Francisco ya ha votado

  • "Hay una cosa, fuera del mate y su amor por el fútbol, en la que Francisco recuerda mucho al genio de Leo Messi. Nunca se sabe por dónde van a salir"
  • "En el colectivo LGTBI hay gente que ha entendido la enormidad de este paso. Por desgracia, sigue habiendo quien, al alabar el gesto, lo minimiza"
  • "El Vaticano estaría bien dispuesto a abrir una oficina informal, no diplomática, en Pekín. China no lo ve aún claro"

1

Hay una cosa, fuera del mate y su amor por el fútbol, en la que Francisco recuerda mucho al genio de Leo Messi. Nunca se sabe por dónde van a salir: sueltan, cuando uno menos se lo espera, cañonazos mediáticos. Se han oído dos estos días en el Vaticano: anteayer, su apoyo a las leyes de convivencia civil que protejan los derechos de las familias homosexuales; ayer, la renovación por dos años del acuerdo provisional con China sobre el nombramiento de los obispos. Uno muy sonado, efectista, luminoso; el otro, silencioso, secreto, arcano. Ambos de calibre enorme.

Comencemos por el primero. Las frases, referidas a las uniones civiles, recogidas en el documental Francisco del director ruso Evgeny Afineevsky, a los vaticanistas no les han sorprendido demasiado. Francisco ya venía lanzando ciertos mensajes en ese sentido desde 2014.

“Mucho ruido y pocas nueces”, dice también el P. Bartolomeo Sorge, ex-director de La Civiltà Cattolica. Francisco no confunde matrimonio y uniones civiles. Como Papa no se desvía de la rancia doctrina social expresada en el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 2357, 2358). Sin embargo, estas declaraciones sí que entrarían en contradicción con las Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales firmada en 2003 por el entonces Prefecto para la Congregación de la Fe, cardenal Joseph Ratzinger: “La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales”. Según el vaticanista de Il Manifesto, Luca Kocci, estas declaraciones “parecen más bien una afirmación de laicidad, o sea, el anuncio de que la Iglesia no montará barricadas contra las decisiones de los Estados, incluso en asuntos sensibles”. En el colectivo LGTBI hay gente que ha entendido la enormidad de este paso. Por desgracia, sigue habiendo quien, al alabar el gesto, lo minimiza equiparando la posición de Francisco con la de Abascal. Este primer pasito, recuerda James Martin SJ, tal vez sea poca cosa en EE.UU o Europa Occidental, pero “en lugares como Polonia donde muchos obispos son virulentamente anti LGTB, o en Uganda, donde los obispos apoyan leyes que criminalizan la homosexualidad es algo enorme”.

Dentro de la Iglesia, los enemigos acérrimos de Francisco no han tardado en reaccionar. El homófobo arzobispo Viganó no duda en tachar esas afirmaciones de “heterodoxas”; el ultraconservador cardenal Raymond Leo Burke considera que son “simples opiniones personales” que carecen de peso magisterial, mientras que el cardenal Müller afirma que “el Papa no está por encima de la palabra de Dios” y que “el Estado laico debe respetar la ley natural”. Massimo Faggioli, historiador y teólogo, no lo ve así: Francisco incluyó en la última encíclica Fratelli tutti frases recogidas en el documental que hizo Wim Wenders sobre él y que forman ya parte, por consiguiente, del magisterio de la Iglesia. Además, Faggioli sostiene que la repetición de estas tesis sobre las uniones civiles en público sería “la prueba de que el intento de golpe contra Francisco llevado a cabo en verano de 2018 ha fracasado”.

No es fácil aclararse por dónde va a salir de un regate Messi. Igual pasa con Francisco. El mismo Papa que reculó de pronto en la Exhortación apostólica Querida Amazonia, asumiendo pero al mismo tiempo negando la ordenación de personas casadas y el avance en el diaconato femenino, ahora defiende los derechos de otras familias distintas de las que los reaccionarios consideran “naturales”. Un día los vaticanistas sostienen que este papado había perdido el empuje de sus inicios y lo veían ya abocado a consumarse: hoy lanzan aleluyas por otro buen calambrazo del papa eléctrico. ¿Tendrá algo que ver el hecho de que el peligro cismático no le venga solo a Francisco de la derecha reaccionaria sino también de una iglesia muy rica y progresista como la alemana, que podría asumir en breve la ordenación de personas casadas y el diaconato femenino?

Fuera del mundo de la moral, en una extraña esfera espaciotemporal, sonó ayer el otro cañonazo: se renovó por otros dos años el acuerdo provisional “ad experimentum” entre China y el Vaticano relativo exclusivamente al nombramiento de los obispos. Las dos partes se declaran satisfechas por la buena comunicación y colaboración. No se habla en ningún momento de reanudar las relaciones diplomáticas interrumpidas en 1951, tal y como sostienen fuentes en EE.UU. El Vaticano estaría bien dispuesto a abrir una oficina informal, no diplomática, en Pekín. China no lo ve aún claro. La negociación será larga y cautelosa. Pero las señales que invitan al diálogo por parte del Vaticano son evidentes. Preguntaron anteayer al Secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, por la persecución de cristianos en China. Respondió así: “Pero, ¡qué persecuciones! Hay que usar las palabras correctamente.”

(Paréntesis final : los dos cañonazos han sonado mientras Biden y Trump esprintan ya en la recta final.)

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
1 Comment
  1. mastropiera says

    Muy interesante este análisis… Con la Iglesia hemos topao’ y Bergoglio es muy astuto (bueno el paralelismo con Messi).
    Especialmente la última parte relacionada con China (Hay que recordar que el Secretario de Estado_Pompeo ha visitado 4 veces Italia en los últimos meses)

Leave A Reply

Your email address will not be published.