Temporeros en tiempos de coronavirus, de la invisibilidad a la culpa

  • "Si queremos que se expongan para garantizar nuestras despensas es necesario un trato digno, alojamiento, medidas de protección y asegurar sus medios de vida"
  • "Es necesario un apoyo psicosocial a nuestros vecinos temporeros, que pueden llegar a padecer cuadros de estrés severo"
  • "Un buen control de su estado de salud es imprescindible para evitar futuros rebrotes"

1

Alba Villén, Médicos del Mundo España 

Caminan por el borde de la carretera rumbo al trabajo. Puede que no llegues a verlos si no te fijas bien. No conviven con el resto de las personas, no comparten espacios comunes como transporte público o bares -donde a veces encuentran carteles de “reservado” para que no puedan sentarse-, pero siempre estuvieron: al margen del camino, en los alrededores de la ciudad, fuera del sistema.

Cada mañana bordean caminos de tierra serpenteando invernaderos y campos de frutas y verduras. Son nuestros vecinos, venidos principalmente de África y Latinoamérica para hacer el trabajo que los –“muy muchos”- españoles no queremos hacer: recoger frutas, verduras y hortalizas de sol a sol, en jornadas extenuantes, mal pagadas y sin derecho a protesta.

En Médicos del Mundo los conocemos de cerca. Trabajamos desde hace 30 años por el derecho a la salud de todas las personas, especialmente de los que caminan al borde del sistema, pendiendo de un hilo. Cada semana, al terminar sus extensas jornadas laborales, nos abren las puertas de sus chabolas, nos ofrecen un té y compartimos preocupaciones, achaques y amistad. Aunque siempre hemos denunciado sus precarias formas de vida, en los últimos meses, con la actual crisis del coronavirus, hemos estado más cerca que nunca de ellas y ellos, cuando se han visto envueltos en una situación que llevaba demasiados años a punto de estallar.

En los meses más duros de confinamiento el campo no paró. Los migrantes temporeros, hombres y mujeres, recogían los calabacines y tomates que preparábamos a fuego lento confinados en nuestras casas durante el estado de alarma, sin preguntarnos cómo el mundo seguía girando, o al menos cómo nos llegaba el alimento a la mesa. Eran ellos, casi invisibles, quienes se exponían sin las medidas de protección adecuadas a la recolecta de estos frutos. Y al volver a sus chabolas, cero protección. Imposible guardar las medidas de prevención que el Gobierno exigía –y exige-, debido a la falta de agua y al hacinamiento en el que viven.

Es la misma historia de siempre, solo que en esta ocasión, en esta crisis sanitaria, estar fuera del sistema pone en peligro sus vidas. Las infraviviendas que habitan se convierten en un potencial foco de contagio por las condiciones en las que subsisten; desde la insalubridad por la falta de canalizaciones para la evacuación de agua y de acceso a agua potable, a las deficiencias en la ventilación o la calefacción. Los sitios donde habitan suelen ser cortijos entre invernaderos o campos, pisos compartidos en donde viven de manera hacinada, naves abandonadas y, sobre todo, chabolas construidas con maderas y plásticos. Muchas veces, sin luz ni agua potable.

Lejos de agradecer el esfuerzo de estas personas porque las estanterías de los supermercados estuvieran llenas, la suma de unas condiciones de vida inhumanas y su exposición al virus los ha puesto en el punto de mira. Los casos positivos en distintos asentamientos de inmigrantes, como Lleida o Albacete, no tardaron en aparecer y ante la falta de recursos para el aislamiento, seguimiento de contactos y cuarentena, la inacción de los diferentes gobiernos puso en riesgo vidas humanas: las de los migrantes temporeros y las de españoles y españolas, convirtiéndolo en un problema de salud pública.

Se les llegó a culpabilizar, cuando son víctimas, no el problema. No se puede exigir a personas que dejan su vida atrás, que a veces han llegado en condiciones extremas a nuestro país –en patera, saltando la valla, solicitando asilo- y que viven al día en condiciones muy vulnerables, que trabajen para nosotros con cero garantías de contraer un virus, y que si se contagian los presentamos también como parte del problema. Si queremos que se expongan para garantizar nuestras despensas es necesario un trato digno, recursos de alojamiento y medidas de protección, así como asegurar sus medios de vida.

Cabe recordar que además compran su pan, su comida o ropa, y con ello pagan impuestos que financian el sistema público de salud, un sistema que hoy, y ayer, también los deja atrás.

No podemos olvidarnos de la salud mental, tan preciada tras estos meses de encierro. Lejos de sus familias, de su red, trabajando y viviendo en condiciones extremas, con la responsabilidad de ser en ocasiones la única fuente de ingresos de quienes dejaron atrás -a veces hermanos y padres, a veces, sus propios hijos-, se encuentran en una situación de total desamparo, de soledad e impotencia. Es necesario un apoyo psicosocial a nuestros vecinos temporeros, que pueden llegar a padecer cuadros de estrés severo asociados con episodios de insomnio, migrañas, ansiedad y tristeza, entre otros síntomas.

