistas y hosteleros en Madrid, quizá en aquello que dijo su diputado R. Manso sobre "redefinir el Bienestar para que el Estado no tenga que proveer sanidad y educación"?

Siempre dispuestos a rendir el estado nacional -sea al plomo de la OTAN o al oro iraní-, siempre comprometidos con desmantelar el estado social -sea atacando el sistema de pensiones o proponiendo subastar empresas públicas-, Vox se atreve a proclamarse "alternativa patriótica y social" pese a ser una falsificación antipatriótica y antisocial. Lo suyo no es el patriotismo (inclusivo) sino el nacionalismo (excluyente), no es lo social (repartir mejor) sino lo neoliberal (contribuir menos). Así, son el opuesto simétrico del 'patriotismo social': son el 'nacionalismo neoliberal'. No son 'populistas de la nueva derecha', sino señoritos de la vieja escuela. De hecho, no hay en ellos nada de populismo, ni de derechas ni ningún otro, sino mero discurso oligarca: rebelión de las élites (C. Lasch) y secesión de los ricos (C. Guilluy). Tampoco se trata de una ultra-ultra-derecha, ni mucho menos de un neo-fascismo; se parece más bien al primer PP o como mucho al tardo-franquismo... y ni siquiera al PP de Herrero de Miñón o al franquismo de Fernández-Cuesta, sino a unas versiones sin la mínima riqueza nacional ni sensibilidad social.

Para J. M. de Prada, Vox no se parece a Fuerza Nueva sino a "la Alianza Popular de Fraga respecto a la UCD de Suárez". Para J. Verstrynge, Vox no es un populismo como el de Salvini, sino "liberales clericales y monárquicos". Un comentarista cercano a Vox confiesa que "no son Trump sino su vicepresidente Pence, no son Marine Lepen sino su sobrina Marion, no son el UKIP británico sino el DUP, no son el Jobbik húngaro sino el Fidesz, no son la Falange sino la CEDA". Es decir, pertenecen al grupo de las 'derechitas cobardes' con los poderosos. Pero su diputado Henríquez de Luna insiste en el nuevo fraude: "En Vox no somos liberales, somos un movimiento patriótico y social". En su Twitter, por el contrario, se describe como "liberal conservador" y delfín de Esperanza Aguirre. ¡La 'veleta verde'!.

¿Qué puede haber de 'patriótico y social' en esta escisión del PP aguirrista? ¡Ya en su día quisieron venderle Madrid a un millonario de Las Vegas, así como privatizar buena parte de la sanidad pública! Y no se trata de pecados originales lavados tras el bautismo en nuevas siglas, pues mientras escribimos estas líneas, Santiago Abascal está reuniéndose en EEUU con la élite económica. Allí ha comentado de la siguiente forma los aranceles contra productos españoles (aceitunas, queso...) y las sanciones contra trabajadores españoles (Airbus, Meliá, AirEuropa, Iberostar...): "No le hacemos ningún reproche al presidente Trump, nosotros no vamos a decir que su administración nos está atacando, es posible que los intereses españoles tengan problemas en EEUU, pero no vamos a plantear a EEUU ninguna exigencia, porque están haciendo algo muy importante en todo el ámbito hispanoamericano, con su posición sobre Cuba o Venezuela". En otras palabras, no se atreverán a defender los intereses particulares de España porque están a favor de las agresiones de EEUU contra toda la Hispanidad en general. Por esta lógica, ya que Vox está insistiendo en vincular al ejecutivo español con Venezuela o Bolivia, mañana estos 'patriotas' podrían abogar por un bloqueo económico pleno contra España.

Pero, pese a tanta infamia, Vox ya ensaya sus primeros amagos 'social-patriotas'. Tras las últimas elecciones europeas, su candidato J. Buxadé se definió como 'eurocrítico' e inició una serie de desafíos a los excesos políticos y judiciales de comisarios y tribunales europeos. Es verdad que en ningún momento ha tratado Vox de recuperar alguna soberanía monetaria o de exigir una mínima protección europea de los productos españoles -su eurodiputado H. Tertsch ha votado a favor de la entrada irrestricta del arroz vietnamita en detrimento del producto español-. Pero al menos han dado alguna voz a ese tercio de españoles que desconfía de la UE, mientras que las izquierdas aún están doliéndose por el Brexit.

