La utopía de la prensa libre

Marta Rivera de la Cruz *

Cuando, hace ya más de veinte años, empecé a estudiar Ciencias de la Información, lo hice desde el convencimiento utópico de la existencia de una prensa libre e independiente, ajena a los círculos de poder, capaz de señalar abusos de diestra y siniestra, de buscar la verdad allí donde estuviera y aunque pudiese resultar incómoda.

La vida, el tiempo y la dura realidad se encargaron de bajarme de la nube de los dieciocho años, y aprendí de mala gana que existen grandes grupos empresariales detrás incluso de los medios más pequeños, y que la mayor parte de las veces es el interés económico el que condiciona y tamiza no sólo el tratamiento de las informaciones sino, a veces, hasta la misma esencia de esa verdad a ultranza que debe buscar el periodista. Demasiado tarde –o, quizá, demasiado pronto– aprendí que el respeto escrupuloso a la realidad también cuesta dinero.

Publicidad

En el contexto de una crisis galopante, las aristas del periodismo se hacen más y más afiladas, y la línea que separa la honestidad del abismo, más y más estrecha. Nuestro país vive quizá el momento económico más delicado de la historia reciente, y nuestra sociedad se encuentra peligrosamente cerca de ser víctima de la melancolía, que es uno de lo peores males que puede aquejar a un colectivo humano.

En esta situación sale a la calle – o, mejor, al aire fresco de las nuevas tecnologías – el periódico cuartopoder, donde un puñado de periodistas audaces quieren volcar lo mejor de su vida y su experiencia para ofrecer su visión de una actualidad que es cada vez más difícil de explicar y de entender. Sirvan estas líneas para desearles toda la buena suerte del mundo en su camino a la feliz utopía de la prensa libre. Este proyecto que ahora nace es, creo, lo más parecido a aquel periodismo con el que yo soñé una vez, hace mucho tiempo. Espero que vuestro sueño, que es el mío, se haga realidad con este trabajo.

Marta Rivera de la Cruz (Lugo, 1970). Escritora y periodista. Colabora habitualmente en El País Semanal y en el programa Al sur de la semana, de la cadena COPE. Se dio a conocer con la novela Que veinte años no es nada (Algaida, 1998). Fue finalista del Premio Planeta en 2006 con En Tiempo de Prodigios. Su última obra es La importancia de las cosas (Planeta, 2009). http://www.martariveradelacruz.com/