FOTOCHOP (XXIII)

Un cuento del revés

  • "Érase que se era un cuento del revés en el que el rey se convertía en sapo tras robar el beso de una princesa. Y parece que no eran besos lo único que robaba"
  • "La historia, la experiencia y el sentido común nos dicen que los derechos de los trabajadores o se defienden colectivamente o no se defienden"
  • "En el mundo del revés que nos ha tocado vivir cualquier día Trump se corta el flequillo, se calza en la testa un pañuelo pirata y se pone a cantar canciones de James Taylor"

2

Érase que se era un cuento del revés en el que el rey se convertía en sapo tras robar el beso de una princesa. Y parece que no eran besos lo único que robaba. El robo y el rabo fueron determinantes en el devenir de su estirpe, que contó siempre con el beneplácito de los “genuflexos”, apelativo cariñoso que recibían allí los gacetilleros, cortesanos y demás mamporreros del régimen que, lejos de advertir a la plebe de las fechorías del coronado, reían y encubrían sus chanzas al tiempo que deslizaban sus manos y sus manguitos en las reales escupideras para recoger las monedas que les arrojaba a su paso. Un día el soberano descolgó las cabezas de elefante que adornaban sus palaciegas estancias, acomodó delicadamente su colección de braguitas en el baúl forrado de terciopelo azul —regalo de un emir saudí— y se echó a la mar en busca de un paraíso donde disfrutar de las últimas representaciones de la mascarada en la que había convertido su vida y su legado.

***

Siempre he pensado que peor que te tomen el pelo es que te lo dejes tomar. Y en esas andan algunos en pleno siglo XXI, en tomarnos el pelo mientras esperan que Su Vacuidad se acabe las perdices.

***

A menudo los cuentos del revés atraviesan los muros de palacio y se acomodan sigilosos, mentirosos, tramposos, en nuestro cuartito de estar. Hace meses que escucho en la radio un anuncio de Legalitas animando a los paisanos a apuntarse a su chiringuito judicial. Su cartera de servicios incluye la defensa de los asalariados en situaciones de abuso empresarial. De traca. La historia, la experiencia y el sentido común nos dicen que los derechos de los trabajadores o se defienden colectivamente o no se defienden. La negociación colectiva que se cargaron los de la gaviota con su miserable reforma laboral era el único instrumento del que disponían los currelas para plantar cara a la arrogancia patronal. Por eso resulta imprescindible enterrarla —la arrogancia y la reforma, las dos cosas—. Los de Legalitas también se saben estas mierdas, pero les da igual. ¿Y si la empresa denunciada contratara los servicios de ese despacho a quién defenderían sus letrados? ¿Al trabajador, al empresario, al que paga la cuota mayor, al que lleva razón, al que la tenga más grande, a los dos?

***

Para culminar la cabriola de nuestro disparatado cuento va y nos desayunamos con el sapo de que los muchachos de Vox han formalizado la constitución de su brazo obrero, el Sindicato para la Defensa de la Solidaridad con los Trabajadores de España (SPDSTE), con sede en el pintoresco barrio madrileño de Salamanca y cuyo acrónimo me provoca sudores y me retrotrae a la Viena de El tercer hombre, a la Guerra Fría, a las peripecias de un bibliotecario díscolo del este berlinés en el punto de mira de la Stasi. Lobos defendiendo a corderos, esbirros de los fondos buitre disfrazados de Peter Pan, arietes del pueblo contra los inmigrantes, contra los diferentes, contra los menesterosos… O sea, lo de siempre. Quien quiera creer esa mierda se tendrá bien ganado —como el rey del cuento— su destino.

***

En el mundo del revés que nos ha tocado vivir cualquier día Trump se corta el flequillo, se calza en la testa un pañuelo pirata y se pone a cantar canciones de James Taylor, guitarra en mano, en una boca del metro de Nueva York… Y entonces a ver qué cojones hacemos…

 

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA

Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

 

2 Comments
  1. Miguel says

    En el penoso cuento español : » el príncipe siendo » tutelado» por un gran sapo muy venenoso y muy criminal » , terminó metamorfoseándose en otro gran sapo igual de venenoso y nocivo que el » sapo que lo tutelo . Dejando igual de corrompida e infecta la » charca llamada España» ; para el resto de especies que mal viven en ella . Y además con una gran plaga ( que son legión) de descendientes y familiares batracios , much@s de ell@s convertidos ya ; en otr@s » grandes sapos nocivos y muy peligrosos.» para la vida del resto de la fauna del » fangal…….» . .
    BORBONES : NO TANKS.

  2. JOSÉ REPISO MOYANO says

    Todos los poderes del mundo objetivamente están atados o supeditados para ayudar a la gran sinrazón o a la gran mentira que contagia a TODOS.
    En el mundo NO PREVALECE lo que quiere Jesucristo, un equilibrio, una persona buena o algo sensato o la razón; no, ¡nunca!, sino lo que quiere la demanda o lo que tiene algún poder (de los miles que hay con la capacidad de instalar LO QUE QUIEREN en la sociedad: como mediático, político, económico, de influencias por instrumentación de costumbres, de patrias, de sugestiones dirigidas, de culturas, etc). Así es y así es siempre, prevalece LO QUE TIENE ALGÚN PODER frenando a cualquier equilibrio o a lo que diga Jesucristo o Galileo. Y con vestidos de hipocresía, ¡prevalecerán las BUENAS INTENCIONES de ésos poderes!, que se las saben todas para dibujarte buenas intenciones de oro.
    El asco es el asco; pero lo peor es que muchos que van de sabios y buenos, ayudan a tal asco… o al REY del asco. http://delsentidocritico.blogspot.com/ José REPISO MOYANO

Leave A Reply

Your email address will not be published.