El siguiente viraje llegó con el intento de acercamiento de Vox a las protestas de la España vaciada que han tenido lugar el pasado mes. Previamente, Vox había fallado en su intento de ganarse al votante del campo mediante anzuelos culturales -toros y caza-. Y añade C. Rendueles: "Es cuestión de tiempo que propongan agricultura de proximidad y más servicios públicos en zonas rurales". ¡Ya lo hemos visto en Francia!, este es el ecologismo capaz de triunfar, y no el de la marihuana legal y los impuestos a conductores. Es cierto que Vox necesitaría renunciar a sus orígenes de derecha elitista que toma a los jornaleros por vagos subsidiados, pero igual de difícil lo tiene un PSOE 'desarrollista' -culpable de buena parte del desmantelamiento agrícola- y aún más difícil lo tiene una izquierda alternativa compulsivamente urbanita y recelosa de una supuesta "base fascista del campo" (en palabras de A. Maestre).

Y hace unos días hemos tenido otra señal: Vox ha propuesto una paga universal de 100 euros mensuales por hijo. ¡Por primera vez en ellos, una medida de fuerte gasto público a favor de la clase trabajadora! Nadie ignora que la propuesta esconde una definición restringida de 'familia' -ni hijos nacidos fuera del matrimonio ni familias monoparentales-, pero la torpe respuesta de la izquierda ha sido decir que las ayudas "desincentivan la incorporación de la mujer al mercado laboral" (El País), y que el "invierno demográfico es una pamplina inventada por Vox" (S. Castañón). No podemos dejar de acordarnos de Thatcher afirmando que la prestación del paro desincentiva el esfuerzo, o de Trump diciendo que el cambio climático es un invento de China...

E. Hernández ha escrito que "Vox acabará por desinflarse si persiste en el neoliberalismo; pero si da un giro social, sería capaz de vencer al bloque progresista del inmovilismo económico y la guerra cultural". ¡Estudiad los tres giros que acabamos de señalar! Las izquierdas no han estado preparadas para contrarrestar ninguno de ellos, y el único plan de futuro que el PSOE tiene contra Vox es la refriega cultural -eliminar la asignatura de religión, condenar la apología del franquismo...-; una batalla que no solo favorecería a Vox, sino que resultaría suicida para quien vaya en vanguardia de la progresía simbólica, posición que el PSOE reserva cariñosamente a los ministros de Unidos Podemos. Es seguro que, mientras Vox se enrede en este eje 'conservadurismo contra progresismo', seguirá siendo solamente un grupo de presión del PP: seguidores de Cayetana Álvarez de Toledo en lo cultural y de Aznar en lo económico. Pero, ¡ay si descubren verdaderamente los ejes de 'patriotismo contra globalismo' y de 'protección social contra librecambio'! Entonces será el llanto y el rechinar de dientes.


loading...

4 Comments
  1. kinuya says

    Toda esta narrativa es tan cierta como inproducente. V0X es una consecuencia producto larvado en el pacto perverso y amnésico del 78… Pero si, estoy deacuerdo con que aprenderán y será demasiado tarde.
    NOTA: No hay ninguna referencia a que en EH no hay ni rastro, ni se espera.

  2. SIgfridoIV says

    Que el reciente eslogan tomado por Vox como «Alternativa Patriota y Social» no es más que eso, un eslogan, está claro. No obstante, pese a que sus fundadores y principales dirigentes si pertenecen a y son producto de lo que señala el artículo, creo que el apoyo que han conseguido obtener muestra en cierta medida que dicha imagen la han trascendido. Es decir, su origen y embrión se encuentra en la derecha conservadora y liberal (esto último cuando les interesa), de clase acomodada, sin duda y su discurso e intención queda lejos de ser lo que tradicionalmente cala entre las clases populares en España, pero no comparto que sus objetivos y su rol en el escenario político vaya a desempeñarse siendo la imagen de todo eso a lo que están próximos, pero de lo que no son un ejemplo claro. En resumen, yo veo que se quedan a medio camino de todo con lo que el artículo les identifica. Dicho esto, la batalla cultural que vienen a plantear de manera clara y contundente me vale y me sirve (pues son los únicos) para que cuenten con mi apoyo.

    Saludos.

  3. Miguel says

    Ni patriotas,ni sociales ; y ni mucho menos decentes.

  4. Mig says

    ¿Y los fascistas italianos amiguitos de Fusaro a los que indecentemente les bailasteis el agua el año pasado sí eran patriotas y sociales, no Monereo?
    Poca vergüenza.

Leave A Reply

Your email address will not be published.