Médicos del Mundo trabaja en distintos asentamientos de temporeros, la inmensa mayoría de ellos, migrantes, en varias comunidades autónomas, como Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura. Con distintos niveles de intensidad, en todos se repiten las condiciones de explotación y desprecio por la dignidad de quienes han asegurado el sustento de la población en los días más duros del confinamiento. Las personas que ahora se encuentran en Albacete se dirigirán luego a otras comunidades, desde La Rioja a Andalucía, buscando enrolarse en distintas campañas de recogida de frutas y hortalizas. Un buen control de su estado de salud es imprescindible para evitar futuros rebrotes.   

Y no podemos ignorar que en España miles de personas viven en infraviviendas y chabolas, ignoradas por las administraciones, en condiciones en las que es imposible cumplir las medidas preventivas ante un virus altamente contagioso.  No lo dice solo Médicos del Mundo, con ojos y manos desde hace 30 años en estos lugares. El por entonces relator especial de Naciones Unidas sobre pobreza extrema, Philip Alston, comparó el pasado mes de febrero estos lugares con campamentos de refugiados. “Muchos españoles y españolas no reconocerían estos lugares como una parte de su país: un poblado de chabolas en condiciones mucho peores que las de un campamento de refugiados, sin agua corriente, electricidad ni saneamiento, cuyos habitantes (trabajadoras y trabajadores migrantes) han vivido en él durante años sin que su situación haya mejorado un ápice”, decía.

Barrios incomunicados de pobreza concentrada, donde las familias crían a sus hijas e hijos sin apenas acceso a servicios públicos, centros de salud, seguridad, carreteras pavimentadas o suministro eléctrico. Sí, también España. Sí, también nuestros vecinos.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
1 Comment
  1. luciano medianero morales says

    Saludos de Lmm,…málaga, andalucía : LUNES, 17 DE AGOSTO DE 2020 en blog revolucion de la humanidad // lukyrh.blogspot.com //
    Poco nos queda de humanidad. 26 diciembre 2016 | Ilka Oliva CoradoBlog
    PIDO PERMISO POR TELEPATÍA EMPÁTICA, PARA REPRODUCIR ??¡¡ Lmm.:
    Resultados de la búsqueda
    RESULTADOS WEB

    Poco nos queda de humanidad | Blog | teleSURwww.telesurtv.net › bloggers › Poco-nos-queda-de-hu…

    26 dic. 2016 – Un planeta insalvable nos grita pidiendo auxilio, nos hacemos los desentendidos

    y nos acostamos panza arriba a dormir la mona, mientras … :

    26 diciembre 2016

    | Ilka Oliva CoradoBlog
    Poco nos queda de humanidad

    Poco nos queda de humanidad, si es que en algún momento la tuvimos. Un planeta insalvable nos grita pidiendo auxilio, nos hacemos los desentendidos y nos acostamos panza arriba a dormir la mona, mientras todo a nuestro alrededor se va extinguiendo ante nuestra indiferencia de mediocres egocéntricos.

    Poco nos queda de humanidad
    Somos el deterioro de una especie destructiva, egoísta, oportunista y jactanciosa. Somos el peor de los males. Cada día amanecemos con más especies en peligro de extinción, con la fauna y la flora en agonía, con las selvas tropicales a punto de ser desiertos. Con las calles de nuestro barrio cundidas de basura. Nosotros con nuestro cuero más duro. Más insensibles que el día anterior.

    Cada días más niños en las calles, en los basureros, cada día más feminicidios; más niñas, adolescentes y mujeres violadas. Cada vez más embarazos producto de una violación. Y el derecho al aborto que nunca llega porque cuestiona a nuestra doble moral.

    Cada día más desapariciones forzadas, más tráfico de personas para fines de explotación sexual, laboral y tráfico de órganos. Más migrantes lanzándose a las fronteras de la muerte. Nosotros cada día más corruptos como los grandes capos y nos acomodamos diciendo, ¿si ellos lo hacen por qué yo no? Más mezquinos que un año atrás. Sumisos cuando nos conviene y excelentes para vivir de apariencias.

    Nuestra especie es la ponzoña de todas las criaturas que habitan en el universo. Corrompidos en cada una de nuestras acciones. Esclavos del consumismo y del chisme. Somos la mera leche para humillar al desamparado, para pisotearlo, para restregarle en la cara nuestra opulencia de bandoleros de doble moral. Esos residuos que nos permite el sistema, porque somos tibios y acomodados.

    Nosotros que desconocemos de hermandad y solidaridad. Que la dignidad nos escalda, que la lealtad nos ofende y que la conciencia nos hace los mandados. A nosotros que la palabra humanidad nos crea úlceras. Que el respeto por el otro nos incomoda y nos enfurece.

    Somos una especie putrefacta que ni las aves de rapiña quieren comer. Nos devoramos entre nosotros mismos, ansiosos, urgentes, con la avaricia a flor de piel; con la maldad en los labios y la mirada. Con los dardos envenenados en las manos. Y nos los lanzamos entre familia, amigos, conocidos y, todos al unísono contra el más explotado del sistema
    .

