La Lisboa de Ricardo Reis

0

Luis Suñén *

Hay ciudades que son una literatura. Estos días en los que se ha muerto José Saramago los joyceanos celebran su Dublín y la Lisboa de José fue mucho más Lisboa, mucho más literaria después de su retrato en la que para muchos es su mejor novela: El año de la muerte de Ricardo Reis. Sólo por ese libro emocionante, hermoso y certero José Saramago merecería la gloria literaria. Por eso y por ser fiel a una ciudad por cuya Baixa caminara con paso rápido y tímido al mismo tiempo el creador verdadero del personaje -él que fue tantos-: Fernando Pessoa.

Subir Rua do Alecrim arriba, preguntar en el hotel en el que vivía Ricardo Reis por una presencia que no será ya la de un fantasma sino la de un mito literario de la ficción en lengua portuguesa, un personaje que antes fue heterónimo, que antes fue el poeta de un poeta..., subir a contemplar el mar desde donde se yergue Adamastor, ritos del enamorado de Lisboa que desde aquella novela se deja acompañar por esa historia que un día lo deslumbrara.

Saramago nos llegó un poco tarde, fue una vocación madura de narrador, que es lo que habrá de quedarnos a los que amamos los libros y la literatura y un poco menos los consejos, los ejemplos de vida, las advertencias, quizá porque somos imperfectos o porque nuestra tendencia a la perfección se queda en algo más doméstico.

Los últimos años vimos más al Saramago cívico que al literario. Yo siempre recordaré al que se me descubriera un día con una novela excepcional, al que se casó con dos mujeres a las que conocí y aprecié siempre -Isabel y Pilar-, al que me enseñó un poco más de una ciudad que adoro.

(*) Luis Suñén es escritor y editor.

Leave A Reply

Your email address will not be published.