    ¿Cuándo tendremos respeto por todas y cada una de las especies del planeta? ¿Cuándo vamos a luchar por salvar los ríos, los lagos y los mares? ¿Por la fauna y la flora? ¿Por la sonrisa de los niños marginados? ¿Por la esperanza destrozada de los abuelos que mueren en el olvido de la sociedad? ¿Cuándo dejaremos la avaricia por la conciencia? ¿El oportunismo por el compartir? ¿La indiferencia por la solidaridad? ¿La exclusión por la inclusión? ¿Los derechos para todos, sin distinción? ¿Cuándo vamos a luchar por la libertad de los pueblos? ¿Cuándo, cuándo seremos humanos? Urge, era para ayer. ))…..

    6 comentariosOrdenar por
    Lo más reciente

    Papst Eckber
    Yo soy quasi-cyborg tengo implantes en una mano y un marcapasos ya no soy humano soy transhumano, no me importa la Tierra me importan los planetas que están por descubrir.
    Me gusta · Responder · 2 a

    Anandi Elba Fernandez
    Ilka querida no somos humanos todavía…pero somos parte de una evolución, que seguirá a pesar de nosotros … y habrá un ser superior a » esto» que llamamos humanos… Pienso que estamos en la crisis más fuerte y eso ,es bueno, aunque sea duro,para poder salir… Y saldremos, no somos el último eslabón … y además ,es dificil ver lo otro que está naciendo, pero está ahí, en los jóvenes, en la mirada de los más pequeños y en muchos que están trabajando fuerte por un Mundo Mejor ! Fuerza que esto también pasará . Y un 2017 más armonioso … Vivo en Auroville ( La Ciudad de la Unidad Humana ) somos 2500 de más de 50 países tratando de vivir de otra manera en el Sur de India .Fácil ? NO , pero posible…
    Me gusta · Responder · 3 a

    Ramon Echenique
    Hasta que alguien tenia que pensar como yo, crei que no existian seres humanos autocriticos, honestos y sinseros en calificar el comportamienmto casi general de generaciones que son modeladas de acuerdo con la conveniencia del neo capitalismo , globalismo etc. terminos que adjetivan su comportamiento de oprimido al servicio y bienestar del gran inversionista….El ser humano nace bueno pero el poder economico lo transforma en un ser ciego de su realidad y ajeno a la formacion cultural que corresponde a todo ser racional viviente. …Se nos quito de los programas educativos los cursos d…Ver más
    Me gusta · Responder · 1 · 3 a · Editado

    Fernando Xutuc
    Por el esfuerzo umano nunca, apreciada Ilka, yo ya perdí la esperanza. Nosotros podemos poner nuestro aporte pero no podemos obligar, ni aún convencer a los demás a que sean solidarios, porque el hombre por naturaleza es egoísta. por mi parte yo confío en que Dios solucionará todos nuestros problemas e invito a otros en que tenga esa confianza:

    «Porque yo crearé un nuevo cielo y una nueva tierra, y de lo primero no habrá más memoria, ni más vendrá al pensamiento. «Y os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que voy a crear. Porque voy a crear alegría a Jerusalén, y a su pueblo go…Ver más
    Me gusta · Responder · 1 · 3 a

    Guillermo Alberto Bojorge Rodriguez
    Tanto me identifique con tu escrito que senti verguenza.Excelente, Ilka. Añadiria que las llamadas «nuevas tecnologias» con sus mentadas «redes sociales» son la punta de lanza de esa deshumanizacion acelerada. Las fabricas de mentiras ocultando el desastre y pintando el mundo de la felicidad.
    Me gusta · Responder · 3 a

    Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    Este comentario esta lleno de pedagogia para saber vivir. Es tan aleccionador, que con permiso de usted, lo voy a reproducir en una revista semanal provinciana que edito en Nacaome, ciudad el sur de Honuras.
    Me gusta · Responder · 2 · 3 a

    Ilka Oliva Corado
    Muchas gracias Juan. Saludos.
    Me gusta · Responder · 1 · 3 a– ( Yo, Lmm; : PIDO PERMISO POR TELEPATÍA EMPÁTICA, PARA REPRODUCIR ??¡¡. Lmm ::
    Plugin de comentarios de Facebook)))….

    Rebalarte Arte En El Rebalaje‎ en Josenrique M DelaOssa
    5 de abril ·
    No hay ninguna descripción de la foto disponible.
    Josenrique Martinez de la Ossa
    2 de abril
    Guitarra panadera

    Sólo el silencio es amigo.
    Pero también
    no es amigo… Si lo mudo
    se oye bien…

    ¿Quién mide el aire y lo pone
    cuadrado como pared?
    ¿quién lo pone tan pequeño
    que cabe en el puño… Quién?

    el mapa se está llenando
    de dientes como el menú.
    Pero no importa:
    el humo de mi guitarra
    da caliente pan azul.

    de Manuel del Cabral… gracias por todo Lmm.

Leave A Reply

Your email address will not be published.